Inicio / Mujer e infancia / Un dispositivo para evitar el desgarro del clítoris durante el parto

Un dispositivo para evitar el desgarro del clítoris durante el parto

Manuel Linares Abad, investigador de la Universidad de Jaén, nos explica el prototipo en el que trabaja para evitar que las mujeres sufran lesiones en la zona del clítoris al dar a luz. Estos desgarros suelen ser muy dolorosos, difíciles de suturar y representan un gasto sanitario que podría evitarse

Un dispositivo para evitar el desgarro del clítoris durante el parto
EFE/EPA/Attila Balazs

Ya en los libros especializados para matronas se hablaba de proteger el clítoris durante el parto con el dedo meñique de la mano no dominante para evitar lesiones, sin embargo, en la actualidad se ha descuidado este órgano femenino tan sensible.

Manuel Linares Abad, doctor en Estudios de Mujeres y Género e investigador de la Universidad Jaén, señala que entre el 1 y el 2% de las mujeres que dan a luz sufren desgarr0 en la zona periclitoidea, situación que podría evitarse con su invento.

“Tiene un mecanismo sencillo que consiste en dos láminas. Una sirve para proteger el clítoris y su capuchón, y la otra lámina funciona como fijación”, explica el especialista.

La idea

Según cuenta el investigador, el invento surgió a raíz de los diferentes casos que ha visto durante su experiencia como matrón y los últimos años los dedicó a desarrollarlo hasta poder presentarlo a la Oficina Española de Patentes y Marcas como una idea original.

“En el 2010 lo presentamos y demostramos que no había nada igual. Sí hay un dispositivo que protege el perineo y la vulva, pero nada como lo que hemos creado”, asegura.

Este es el diagrama hecho por Manuel Linares para explicar cómo será el dispositivo.

Este aparato sería desechable, de material estéril y más barato que el costo total requerido para curar una herida en el clítoris, aunque el especialista aún no se atreve a hablar de cifras concretas, pues sigue en el proceso de diseñar el prototipo.

¿Cómo funciona?

El dispositivo, aún sin nombre, estará formado por dos placas, una de tres centímetros y la otra de 5 centímetros de largo y ambas tendrán un ancho de 2.5 centímetros.

“La lámina inferior, la más larga, iría adaptada a la cara superior de la vagina y su función sería de sujeción mientras la otra protege”, señala Manuel Linares.

La idea es colocar el aparato en su sitio justo cuando comienza a asomarse la cabeza del bebé, momento en el que la zona sufre la mayor distensión causando el desgarr0.

“De esta forma quedará sujeto por la misma cabeza y el área estará protegida. Se produciría el mismo efecto de cuando queremos cortar una hoja de papel y colocamos el dedo encima. Cuesta más trabajo romperla”, detalla el doctor.

El olvidado clítoris

Manuel Linares acentúa la importancia de su invento al asegurar que no existe documentación que se enfoque en el desgarro del clítoris, un órgano por demás olvidado en el momento del parto.

Es el único órgano del ser humano cuya función es meramente sexual y se le ha prestado poca atención, no existe investigación detallada sobre las lesiones que le pueden ocurrir, sin embargo, cuando ocurren, son muy dolorosas y al ser una zona tan sensible, las suturas también son molestas”, señala.

Incluso, agrega, hay ocasiones en las que el médico elije no anestesiar antes de suturar, causando aún más dolor.

Mucho camino por recorrer

Ahora, el académico se encuentra realizando el prototipo en el Centro Tecnológico del Plástico de Andalucía (Andaltec) y después, buscará financiación para comenzar las pruebas necesarias dentro de la sanidad pública.

“Una vez que el prototipo esté listo se presentará al sistema sanitario. Lo determinante sería que un hospital permitiera utilizar el dispositivo de manera experimental, un ensayo con un número determinado de partos y ver los resultados”, comenta el especialista.

Sin embargo, no es tan fácil pues, según Manuel Linares, las dificultades económicas hacen más lento el estudio.

“Esto requiere de una financiación para hacer el proceso con un grupo preparado para aplicar el dispositivo. Estamos en un contexto de crisis económica, de reducción de dinero en investigación y desarrollo. Lo que necesitaríamos es alguien que apadrinara este ensayo”, asegura.

A pesar de esto, Manuel es optimista y espera terminar el prototipo a finales de este año para arrancar con las gestiones requeridas, presentarlo y buscar recursos económicos.

(No Ratings Yet)
Cargando…