Inicio / Coronavirus / Tabaquismo, un nuevo desafío frente a la COVID-19

Tabaquismo, un nuevo desafío frente a la COVID-19

La Fundación MÁS QUE IDEAS ha estrenado la quinta edición de su foro “Dejar de fumar: un reto de tod@s” que este año se ha celebrado de manera telemática la semana pasada, en tres sesiones. En la primera, titulada “Tabaquismo y COVID-19: un nuevo reto” se han abordado las evidencias científicas que se conocen sobre la relación entre el virus y el tabaco, y la prevalencia del tabaquismo durante el confinamiento

tabaquismo COVID
Cartel del 5º foro “Dejar de fumar: Un reto de tod@s”

La Fundación MÁS QUE IDEAS ha organizado la quinta edición del Foro “Dejar de fumar: un reto de tod@s”, un espacio de encuentro y formación orientado a profesionales de la salud, personas interesadas y organizaciones de pacientes.

Esta iniciativa ha contado con la colaboración de diferentes organizaciones como la Asociación Española contra el Cáncer (AECC), el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) o la Federación Española de Asociaciones de Pacientes Alérgicos y con Enfermedades Respiratorias (FENAER), entre otras.

La primera sesión del foro, “Tabaquismo y Covid-19: un nuevo reto”, ha sido moderada por Diego Villalón, impulsor de MAS QUE IDEAS.

“Con esta nueva edición del foro queremos propiciar ese espacio de diálogo tan necesario entre el colectivo civil y sanitario y conocer las últimas evidencias con los retos principales en torno al tabaquismo“, apuntaba Villalón en la apertura.

Entre los ponentes se encontraban África Alcorta, neumóloga del Hospital Infanta Leonor de Madrid; Esteve Fernández, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universitat de Barcelona, director de Epidemiología y Prevención del Cáncer del Institut Català d’Oncologia (ICO) y director del Centro Colaborador de la OMS para el Control del Tabaco; Mariano Pastor, presidente de FENAER;  José Zabala, médico de Salud Pública; y Cristina Nuez, psicóloga del Servicio de Drogodependencias y otras adicciones de la Dirección General de Salud Pública, Consumo y Cuidados de La Rioja .

Evidencias científicas del binomio tabaquismo-COVID

En la relación tabaco-COVID-19 hay varias incógnitas: el riesgo de contraer la enfermedad, cómo va a ser, hasta dónde va a llegar y si existe un aumento de la transmisibilidad.

“La transmisibilidad aumenta. El hecho de llevarse la mano a la boca para fumar y no llevar mascarilla aumenta las posibilidades de transmitir la COVID”, sostiene Esteve Fernández.

Por otro lado, el epidemiólogo afirma que existen estudios contradictorios sobre si los fumadores tienen más riesgo de contagio, pero la última revisión sistemática encargada por la OMS indica que “no hay ni más ni menos riesgo; el riesgo es nulo”.

tabaquismo covid
África Alcorta, neumóloga y miembro de la Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica/ Foto cedida

Sobre la gravedad de la enfermedad por el hecho de ser fumador, José Zabala, apunta que hay unos meta análisis (análisis de estudios ya publicados) en base a estudios chinos, coreanos y americanos que indican que “las personas que fuman tabaco tienen más riesgo de progresión a formas graves de COVID”.

“Las personas fumadoras presentan mayor grado de severidad de la enfermedad, ingresan en cuidados intensivos, son intubadas y mueren en mayor proporción que las no fumadoras, habiéndose descrito en las personas que fuman un riesgo 1,45 veces más alto de desarrollar una forma grave de los síntomas”, expuso África Alcorta.

En lo referente a nuevas líneas de investigación, Esteve Fernández remarcó que se están juntando y haciendo análisis de estudios pequeños ya publicados, pero insiste en que solo se están haciendo con personas que tienen la enfermedad.

“Para saber si un factor como el tabaco influye en el desarrollo de la enfermedad se necesita estudiar a personas enfermas, pero también no enfermas”, sostiene el epidemiólogo.

Por ello, ya se han puesto en marcha los llamados “estudios de seguimiento de cohortes”, es decir, el análisis y seguimiento de fumadores y no fumadores que contraigan la enfermedad.

Tabaco y confinamiento

Cristina Nuez, por su parte, ofreció algunos datos preliminares del estudio del que es coordinadora: “Tabaco, otras formas de consumo y confinamiento”.

Se trata de un informe realizado por el Ministerio de Sanidad, el Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo y las Comunidades Autónomas de la Región de Murcia y La Rioja durante el mes de mayo de 2020.

“Un 6,87  % de las 17.017 personas encuestadas que eran fumadoras diarias, dejaron de fumar durante el confinamiento y un 5,96 % de las fumadoras ocasionales redujeron su consumo”, indica Nuez.

La psicóloga, además, apunta que ese descenso en el consumo de tabaco fue mayor en algunos subgrupos de población como en los estudiantes y en la población en paro o con situación laboral de Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

En la misma encuesta se refleja que el 81 % de las personas a las que se preguntó eran conscientes del mayor riesgo que tiene consumir tabaco con contraer COVID-18 o con el agravamiento de los síntomas.

Sin embargo, el 66 % creía que el consumo de cigarrillos electrónicos no tiene influencia sobre la enfermedad.

Además, este estudio concluye que la exposición al humo ambiental del tabaco en los hogares disminuyó.

“El 61 % de las personas que habían indicado estar expuestas al humo antes del confinamiento, dejaron de estarlo durante la etapa de confinamiento”, afirma Nuez.

Medidas legislativas

En cuanto a las medidas adoptadas para intentar frenar la expansión del virus, Joseba Zabala, apuntó que “España ha sido pionera en el establecimiento de medidas de seguridad frente al tabaquismo estableciendo los 2 metros de distancia”.

Sin embargo, señaló que un obstáculo importante es la relajación en el uso de la mascarilla por parte de los fumadores. “Una cuarta parte de la población española es fumadora y está en espacios públicos donde también fuman y tienen que quitarse la mascarilla”, apostilla.

Por último, Mariano Pastor abogó porque la sociedad civil se posicione y luche por sus derechos para no ser fumadores pasivos.

Sin embargo, el presidente de FENAER considera que “la mayoría de la población no fumadora todavía no está dispuesta a ejercer ese derecho”.

epoc
Tanto fumadores como no fumadores están expuestos a los efectos nocivos del humo del tabaco. EFE/Hugo Ortuño
(No Ratings Yet)
Cargando…