Inicio / Nutrición / Uno de cada cuatro ancianos sufre desnutrición

Uno de cada cuatro ancianos sufre desnutrición

Los mayores de 80 años son el grupo de población peor alimentado. Los datos sobre los más pequeños tampoco son alentadores: casi un 30% de los niños padece problemas de obesidad o sobrepeso. Este porcentaje aumenta hasta el 45% entre los de 6 y 9 años. Son algunas de las conclusiones de la presentación del Libro Blanco de la Nutrición en España, elaborado por la Fundación Española de la Nutrición

Uno de cada cuatro ancianos sufre desnutrición
EFE/Orestis Panagiotou

El ciudadano actual debe estar capacitado para elegir los componentes de su dieta con autonomía. La Fundación Española de la Nutrición (FEN) contribuye a esta meta con una nueva obra de referencia a nivel europeo: el Libro Blanco de la Nutrición en España cuenta con la colaboración de la más de 100 reconocidos expertos en el campo de la alimentación, muchos de ellos procedentes de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición.

Los ponentes del acto de presentación de la obra son Gregorio Varela (presidente de la Fundación Española de la Nutrición), Pilar Farjas (secretaria general de Sanidad y Consumo del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, y presidenta de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición), Fernando Burgaz (director general de Industrias Alimentarias del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente) y Montserrat Grañeras (responsable de Salud, Educación y Bienestar del Ministerio de Educación).

La fecha elegida para el lanzamiento del libro coincide con el Día Mundial de la Felicidad, un buen motivo para recordar que “comer significa salud, placer y felicidad”, en palabras del presidente la FEN. “Los españoles somos unos privilegiados porque contamos con unas riquísimas posibilidades de alimentarnos”, afirma.

La dieta mediterránea y la calidad de sus materias primas convierten a la gastronomía de nuestro país en líder a nivel mundial.

No obstante, el estado nutricional de la población deja mucho que desear. Los españoles se alejan de los patrones y estilos de vida de la dieta mediterránea: el progresivo abandono de las legumbres, los cereales y el pan es una realidad. Los niños y adolescentes cada vez comen menos pescado. Aún así, podemos presumir de tener uno de los consumos más elevados de frutas y verduras en Europa.

La comida como vínculo de unión

La costumbre de reunirse alrededor de una mesa para comer aún no se ha perdido. “Todavía nos gusta celebrar las cosas comiendo, socializando y compartiendo la comida. Está demostrado que en estos casos, la densidad de la dieta suele ser mejor”, señala Varela. La dañina alternativa al almuerzo en familia es alimentarnos en soledad, delante de la pantalla de un ordenador o fuera de casa, hábitos cada vez más frecuentes.

“El 10% de las comidas del día se hacen en un sofá”. Así es más difícil controlar lo que ingerimos. “Nos cuesta más saber lo que hay en el plato”, advierte Varela.

Nutrición por edades: motivos para preocuparse

La obesidad y el sobrepeso siguen una tendencia creciente en la sociedad española:

  • Las cifras de población infantil afectada son alarmantes: el 28% de los niños de entre 2 y 17 años tienen problemas de obesidad o sobrepeso. El porcentaje es mucho mayor para la franja comprendida entre los 6 y 9 años: roza el 45%. Varela es firme: “no nos podemos permitir esas cifras en un país avanzado como España”.
  • Uno de cada dos adultos son obesos o tienen sobrepeso en España. “Cuando éramos jóvenes, las tasas de obesidad no llegaban al 8%. Si ahora el 30% de nuestros niños tienen este problema, imagínense qué ocurrirá cuando alcalcen la edad adulta, etapa en la que suelen afianzarse factores de riesgo de enfermedades asociadas a la alimentación”, insiste Varela.
  • Uno de cada cuatro ancianos sufren desnutrición en España. La cifra se dispara a partir de los 80 años, sobre todo si hablamos de personas que viven solas -las más vulnerables-. El presidente denuncia que todavía no existe suficiente concienciación sobre lo importante que es un buen estado nutricional en los más mayores. “Es necesario ofrecerles unas buenas condiciones de alimentación que mejoren su calidad de vida”. Varela demanda más profesionales cualificados que asesoren a los ancianos sobre su alimentación en centros de cuidados.

España está a la cabeza de los países europeos en sedentarismo. Esto repercute de forma muy negativa en los niveles de sobrepeso y obesidad.

Planes de futuro

El diagnóstico de la nutrición española no es positivo, pero puede mejorar;  hay iniciativas por parte del gobierno y la sociedad.

Pilar Farjas propone redoblar esfuerzos en colaboración con todos los sectores, reforzar la seguridad alimentaria, fomentar hábitos de vida saludables y trabajar conjuntamente para invertir la tendencia al alza de obesidad y sobrepeso. El objetivo es “tener una sociedad más sana a través de una alimentación saludable y de calidad”.

(No Ratings Yet)
Cargando…