Inicio / Mujer e infancia / ¿Turismo reproductivo o necesidad médica?

¿Turismo reproductivo o necesidad médica?

Para la doctora Rocío Núñez Calonge, España puede ser un destino ideal para el turismo reproductivo, “pero las personas que acuden a conseguir una gestación que no pueden lograr en su país de origen, no solo hacen turismo. Para ellos, es una necesidad médica que, además, podemos estar orgullosos de cubrir con todas las garantías”. Artículo de la directora científica de la Clínica Tambre sobre el cuestionado turismo de reproducción asistida con motivo del Día Mundial del Turismo

¿Turismo reproductivo o necesidad médica?
Foto facilitada por Merck

¿Turismo reproductivo o necesidad médica?

por Rocío Núñez Calonge, directora científica de la Clínica Tambre y secretaria de la Fundación Tambre

La reproducción asistida ha experimentado progresos médicos y tecnológicos enormes e impensables en los últimos años. El número de tratamientos que se realizan en todo el mundo aumenta cada vez más y son millones los niños nacidos por estos procedimientos.

En un reciente artículo publicado por el Comité Internacional de Monitorización de las Técnicas de Reproducción Asistida en el que han intervenido un total de 60 países, se han reportado más de 4.461.309 ciclos de reproducción asistida durante los años de 2008 a 2010, con una tasa de niño nacido del 19%.

Las diferentes legislaciones respecto a la utilización de las técnicas de reproducción asistida en el mundo, han provocado lo que actualmente se conoce con el incorrecto nombre de turismo reproductivo, de manera que los pacientes de países donde no se permiten determinados tratamientos (por ejemplo, la donación de gametos), viajen a otros donde están reconocidos.

turismo reproductivo
La directora científica de la Clínica Tambre, Rocío Núñez Calonge.

En este sentido, España es uno de los países donde más tratamientos de esta índole se realizan. Tanto es así, que en el año 2011 se habían realizado en España más ciclos de donación de óvulos que los que se llevaron a cabo en el mismo año en toda Europa.

El último informe de la Sociedad Española de Fertilidad, que data de 2015, informaba de que se efectuaron en nuestro país 12.070 ciclos de reproducción asistida en pacientes extranjeros. De ellos, el 66% correspondían a pacientes de Francia e Italia. Las principales razones para realizarse un tratamiento en España fueron: técnica ilegal en el país de origen, precio de los tratamientos, lista de espera y mejor calidad del tratamiento.

El Parlamento Europeo también ha reconocido la dificultad que afrontan algunas personas para acceder a una asistencia y tratamiento adecuados. En una resolución adoptada el 21 de febrero de 2008, el Parlamento hizo un llamamiento a los Estados miembros “a asegurar el derecho de las parejas al acceso universal a los tratamientos contra la infertilidad” (Parlamento Europeo, 2008).

Como resultado de todo ello, existe una necesidad creciente de ayuda médica para resolver los problemas reproductivos, que en ocasiones, no pueden solventarse en los países de origen.

Pese a todo este escenario, el Comité de Ética de la ESHRE (European Society of Human Reproduction and Embryology ), el equivalente a nuestra Sociedad Española de Fertilidad, se ha pronunciado en diversas ocasiones al respecto, de forma bastante crítica, y entre sus recomendaciones se encuentra la siguiente: “El Gobierno, pacientes y organizaciones profesionales deberían organizar campañas de concienciación e información para advertir a los ciudadanos de los posibles peligros de la reproducción transfronteriza”. (ESHRE Task Force on Ethics and Law 14. Equity of access to assisted reproductive technology. Hum Reprod 2008; 23:772–774).

Sin embargo, los profesionales de la reproducción asistida en España nos preguntamos: ¿Es éste un problema ético para estos países europeos o de otra índole? Esa creciente preocupación moral por los pacientes que acuden a nuestros centros, ¿no estará generada por lo que supone de pérdida económica para el país?

En ocasiones se comenta que España es uno de los principales destinos reproductivos porque las leyes en este sentido son más permisivas. Pero no tienen en cuenta que España fue el primer país de Europa que desarrolló una Ley de Reproducción Asistida en 1988, y que todas las técnicas que se realizan están perfectamente reguladas, con el fin principal de proteger a los pacientes y al futuro niño.

Tampoco tienen en cuenta que España tiene unas de las mayores tasas de éxito en las técnicas de reproducción asistida, que es obligatorio reportar esos resultados anualmente, y que somos uno de los países con mayores avances científicos en este campo.

E incluso tampoco tienen en cuenta que somos el único país europeo que ha desarrollado un Código Ético en Reproducción Asistida, que, concretamente, sobre la reproducción asistida transnacional expone:

  • Cuando un paciente decide realizar un estudio o un tratamiento en otro país, el profesional debe aplicar idénticos protocolos, apoyo psicológico, costes y consentimientos, que al resto de los pacientes. Siempre que resulte adecuado para la mejor asistencia del paciente, y con su aceptación previa, se mantendrá comunicación y colaboración con los profesionales de su país de procedencia, con el fin de mejorar el resultado y la seguridad de los tratamientos y para evitar la repetición de pruebas innecesarias que puedan incomodar y encarecer el estudio.
  • Se deberán facilitar informes fidedignos, completos y comprensibles, a fin de atender eventuales complicaciones que deban ser tratadas por otros profesionales al regreso de los pacientes a su país de residencia.
  • Si los pacientes lo solicitan, se deberá informar y facilitar el posible traslado a su país de origen de sus gametos o embriones crioconservados y no utilizados, garantizando el correcto traslado y verificando que el centro de destino cumpla con los requisitos pertinentes.

Es posible que España sea un destino turístico ideal, como de hecho lo es. Pero las personas que acuden a conseguir una gestación que no pueden lograr en su país de origen, no solo hacen turismo. Para ellos, es una necesidad médica que, además, podemos estar orgullosos de cubrir con todas las garantías.

(2 votes, average: 4,50 out of 5)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies