Inicio / Profesionales / Valentín Fuster, premio internacional Ron Haddock por su liderazgo global

Valentín Fuster, premio internacional Ron Haddock por su liderazgo global

El galardón lo otorgan la Sociedad Americana del Corazón (AHA) y la Sociedad Americana del Ictus (ASA); el cardiólogo compagina su puesto en el CNIC con la dirección del Instituto Cardiovascular del Hospital Monte Sinaí

El doctor Fuster ha aceptado el premio en las AHA Awards Luncheon de junio, celebrada en Dallas, Texas.

El galardón reconoce el servicio “importante y dedicado” a la AHA, así como sus extraordinarias contribuciones a los esfuerzos globales de la organización y su “fuerte liderazgo” en el desarrollo de sus programas internacionales en la prevención y la lucha contra la enfermedad cardiovascular, señala en un comunicado el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC).

Valentín Fuster lleva más de tres décadas creando vínculos sustanciales y duraderos con científicos y organizaciones sanitarias a lo largo y ancho del mundo.

Sus esfuerzos han permitido a la AHA atender a las desigualdades existentes tanto en los factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular como en la concienciación sobre la misma, la esperanza de vida que implica y los recursos para tratar estas patologías en diferentes países.

“Cada día continuamos luchando para conseguir un impacto aún mayor para los pacientes tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo”, señaló Fuster al recoger el premio.

Doctor en Medicina por la Facultad de Barcelona, Valentín Fuster se trasladó a Estados Unidos donde continuó sus estudios. Fue profesor de Medicina y enfermedades cardiovasculares en la Escuela Médica Mayo de Minnesota, en la Escuela de Medicina del Hospital Mount Sinaí de Nueva York y desde 1991 hasta 1994 fue catedrático de Medicina de la Escuela Médica Harvard en Boston, año en que fue nombrado director del Instituto Cardiovascular del Hospital Mount Sinaí de Nueva York, cargo que desde 2012 compagina con el de Physician-in-Chief del Hospital.

Como científico, el doctor Fuster ha sido nombrado Doctor Honoris Causa de treinta universidades de prestigio y ha recibido tres de las más importantes becas del NIH (National Institutes of Health).

Ha publicado más de 900 artículos científicos en revistas médicas de ámbito internacional, y dos de los libros de mayor prestigio dedicados a la cardiología clínica y de investigación: The Heart y Atherothrombosis and Coronary Artery Disease.

También ha sido nombrado Editor Jefe de la prestigiosa revista Nature Reviews in Cardiology. Las contribuciones a la medicina cardiovascular hechas por el doctor Fuster han tenido un enorme impacto en la mejora del tratamiento de pacientes con dolencias cardíacas.

Sus investigaciones sobre el origen de los accidentes cardiovasculares, que han contribuido a mejorar la prevención y el tratamiento de los infartos le valieron en 1996 el Premio Príncipe de Asturias de Investigación.

Entre los reconocimientos a su labor cabe destacar que el doctor Fuster es el único cardiólogo que ha recibido los máximos galardones de investigación de las cuatro principales organizaciones internacionales de Cardiología: la Asociación Americana del Corazón, el Colegio Americano de Cardiología, la Sociedad Europea de Cardiología y la Sociedad Interamericana de Cardiología.

En 2008, recibió el premio Kurt Polzer de la Academia Europea de las Ciencias y las Artes. En 2009 recibió el prestigioso premio avión internacional Arrigo Recordati por sus avances científicos en el área de la imagen cardiovascular. En 2011 fue galardonado con el Gran Premio Científico del Instituto de Francia, considerado como el más importante de la cardiología, por su investigación traslacional de la enfermedad aterotrombótica.

Además de su dedicación a la ciencia, Fuster se ha involucrado profundamente con su responsabilidad social como divulgador.

Como resultado ha publicado en los últimos tres años seis libros que han contado con una gran aceptación del público situándose en los primeros puestos de ventas.

Como consecuencia de esta vocación y la evidente necesidad social de la promoción de hábitos saludables, ha creado recientemente la Fundación SHE (Science, Health and Education) que dirige con el objetivo de conseguir mejorar la salud integral en la población, con especial énfasis en la juventud.

(No Ratings Yet)
Cargando…