Inicio / Enfermedades / Implante intraocular que combate la miopía, hasta más de 20 dioptrías

Implante intraocular que combate la miopía, hasta más de 20 dioptrías

La miopía es una de las grandes limitaciones visuales y si las dioptrías se disparan el mundo se ve tremendamente borroso. Las gafas, las lentillas, el láser han sido soluciones progresivas en el tiempo, pero las lentes fáquicas, colocar una lente dentro del ojo, es una solución que llega a corregir hasta 20 dioptrías o más. El doctor Rafael Barraquer explica esta técnica .

Otras noticias

Los oftalmólogos no paran en su intento por mejorar y solucionar los problemas visuales que restan luz y alegría a los ojos y la mirada. Sea cual sea el problema. En este caso nos referimos a la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo, problemas refractivos que se pueden combatir con los medios clásicos, gafas, lentillas, o con intervenciones como el láser córneal, el implante intraocular, o las lentes intraoculares que se abren paso para derrotar miopías de todo tipo, incluso aquellas de alta graduación, hasta 20 dioptrías o mas, que antes condenaban a los pacientes a una vista borrosa e imprecisa.

De estas intervenciones sabe mucho el doctor Rafael Barraquer, uno de los referentes del Centro de Oftalmología Barraquer, de Barcelona, quien explica a EFEsalud en qué consiste esta técnica, sus características y resultados.

Doctor Barraquer, empezamos preguntando por el láser. ¿En qué momento está la cirugía láser sobre la córnea para corregir defectos refractivos?

La cirugía refractiva despegó con láser sobre la córnea y ha evolucionado y madurado en las dos últimas décadas y actualmente se han ido definiendo mejor sus indicaciones. Hay dos grandes tipos de técnicas, la primera fue la superficial, con el láser directamente en la superficie de la córnea para cambiar su forma; y  luego llegó la técnica lasik, similar, pero no por fuera del ojo, sino levantando una capa e interviniendo por debajo.

¿Y que papel juegan en la corrección de estos defectos visuales las lentes intraoculares refractivas fáquicas?

El doctor Rafael Barraquer en su despacho habla con EFEsalud. Efesalud.com
El doctor Rafael Barraquer/EFE/Emili Camprubí

Uno de los problemas de seguridad con cirugía láser es el hecho de que la córnea sea sana, con los parámetros de grosor adecuados; cada vez hay más candidatos a cirugía refractiva que cuando se les estudia bien la córnea, se detecta que tiene un parámetro dudoso y que a lo mejor no es perfectamente normal; ello puede suponer un riesgo de complicaciones en el láser.

Estos pacientes con miopía no alta, e incluso más bien baja, se pueden pasar a las lentes intraoculares, y esto ocurre cada vez más, y se va ampliando, por su eficacia y seguridad.

¿Cómo es esta técnica?

La lente intraocular fáquica es extremadamente simple, es poner una lentilla dentro del ojo, haciendo una apertura. Mi padre (el doctor Joaquín Barraquer) ya lo hacía en el año 54. En la cámara anterior del ojo.

Es una operación sencilla incluso en aquella época. Abrir, poner y los puntos; actualmente, los materiales han mejorado, tenemos lentes más compatibles y blandas, que entran con incisiones pequeñas que no necesitan sutura, y ha habido una gran variedad dentro de este campo, porque hay dos o tres sitios donde se pueden poner estas lentes dentro del ojo, donde parece más fácil, delante del iris, delante de la pupila, entre la córnea y el iris, y a su vez se puede apoyar en los lados, o en el propio iris, y detrás de la pupila, donde esta el cristalino.

En la última década donde más se pone es detrás de la pupila, en la cámara posterior ¿por qué? Porque uno de los grandes problemas con estos implantes en la cámara anterior, eran las complicaciones de apoyo en córnea o iris, pero detrás, con un material compatible y lejos de la córnea o la estructura del iris, se dan menos problemas.

¿Quienes han sido los pioneros del implante intraocular?

El primer cirujano que puso una lente fáquica dentro del ojo fue el doctor Benedetto Strampelli, de Roma, amigo de mi padre, e inmediatamente después mi padre desarrolló sus propias lentes. Pero la tecnología de aquellos años tenía muchas limitaciones y dio lugar a altas complicaciones y la cirugía se abandonó durante 20 años.

¿En este momento, que ventajas y desventajas tiene esta técnica?

Comparación de una visión normal y una visión miope borrosa. Efesalud.com
Comparación de una visión normal y una visión miope borrosa/Foto Centro de Oftalmología Barraquer

El cambio de tendencia ha sido sobre todo en la progresión de los materiales, y con la vuelta de su colocación en la cámara posterior del ojo, detrás del iris, y con materiales blandos, y un diseño estable y biocompatible; han progresado otras variantes y hay lentes con éxito en la cámara anterior, pero en mi extensa experiencia he visto excelentes resultados con las lentes en la cámara posterior y esto se traduce en que si inicialmente solo se trataban miopías altas, cada vez se aplica más a miopías moderadas o relativamente bajas.

Es una cirugía extremadamente simple, rápida y exitosa. Y es reversible, la lente se puede retirar.

¿Cuánto dura la operación? ¿Alguna edad la limita?

La indicación de la cirugía es una miopía de entidad suficiente, o que haya otras condiciones que contraindiquen la cirugía córneal. Eso ya incluye una recomendación general, que no es absoluta, pero sí bastante importante, de que la miopía esté desarrollada y estabilizada. En el caso de una miopía sencilla puede ser alrededor de los 20/22 años, y en una miopía más alta, a lo mejor no se estabiliza del todo hasta los 30.

No se aconseja operar a gente demasiado joven y el límite superior está en función del cristalino, que puede evolucionar a presbicia o catarata; por encima de ciertas edades, 45 años, empieza a haber presbicia y el riesgo de catarata es mayor.

A partir de cierta edad, 45/50 años, es mejor una cirugía de intercambio de cristalino por una lente intraocular multifocal.

Las operaciones son rápidas, entre 5 y 10 minutos, y lo mas delicado es montar la lente en el inyector porque es frágil y se puede romper.

¿Y el postoperatorio?

Normalmente, hacemos un control a las 3 o 4 horas, antes de que el paciente se vaya a su casa, para comprobar que todo esté bien. Medimos la visión al día siguiente, pero es posible que el cambio refractivo sea inmediato y cuando se hace una graduación a las 24 horas si el resultado no es definitivo se acerca mucho.

Se llegan a corregir hasta 20 dioptrías o más.

Hasta los 40 años las lentes fáquicas son la mejor solución, hay consenso; a partir de los 50, lo mejor es el intercambio del cristalino haya o no catarata; y entre 40 y 50 hay una zona gris, en esa franja de edad se deben considerar otros factores como tipo de vida, trabajo, estado de la retina, presión. Hay que individualizar, es una técnica que ha aumentado en los últimos años su madurez y está aquí para quedarse.

El doctor Rafael Barraquer con el director de EFEsalud, Javier Tovar. Efesalud.com
El doctor Rafael Barraquer con el director de EFEsalud, Javier Tovar/EFE/Emili Camprubí

 

 

 

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies