Inicio / Enfermedades / Una guía para cuidar y proteger la piel durante el cáncer

Una guía para cuidar y proteger la piel durante el cáncer

Desde hoy, los enfermos de cáncer cuentan con una “Guía de cuidados dermatológicos del paciente oncológico”, que les enseña cómo deben cuidar su piel, factor esencial durante el tratamiento y que contribuye a mejorar su autoestima, la calidad de vida y salud en general

Una guía para cuidar y proteger la piel durante el cáncer
EFE/ [ARCHIVO]

La guía cuenta con la colaboración de la Asociación Española Contra el Cáncer, (AECC), el Grupo Español de Dermatología Estética y Terapéutica (GEDET), la Asociación Española contra el Cáncer Cutáneo (ASECCUT), la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y la Sociedad Española de Oncología Radioterápica (SEOR).

La periodista Concha García Campoy, cuya recuperación ha avanzado a pasos agigantados tras el trasplante de médula al que fue sometida en junio pasado, una vez que le diagnosticaron una leucemia a finales de 2011, ha presentado la guía.

Junto a ella ha estado el doctor Pedro Jaén, jefe de servicio de dermatología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid y presidente del consejo ejecutivo del XX Congreso Internacional Cosmoderm, que se celebra hasta el sábado en Madrid y reúne a más de 500 dermatólogos de todo el mundo.

El Congreso, inaugurado por el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González,  va a analizar en profundidad cómo afecta la salud de la piel a la calidad de vida de los enfermos.

Ignacio González y Pedro Jaén inauguran el Congreso de Dermatología/EFE/Ballesteros

Concha García Campoy ha valorado esta iniciativa porque los pacientes después de atravesar una primera etapa en la que tienen que encajar que están enfermos y que tienen que curarse, pasan casi de forma simultánea a otra en la que quieren saber qué deben hacer para mejorar y qué cuidados deben tener.

Y esta guía, tal y como ha explicado el doctor Jaén, se pronuncia en ese sentido porque no es un decálogo de prohibiciones y obligaciones, sino que “pasa al sí”, a informar de una serie de medidas que permitan a los pacientes a disminuir las complicaciones derivadas de los tratamientos oncológicos.

Complicaciones de los tratamientos de cáncer

Una de esas complicaciones es la mucositis oral, un problema frecuente si has recibido o estás recibiendo quimioterapia o radioterapia en cabeza y cuello.

La mucosa se vuelve roja y se acompaña de quemazón, unos efectos que hay que comunicar al médico y ante los que hay que extremar la higiene de la boda y hacer enjuagues tantas veces como se necesite para aliviar las molestias.

La enfermedad o el tratamiento también puede producir xerosis cutánea o piel seca, lo que provoca pérdida del brillo de la piel y de elasticidad.

En esos casos hay que hidratar al máximo la capa más superficial de la piel, evitar la pérdida de agua a través de la misma, usar jabones oleosos o de glicerina y utilizar rompa amplia para evitar rozaduras y picor.

Esa sequedad a veces puede causar prurito cutáneo, un picor en la piel que puede ir acompañado de escozor.

Otras consecuencias

Pero el tumor también puede ir acompañado de ulceraciones, dermatitis irritativa, lindefema o dermatosis por déficit nutricional, y de una cuestión que no olvidan los enfermos, la caída del pelo.

La alopecia inducida por la quimioterapia es casi siempre reversible y empieza a recuperarse al mes de suspender el tratamiento, pero durante el mismo se pueden usar pañuelos o gorros de algodón o pelucas, y cuando la caída es parcial o cuando vuelve a salir es aconsejable lavar con champús neutros, hidratarse el cuero cabelludo y lavarse y secarse suavemente.

Las uñas también sufren los efectos de la quimioterapia: los enfermos notan fragilidad, aparecen estrías y una alteración en el color y grosor, por eso hay que tener cuidado al cortarlas.

Son algunas de las cuestiones que se abordan en este manual de 71 páginas para el paciente y para los profesionales que están en contacto con estos enfermos y se puede solicitar a la AECC, aunque también se puede encontrar en la página web de GEDET.

Estas recomendaciones para los cuidados de la piel se ofrecen directamente a los pacientes en unidades especializadas de algunos hospitales españoles, aunque no en todos, aunque según Jaén este tipo de iniciativas cada vez se van introduciendo más porque “a veces con ingenio y sin recursos se pueden llevar a cabo”.

(No Ratings Yet)
Cargando…