Inicio / Actualidad / Tecnologías sanitarias: dónde estamos y hacia dónde vamos

Tecnologías sanitarias: dónde estamos y hacia dónde vamos

Los rayos X, el descubrimiento de la penicilina, el primer trasplante de corazón, la bomba de insulina, el fibroscopio, las agujas desechables, la resonancia magnética y el TAC… Los avances en medicina y tecnologías sanitarias que llegaron tras la II Guerra Mundial poblaron los servicios hospitalarios de máquinas e innovadores útiles médicos. En pleno siglo XXI y, a las puertas de la cuarta revolución industrial, cabe plantearnos hacia dónde nos llevará la tecnología en la medicina del futuro

Tecnologías sanitarias: dónde estamos y hacia dónde vamos
Infografía: Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin).

Las tecnologías sanitarias abarcan todo tipo de productos, dispositivos, equipos, materias, terapias y/o soluciones desarrolladas para el diagnóstico, prevención, control y tratamiento de los problemas de salud.

Las constantes innovaciones en este sector han incrementado considerablemente la esperanza y calidad de vida así como la asistencia sanitaria. Pero, ¿cómo hemos llegado hasta aquí y cuál es el devenir del sector de las tecnologías sanitarias?

Ángel Lanuza, coordinador de la Plataforma Española de Innovación en Tecnología Sanitaria, hace un repaso de los diferentes hitos en el sector en el marco del 40 aniversario de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin).

“La tecnología está presente en nuestro día a día a través de todos los productos, desde el material de un solo uso hasta los equipos más sofisticados de diagnóstico por imagen, desfibriladores, glucómetros, test de embarazo, y otras muchas tecnologías y servicios que han mejorado de manera radical tanto la práctica médica como la salud de todos”, explica el coordinador de la Plataforma.

Echando la vista atrás

Son muchas las innovaciones que el sector de la tecnología sanitaria ha aportado al cuidado de la salud y la enfermedad de toda la sociedad.

Como ejemplo de las innovaciones que han surgido a lo largo de las últimas cuatro décadas podemos mencionar el primer respirador artificial, en 1927; tres años después ya era posible ver casi todos los órganos de nuestro cuerpo mediante el uso de sustancias radio-opacas o contraste.

tecnologías sanitarias
Con el paso de los años, las salas de quirófano se han tecnificado cada vez más. Las lámparas y mesas de operación se mantienen, aunque cada vez son más ergonómicas. (Imágenes de 1931, 1996 y 2009). EFE/Díaz Casariego/Paco Torrente/Andreu Dalmau

En 1947 se desarrolló el holter, un pequeño dispositivo electrónico que registra y almacena el electrocardiograma del paciente de forma ambulatoria.

A partir de la década de los setenta, la computación irrumpe en el área de la medicina y afecta de una manera muy positiva a los procedimientos clínicos. Por aquel entonces aparecen nuevas herramientas diagnósticas.

La visualización en tiempo real o el diagnóstico por imagen fueron una realidad en 1972 cuando apareció el primer TAC. Diez años después, en 1982, se inventó la primera resonancia magnética.

La bomba de insulina, el riñón portátil o las agujas desechables fueron otras de las tecnologías emergentes en los años 70.

La década años 80 trajo el primer corazón artificial, la diálisis peritoneal, la primera imagen con óptica de la retina, los stents intraprostáticos o el primer implante de titanio en forma de tornillo.

Los años noventa estuvieron marcados por el nacimiento de la ventilación mecánica no invasiva y otras innovaciones como la tomografía de coherencia óptica o la llegada del robot quirúrgico.

Y ya en nuestro siglo, la medicina genética, la robótica asistencial, la impresión 3D, los modelos de simulación y planificación y la telemonitorización o las aplicaciones móviles marcan una nueva era.

Tecnologías sanitarias: Un futuro no tan lejano

De las primeras y contadas innovaciones que han surgido a lo largo de los años, hemos pasado en la actualidad a contar con “más de 500.000 tecnologías sanitarias para la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la monitorización de enfermedades”, revela Ángel Lanuza.

El futuro del sector de las tecnologías sanitarias “se presenta muy emocionante”, apunta Ángel Lanuza.

tecnologías sanitarias
Imagen del marcapasos Micra TPS. Foto:  Medtronic.
tecnologías sanitarias
La nanotecnología tiene unas posibilidades ilimitadas gracias a su característica mínimamente invasiva.

Y aunque muchos de los avances que se perfilan parecen aún ciencia ficción, “en realidad no lo son tanto ya que hay gente que está trabajando en ellos”. Algunas de estas tecnologías son:

  • Cabina de operación automática: No es descabellado imaginar un futuro no muy lejano con una sala de cirugía en la que solo entrará el paciente. La automatización y la inteligencia artificial llevarán a los profesionales a ser capaces de operar a pacientes de manera remota por medio de los ‘robots quirúrgicos’. Con ello, las intervenciones quirúrgicas serán más simples, precisas y mínimamente invasivas.
  • Impresión 3D y la medicina regenerativa: Los implantes de órganos artificiales y biomateriales pueden resolver complejos problemas sanitarios a menor coste y evitar listas de espera. A día de hoy, ya se pueden practicar implantes artificiales de piel, cartílagos o vasos sanguíneos. En un futuro cercano, gracias a esta tecnología podremos disponer de órganos artificiales con la misma capacidad fisiológica que el natural.
  • Bisturís moleculares: Estas máquinas permitirán, a tamaño nanométrico, buscar y atacar -por ejemplo- una célula tumoral o depositar un fármaco específico en aquella célula que realmente está enferma y, así, evitar atacar a todas las células del sistema inmunitario. “En un tiempo de 10-15 años lo veremos funcionando”, asegura el coordinador de la Plataforma Española de Innovación en Tecnología Sanitaria.
  • Medicina personalizada: La inteligencia artificial y el big data, junto con los avances de la aplicación del genoma humano a la práctica médica, permitirán ofrecer a cada paciente la terapia más adecuada y con menores efectos secundarios. “El éxito llegará cuando seamos capaces de integrar toda esa información y podamos identificar y dar respuestas de forma anticipada”, indica Lanuza.

Pero si hay una constante que ha estado presente en cada revolución tecnológica es que “el paciente siempre ha estado en el centro” pues, añade Ángel Lanuza: “este siempre tiene que estar en el centro de cualquier solución tecnológica y de ahí que cada vez se vaya generando un catálogo más amplio de tecnologías y productos”.

La preocupación por la obsolescencia tecnológica

Uno de los temas que preocupan a la patronal de tecnologías sanitarias es la obsolescencia del parque tecnológico instalado en los hospitales de la red pública.

Por ello, Fenin ha expuesto los últimos datos del Plan para la Renovación de Tecnologías Sanitarias que presentó hace dos años sobre la antigüedad del equipamiento tecnológico sanitario instalado en los hospitales nacionales.

tecnologías sanitarias
La secretaria general de Fenin, Margarita Alfonsel. EFE/Paolo Aguilar

Según los datos actualizados a diciembre de 2016, señalan que, a modo de ejemplo, el 70% de los TAC, el 69% de los ecógrafos y el 81% de los equipos de soporte vital superaban los 5 años de antigüedad.

Unas cifras que colocan a España en los últimos puestos en el ranking de la antigüedad de estos equipamientos, en comparación con el resto de países de la Unión Europea.

Según los cálculos de la Federación deberían invertirse aproximadamente 350 millones de euros en renovación de equipos a lo largo de los próximos cuatro años (un total de 1.400 millones de euros) para alcanzar una situación que fuera coherente con las “Golden Rule”; de COCIR que establecen que el 60% de los equipos instalados que tengan 5 años o menos de antigüedad.

Ello sin tener en cuenta las dotaciones de nuevos centros u otras tecnologías también obsoletas (está pendiente de cálculo el efecto de la donación de Amancio Ortega que podría minorar algo esta estimación).

“Para nosotros es uno de los retos de futuro”, asevera la secretaria general de Fenin, Margarita Alfonsel, quien aclara que dicha obsolescencia del equipamiento tecnológico “viene motivada por las escasas inversiones, sobre todo en los años de crisis”.

En esta línea, Alfonsel señala que la obsolescencia tecnológica es un tema de “profunda preocupación” y destaca que desde la Federación ya se está trabajando y se han mantenido varias reuniones con Sanidad para establecer en un plan “que permita hacer una serie de inversiones e ir renovando el parque tecnológico obsoleto”.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies