Inicio / Sanidad / Técnica pionera en España reduce un 84 % las visitas a urgencias de asmáticos

Técnica pionera en España reduce un 84 % las visitas a urgencias de asmáticos

El Hospital Gregorio Marañon de Madrid ha presentado hoy una técnica pionera en España dirigida a asmáticos adultos “de difícil control” con la que este tipo de pacientes reduce sus visitas a urgencias un 84%

Técnica pionera en España reduce un 84 % las visitas a urgencias de asmáticos
Una mujer tumbada en un banco con una figura de cartón-piedra sobre el pecho, para representar cómo se siente un enfermo de asma cuando sufre una crisis. EFE/Salvatore di Nolfi

Así lo ha explicado en una rueda de prensa el jefe de sección de la unidad de Pruebas Funcionales Respiratorias y Broncoscopia del Gregorio Marañón, Luis Puente, que ha anunciado que esta técnica ya se ha completado en cuatro pacientes y se empezará a aplicar a otros dos “en los próximos días”.

La intervención, denominada termoplastia bronquial, se estructura en tres sesiones separadas al menos por tres semanas entre sí con las que se trata de disminuir la masa del músculo liso del bronquio, que normalmente es mayor en enfermos de asma.

Para ello, se introduce un endoscopio por las vías respiratorias, y se aplica una radiofrecuencia para calentar el bronquio de forma controlada a una temperatura de 65 grados centígrados.

“Tratamos todas las vías aéreas a las que tenemos acceso”, ha comentado el doctor Puente, quien ha reconocido que llegar a todas sería “imposible”, ya que tenemos 300 millones de alveolos, por lo que intentan abordar al menos las que tienen más de 3 milímetros de grosor.

Una intervención de tres sesiones

La intervención se desarrolla en tres sesiones por “precaución”, para dar tiempo a que el enfermo vuelva a estar “estable”: la primera se aplica en la parte inferior del pulmón derecho, la segunda en la del pulmón izquierdo y la última en la parte superior de ambos órganos, explica el doctor.

Los estudios clínicos previos, que se han practicado a alrededor de 1.500 pacientes, han demostrado que esta técnica reduce un 84 % las visitas a urgencias de los enfermos de asma y un 73 % sus ingresos hospitalarios.

Además, estos pacientes sufren un 32 % menos de ataques asmáticos y no tienen que ausentarse tanto de sus obligaciones, ya que tras las sesiones los días perdidos en el trabajo o en el centro de estudio disminuyen un 66 %.

El doctor Puente ha detallado que con esta técnica no se ha demostrado que se pueda revertir la enfermedad, pero en cambio los pacientes tratados han experimentado una “mejora” y han logrado disminuir el consumo de fármacos que ingieren, “particularmente” de cortisona.

La termoplastia bronquial, pionera en España, empezó a funcionar en Estados Unidos y Reino Unido hace cinco años, tiempo en que se ha demostrado que persisten sus efectos positivos, y en la actualidad también está disponible en otros países como Alemania, Italia, Francia, Canadá, Australia e India.

En el Hospital Gregorio Marañón de Madrid la técnica se aprobó la pasada primavera con una partida del presupuesto de la Comunidad de Madrid dirigido a terapias innovadoras, pero los primeros pacientes no empezaron a ser intervenidos hasta el mes de julio.

“Cada día camino más de un kilómetro y antes no podía”

Uno de ellos, José Manuel Rabazas, de 65 años, ha declarado a los medios que desde la primera intervención, practicada el 5 de julio, hasta la última, que por las vacaciones de verano se retrasó hasta el 3 de octubre, ha notado “una mejoría extraordinaria”.

“Cada día hago un kilómetro y medio andando, lo que no podía hacer antes”, ha comentado con satisfacción.

En su caso, padece la enfermedad desde hace seis años y, según ha explicado, sufría ataques de asma cada quince días, por lo que tenía que acudir a urgencias “constantemente” y tomar cortisona de forma “continua”.

Su neumólogo le propuso someterse a esta técnica porque encajaba en el perfil de paciente ya que, como ha señalado el doctor Puente, por el momento sólo puede a aplicarse a asmáticos adultos de “difícil control” que además son seleccionados de forma “rigurosa”.

“Cualquier asmático controlado con medicaciones de poco riesgo no sería candidato a la técnica”, ha recalcado el doctor, quien también ha descartado a los pacientes con asma crónico y función pulmonar baja, así como a aquellos que hayan ingresado en la UVI debido a su enfermedad, “porque puede que tengan una reacción”.

Con todo ello, según cálculos del hospital, de los 76.000 asmáticos que hay en la Comunidad de Madrid sólo un 20 % (en torno a 3.500) podrían someterse a esta técnica.

En toda España hay dos millones de asmáticos, de los cuales 76.000 son de “control difícil”.

(No Ratings Yet)
Cargando…