Inicio / Psicología / Trastornos de la conducta alimentaria, silencioso sufrimiento por autoexigencia

Trastornos de la conducta alimentaria, silencioso sufrimiento por autoexigencia

¿Qué hay detrás de un trastorno de alimentación? ¿Es sólo el hecho de querer estar delgada? Los trastornos de la conducta alimentaria, como la anorexia o la bulimia, son enfermedades psicológicas graves que suelen esconder detrás muchos factores influyentes como la sobreexigencia familiar o el tener una personalidad perfeccionista. Esta patología la suelen padecen aquellos jóvenes “brillantes”, mayoritariamente chicas, destacadas por sus notas y muy autoexigentes consigo mismas, que no aguantan más la situación que les rodea y utilizan este desorden alimenticio como vía de escape

Otras noticias

Trastornos de la conducta alimentaria, silencioso sufrimiento por autoexigencia
Infografía sobre los trastornos de la conducta alimentaría. EFEsalud/ Rosa Gallardo

La Fundación ABB, prevención de la anorexia, bulimia y obesidad, junto con la Fundación Cofares, han publicado “Que sientes cuando no sientes nada”, una novela juvenil escrita por Víctor Panicello, que describe las vivencias de un grupo de pacientes con trastornos de la conducta alimentaria.

El objetivo de iniciativa es transmitir el mensaje de que la recuperación de la enfermedad sólo es posible si se toma conciencia de lo que a uno le está pasando y pide ayuda profesional para poder enfrentarlo.

Trece chicas y un chico cuentan, con pelos y señales, qué hay detrás de los trastornos alimentarios, más allá de no querer comer o del estar obsesionados con su aspecto físico, para llegar tanto a los jóvenes como a sus familias.

Raquel Linares, psicóloga clínica y presidenta de la Fundación ABB, explica que el trabajo de esta organización siempre es conocer las causas sociales e incidir en ellas, además de actuar en materia de prevención social, educativo y en colectivo profesional.

Por otro lado, la presidenta de Asociación Española del Estudio de los Trastornos de la Conducta Alimentaria (AEETCA) y jefa de servicio de psiquiatría del Hospital Niño Jesús, Montserrat Graell, explica que intentan sensibilizar a la sociedad acerca de este problema y aconsejar a los órganos institucionales en cuanto a su gestión.

trastornos de la conducta alimentaria cuerpo
Las personas con trastornos de la alimentación van destruyendo su cuerpo poco a poco.
EFE/Barbara Gindl

¿Qué son los trastornos de la conducta alimentaria?

Son trastornos psiquiátricos que altera su conducta de alimentación por: el miedo a engordar, el rechazo a los demás, la alternación de la percepción del peso real, la dependencia de la opinión de los otros, todo ello combinado con factores biológicos y de personalidad.

Según el manual de diagnóstico la Asociación Americana de Psiquiatría, actualmente existen 3 trastornos de conducta:

  1. Anorexia Nerviosa: pérdida de peso por restricción de ingesta alimentaria, obsesión por la extrema delgadez y tendencia hiperactiva.
  2. Bulimia Nerviosa: tiene la necesidad de estar delgada pero tiene episodios de atracón de comidas (con sentimiento de pérdida de control) y siempre seguidas con purgas como ayunos, laxantes o dietas muy extrictas para compensar.
  3. Trastorno por atracones: es el menos conocido y el más prevalente. El paciente tiene episodios compulsivos con la comida, pero no hay estrategia de compensación por ello casi todos los pacientes padecen sobrepeso u obesidad.

La doctora Graell detalla que entorno al 5% de la población femenina española padece algún tipo de trastorno de conducta alimentaria y que, a pesar de que en los últimos años se han estabilizado los números de casos, ha cambiado bastante el perfil del afectado.

Ahora se encuentran más casos en mujeres de edad madura (entorno a los 40 años) y en niñas más jóvenes, bajando el inicio del trastorno en más de un punto ya que antes era sobre los 15 años y ahora se ve en niñas de 13 y medio.

También se ha observado que los diagnósticos en varones se hacen antes, eso es por la aceptación de que es una enfermedad que afecta a los dos sexos.

Cómo detectarlos

Raquel Linares da unas sencillas pautas para saber si a tu hijo/a está pasando por algún tipor de desorden alimenticio:

trastornos de conducta alimentaria delgadez
Cuando comienzan a perder peso sin control, por mucho que dejan, no terminan de verse bien. EFE/J.J.Guillén
  • El comportamiento en cuanto a la comida cambia de repente y tiene “muchas manías“.
  • Observas que antes disfrutaban comiendo y de repente no, empiezan a dejarse comida en el plato.
  • Cambia hábitos como: no querer rebozados, hidratos de carbono o pan.
  • Repentinamente le gustan comidas saludables que antes no como por ejemplo la verdura.
  • Quiere las cosas cocinadas a la plancha.
  • Dice frases como: “Es que he merendado mucho y no tengo hambre”.
  • Muestra malestar con su cuerpo con referencias como: “Vaya piernas”, “qué barriga”, etc.
  • Si vemos que adelgaza considerablemente y no es por prescripción médica.

“Se hacen unos expertos debido al fácil acceso que hay a intenet, donde hay webs terribles que te dicen todo tipo de barbaridades para adelgazar “, comenta la psicóloga clínica.

Además recomienda evitar las dietas, porque si la familia sigue una, las adolescentes del núcleo familiar también querrán hacerla y no es un buen ejemplo. Hay que intentar mantener los hábitos saludables de nuestra dieta mediterránea.

Cómo ayudar a quien sufre estos trastornos

La presidenta de la Fundación ABB afirma que la mayoría de personas que sufre esta enfermedad no tienen conciencia de que la padecen porque suelen ser jóvenes con conflictos emocionales y problemas de comunicación.

“Habitualmente son personas exigentes y perfeccionistas que, hasta ese momento, habían sido las mejores hijas/os o estudiantes; cuando llegan a una determinada edad y sienten que no son los mejores en algo, quieren controlar la situación buscando una vía, que en este caso es la comida y el peso, de una manera muy estricta. Cuando empiezan a adelgazar, pierden la objetividad y por muy delgados que estén, no lo ven”, explica Raquel Linares.

Por ello, la doctora Linares defiende que la única manera de ayudar a los pacientes es haciendo un “trabajo conjunto los psiquiatras con los nutricionistas“. Asegura que estos trastornos no sólo tienen que ver con la comida, sino con “aprender a valorarse, a quererse, a expresar lo que sientes y a relacionarse de igual a igual con los demás”.

Montserrat Graell desarrolla la ayuda desde diferentes puntos de actuación:

trastornos conductas alimentaria internet careta
Saben esconder la enfermedad, existen muchos “trucos y consejos” horribles en páginas de internet. EFE/Jaime Echeverría
  1. Los profesionales: en atención primaria destaca la importancia del diagnóstico precoz, deben de ser capaces de detectar rápidamente los síntomas de estos trastornos. Además, requieren de profesionales de la salud mental para que acompañe a estos pacientes durante todo el proceso de la enfermedad, junto con nutricionistas que controlen la alimentación.
  2. Las escuelas: los profesores tienen un papel importante ya que los jóvenes pasan mucho tiempo en las aulas y deben estar capacitados para detectar y ayudarlos.
  3. Las familias: aquí se debe actuar en materia de prevención creando un ambiente familiar basado en valores como por ejemplo la confianza en uno mismo, y no dando demasiada importancia al físico o al peso. Hay que educar en hábitos saludables de salud y promover la comunicación intrafamiliar, un buen hábito es comer juntos en familia.
  4. La sociedad: Hay que fomentar la tolerancia a la diversidad; no todos tenemos que tener la misma corporalidad.

Nuevo objetivo: concienciar desde las farmacias

Las sociedad acude a las farmacias no sólo para comprar medicamentos, sino para informarse antes de acudir al médico. Las personas con trastornos de conducta de la alimentación acuden con regularidad a las farmacias para pedir laxantes, diuréticos o dietas.

Por ello, la Fundación ABB y Grupo Cofares se han dado cuenta de la importacia que tiene el farmacéutico y van a llevar a cabo una campaña de concienciación desde este ámbito.

“Pueden identificar los casos de aquellos jóvenes que continuamente les piden productos para adelgazar y ven que pesan 40 kilos. Deben atenderlos, intentar ver qué les pasa, informar sobre la enfermedad, sobre las asociaciones que existen y el daño que pueden llegar a tener. Es otra manera de atención temprana“, concluye la psicóloga clínica Raquel Linares.

trastornos de la conducta alimentaria miedo
Son personas muy autoexigentes que se sienten desamparadas y utilizan la enfermedad como vía de escape. EFE/EPA/Dai Kurokawa
(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies