Inicio / Mujer e infancia / Un nuevo colchón reduce el riesgo de muerte súbita en los bebés

Un nuevo colchón reduce el riesgo de muerte súbita en los bebés

El fallecimiento súbito en el lactante provoca 2.400 muertes al año en Europa, afecta más a los varones y el 85% de las muertes ocurren en los primeros 6 meses de vida. Un grupo de investigadores ha desarrollado un colchón que reduce el riesgo de muerte súbita en los recién nacidos

Un nuevo colchón reduce el riesgo de muerte súbita en los bebés
Foto cedida por BabyKeeper

Investigadores del Instituto Europeo del Sueño (ESCI) y del Instituto Tecnológico Textil AITEX han desarrollado un colchón de cuna al que han bautizado como BabyKeeper, avalado con certificado sanitario, que favorece el descanso de los bebés y que reduce el riesgo de que sufran la temida muerte súbita del lactante hasta en un 72%.

Recientes investigaciones demuestran, como clave para prevenirla, la importancia de la superficie donde duerme el bebé.

Factores que condicionan la muerte súbita en los bebés

El síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL) es la causa más frecuente de mortalidad infantil en el primer año de vida de un niño, sobrevenida en bebés de 0 a 2 años en Europa. Actualmente un bebé muere cada 3 días en España por este misterioso síndrome imposible de predecir. Según Tomás Zamora, ingeniero industrial  y director del departamento de innovación del Instituto Europeo de Calidad del Sueño (ESCI), existen tres factores que pueden determinarlo:

  • La predisposición genética del bebé
  • La edad del bebé: de 0 a 8 meses es la etapa en la que el niño es más vulnerable
  • Factores externos : el exceso de calor, la toxicidad en el ambiente o una postura inadecuada provocan que al bebé le cueste más esfuerzo disipar calor o respirar

Un estudio publicado por la revista médica ‘British Medical Journal’ ha demostrado la importancia de la superficie en la que el bebé descansa. Los pequeños que duermen en colchones de segunda mano tienen más riesgo de sufrir la ‘muerte en la cuna’, probablemente por ser materiales viejos o inducir cambios térmicos que provocan una explosión de colonias de ácaros, hongos y bacterias ya existentes en el viejo colchón.

¿Cómo se puede reducir el riesgo?

Para reducir el riesgo de fallecimiento por el SMSL, los pediatras aconsejan que el bebé duerma boca arriba, “sin ningún elemento alrededor, como pueden ser los peluches o los juguetes”, explica  Zamora.  Se aconseja que el recién nacido duerma en un lugar con una temperatura adecuada (entre 20 y 22 grados) y sobre un colchón con una superficie lo suficientemente firme, fabricado con materiales transpirables y antialérgicos, y que facilite la aireación del niño.

Tomás Zamora, considera este nuevo colchón “una herramienta esencial en la prevención del síndrome de Muerte Súbita del Lactante”.

En este sentido según ha explicado el especialista, se ha trabajado en la disminución de cuatro atributos que favorecen el aumento de riesgo por muerte súbita:  “la disipación del CO2, la disipación del calor, la firmeza y la eliminación de elementos tóxicos en el ambiente”.

(No Ratings Yet)
Cargando…