Inicio / Enfermedades / Unidos contra el asma

Unidos contra el asma

Cinco sociedades médico-científicas han unido sus fuerzas y conocimientos para mejorar la asistencia y el control de los pacientes con asma, una enfermedad crónica caracterizada por ataques recurrentes de falta de aire, que afecta a personas de todas las edades, con un total de 235 millones de afectados en el mundo. Es la patología crónica más común en los niños

Unidos contra el asma
Una persona se realiza pruebas especiales para diagnosticar el asma en el hospital de Sant Pau de Barcelona/EFE/Quique García

Las cinco sociedades científicas, formadas por neumólogos, alergólogos y médicos de atención primaria, han elaborado recientemente el Primer Documento de Consenso de Criterios de Derivación en Asma.

Son organizaciones españolas que han decidido dar un paso al frente contra el asma, una patología respiratoria de la que en 2015, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se notificaron 383.000 muertes, la mayoría en adultos mayores.

Las sociedades son Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR); Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC); Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN); Medicina Familiar y Comunitaria (SemFYC); y Médicos Generales y de Familia (SEMG). Representan a unos 54.000 médicos de atención primaria, 2.500 neumólogos y 1.200 alergólogos.

Una de las enfermedades crónicas más prevalentes y una de las principales patologías no transmisibles, el asma, afecta a más del 5 por ciento de la población adulta y a un 10 por ciento de la infantil. El asma provoca inflamación y estrechamiento de las vías que conducen el aire a los pulmones.

A pesar de que, con los tratamientos disponibles en la actualidad, la mayor parte de los pacientes podrían estar controlados y hacer una vida normal, factores como la falta de diagnóstico o de adherencia a la medicación lo impiden, y su consecuencia es que miles de pacientes asmáticos están mal controlados, señalan los impulsores de este documento de consenso.

Los fallos en el diagnóstico también abundan y se estima -añaden los especialistas- que hasta el 50 por ciento de los casos de asma no están diagnosticados; además, entre el 25 y el 35 por ciento de los diagnósticos de asma resultan ser erróneos.

Una docena de expertos se han encargado de la elaboración de este documento, en el que ha colaborado la empresa farmacéutica GSK. Este trabajo hace un recorrido por el proceso de abordaje del paciente asmático, desde el diagnóstico al seguimiento de la enfermedad, pasando por el tratamiento y el control.

Médicos contra el asma

Imagen del parásito que causa el asma, descubierto en 1998 en el hospital general de Oviedo por el neumólogo José Antonio Mosquera y el patólogo Andrés Ribas/Foto facilitada por este centro sanitario de Asturias

En la presentación de este documento, el mes pasado, los responsables de las sociedades médico-científicas se pronunciaron sobre la situación de esta patología.

El presidente de SEMERGEN, José Luis Llisterri, subrayó: “El asma no sólo es una enfermedad muy frecuente, sino que también plantea una importante complejidad asistencial”.

El presidente de SEPAR, Carlos A. Jiménez-Ruiz, calificó  de “crucial” la colaboración entre profesionales sanitarios para hacerle frente y valora el valor del trabajo conjunto: “El documento señala de manera precisa cuáles deben ser las pautas y los momentos en los que cada uno de los profesionales sanitarios involucrados en el diagnóstico y tratamiento del asma debemos intervenir”.

El papel de los médicos de familia es muy relevante en este proceso. El doctor Salvador Tranche, presidente de SemFYC, puso el acento en los cuestionarios de síntomas, las exploraciones funcionales respiratorias y las novedades terapéuticas para un “mejor y más dirigido tratamiento farmacológico y no farmacológico para cada paciente y la necesidad de controlar el grado de adhesión al tratamiento prescrito.

El presidente de SEMG, Antonio Fernández-Pro, aseguró que la implicación del médico de familia, tanto en el diagnóstico como en el seguimiento es fundamental para conseguir una buena calidad de vida en el paciente asmático con el correcto control de los síntomas.

Labores de investigación relacionadas con el asma en la Universidad de Guadalajara (México)/EFE/Diana Sigala

El control se define, según los criterios del documento, por la capacidad de prevenir síntomas diurnos o nocturnos, el uso frecuente de medicación de rescate, el mantenimiento de una función pulmonar normal y la ausencia de limitaciones para la vida laboral o social.

“Esta guía -resaltó el doctor Javier Domínguez, coautor del documento y miembro de SEAIC- supone un soporte científico excelente para consensuar los procedimientos de derivación de pacientes de asma de origen alérgico”.

La guía subraya que el objetivo del tratamiento es lograr “un control temprano del asma, prevenir las exacerbaciones o crisis, y la obstrucción crónica del flujo aéreo, y así minimizar la mortalidad”.

Datos y cifras de la OMS

– Hay unos 235 millones de personas con asma en el mundo.

– El asma es un problema de salud pública no solo en los países de ingresos elevados; aparece en todos los países independientemente de su desarrollo. La mayoría de las muertes por asma en el mundo se producen en los países de ingresos bajos y medianos bajos.

– Según las estimaciones más recientes de la OMS, diciembre 2016, en 2015 murieron casi 400.000 personas por esta enfermedad.

– El principal factor de riesgo de padecer asma son las sustancias y partículas inhaladas que pueden provocar reacciones alérgicas o irritar las vías respiratorias.

– El asma se puede controlar con medicación; evitando sus desencadenantes también puede reducir su gravedad.

– El tratamiento adecuado del asma permite que los afectados tengan una buena calidad de vida.

(No Ratings Yet)
Cargando…