Inicio / Enfermedades / Trastorno bipolar: de la euforia a la depresión

Trastorno bipolar: de la euforia a la depresión

Las noticias sobre personajes con trastorno bipolar como Catherine Zeta-Jones, Britney Spears o Sting han hecho que esta enfermedad metal salte a la fama y se hable de ella con cierta frivolidad, olvidando que pasar de la euforia a la depresión es tan duro que lleva a la mitad de los afectados a intentar suicidarse

Trastorno bipolar: de la euforia a la depresión
EFE/Jaume Sellart

El diagnóstico acertado y a tiempo continúa siendo uno de los principales caballos de batalla en el abordaje del trastorno bipolar, cuyas causas son una combinación de factores genéticos y ambientales, según han puesto de manifiesto los expertos reunidos en el XII Seminario Lundbeck, titulado “Ánimo sin control”.

En España un millón de personas sufren este problema pero el 50 % de ellas no lo sabe, ha indicado la doctora Ana González-Pinto, jefe de Psiquiatría Clínica del Hospital Universitario Santiago Apóstol de Vitoria.

La Organización Mundial de la Salud estima que afecta a 30 millones de personas en todo el mundo, siendo la sexta causa de discapacidad a nivel mundial.

Se trata de una enfermedad crónica y grave, como la ha calificado José Manuel Montes, jefe de Sección de Psiquiatría del Hospital Universitario del Sureste de Madrid, y que causa cambios desproporcionados de humor con episodios maníacos, en los que la persona se siente eufórica y capaz de cualquier cosa; depresivos, en los que reina la apatía y una profunda tristeza; y mixtos, donde se combinan tan contradictorios estados de ánimo.

Euforia, depresión, fluctuaciones continuas

Estas fluctuaciones patológicas de las emociones hacen que el paciente viva en una montaña rusa en la que en un momento se siente capaz de montar una empresa aunque no tenga dinero o de abandonarlo todo por falta de autoestima, llegando incluso hasta quitarse la vida, como termina haciendo un 15 % de los afectados.

El trastorno bipolar puede reducir la esperanza de vida entre 13 y 30 años, no sólo por suicidios y accidentes, sino también por causas naturales derivadas de los problemas cardiovasculares y endocrino-metabólicos que son más prevalentes en estos pacientes.

El abuso de drogas y alcohol también acompaña a estas personas, que consumen estas sustancias hasta un 40 % más que la población general.

Pese a la gravedad de estos datos, según ha apuntado González-Pinto, actualmente en España los pacientes tardan en ser diagnosticados correctamente unos cinco años de media.

“Más del 50 % de los pacientes no son diagnosticados correctamente al inicio, mientras que el 30 % de los jóvenes a los que se les diagnostica depresión tienen, en realidad, un trastorno bipolar”, ha especificado.

La doctora Anabel Martínez-Arán, especialista en Psicología Clínica en el Hospital Clínic de Barcelona, ha agregado que entre un 40 y 60 % de estas personas presenta dificultades cognitivas a la hora de procesar información, memorizar, decidir o planificar.

“Parece ser que el número de recaídas tiene un efecto tóxico en el cerebro: cuantos más episodios presente un paciente, mayor el riesgo de que se incrementen las dificultades cognitivas que en muchas ocasiones son sutiles o más leves al inicio del trastorno”, ha lamentado.

La buena noticia en la que coinciden los expertos es que actualmente la combinación de un tratamiento farmacológico -compuesto por estabilizadores del ánimo como el litio, anticonvulsionantes y antipsicóticos- y la “psicoeducación” permiten a los enfermos llevar una vida prácticamente normal.

Sin embargo, Montes ha confesado que uno de cada dos pacientes no es fiel al tratamiento por diversas causas como la dificultad de asumir la enfermedad y, también, porque en la fase maníaca el paciente cree que no necesita de nada ni de nadie.

Trastorno bipolar

Pese a los famosos “bipolares”, la serie televisiva “Homeland”, la popular película “Mr. Jones” de Richard Gere o la canción de Sting “Lithium Sunset” (que alude al tratamiento con litio), los especialistas advierten de que este trastorno es aún un “gran desconocido” entre la población, que sigue asociándolo con muchos tópicos que estigmatizan a quienes no son capaces de controlar su ánimo.

(No Ratings Yet)
Loading...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies