Inicio / Enfermedades / Stop al asma

Stop al asma

En el Día Mundial del Asma, primer martes de mayo, numerosas entidades sanitarias se vuelcan para aportar información, proyectos e iniciativas que controlen esta enfermedad respiratoria, cuya prevalencia ha aumentado entre un 8 y un 10 por ciento en los países industrializados durante la última década, según datos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

En España hay en la actualidad tres millones de personas con asma, aproximadamente, y en el mundo más de 150 millones de afectados; estamos ante una enfermedad respiratoria crónica que se produce cuando la exposición a ciertas sustancias o determinadas circunstancias inflaman los bronquios, que se estrechan y pueden llegar a obstruirse.

Esto puede provocar problemas para respirar que, en ocasiones, suponen riesgo vital para el afectado, señala la doctora Alicia López de Ocañiz, experta médica de Cinfa, laboratorio farmacéutico que ha difundido 10 consejos para controlar esta patología.

Otros síntomas del asma son la tos, los pitidos o silbidos en el pecho al respirar -sibilancias- y la secreción de un moco viscoso y espeso, difícil de expulsar; de igual modo, puede asociarse a rinitis y sensación de dolor u opresión en el pecho.

La intensidad de los síntomas, es variable y puede cambiar incluso a lo largo del día, y a lo largo de días y meses; con frecuencia, los síntomas son mayores durante la noche o al inicio de la mañana después de despertar.

“El asma no se cura, por lo que el control ambiental es fundamental para mantener la enfermedad a raya y poder llevar un día a día lo más normal posible: los asmáticos han de identificar qué sustancias o alergenos empeoran su asma y tratar de evitarlos. También es muy importante usar correctamente el inhalador y, con la ayuda del médico, aprender a reaccionar frente a una crisis”, acentúa la doctora López de Ocáriz.

Asma y contaminación

Asma
Imagen de un inhalador de asma/Foto cedida por el hospital La Luz

Existe consenso en la comunidad científica sobre la influencia de la contaminación ambiental en esta enfermedad. Según SEPAR, la contaminación atmosférica, puede tanto agravar el asma, como causarla.

Un estudio epidemiológico y molecular, liderado por el grupo de investigación en Neumología del Vall d´Hebron Instituto de Investigación (VHIR) de Barcelona,  publicado a finales de abril en la revista “Science of the Total Environment”,  constata por vez primera que la contaminación por partículas diésel puede causar asma en personas sanas.

Otros desencadenantes comunes son el tabaco, los alérgenos -polen, ácaros, algunos mohos, el pelo o la caspa de los animales…-, las infecciones respiratorias como el resfriado o la gripe, y el reflujo gastroesofágico.

El Día Mundial del Asma está auspiciado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Global Initiative for Asthma (GINA).

Para el doctor José María Echave-Susaeta, jefe de servicio de Neumología del hospital La Luz (Grupo Quirónsalud), uno de los factores de riesgo más importantes que incrementan las probabilidades de desarrollar un asma es el hereditario. Este especialista menciona otros factores de riesgo como la obesidad, la rinitis crónica, el tabaquismo activo o pasivo, o incluso factores emocionales como el estrés laboral.

En España tiene asma un 5 por ciento de los adultos, y un 10 por ciento de los niños. El asma se suele iniciar antes de los 10 años y es menos frecuente que su inicio se produzca después de los 40 años.

Ante una sospecha de asma, señala este neumólogo, la primera prueba a realizar es la espirometría, un sencillo procedimiento que consiste en llenar los pulmones de la máxima cantidad de aire posible y expulsarlo hasta el final tan rápido como podamos. Si esta prueba informa de que están los bronquios obstruidos, se realiza un test de broncodilatación.

Respecto a los tratamientos, el doctor Echave-Susaeta destaca: “Los tratamientos actuales permiten, en la casi totalidad de los que tienen asma leve y moderado y en muchos de los que tienen asma grave, controlar la enfermedad y tener una vida normal, sin limitaciones”.

Campañas contra el asma

Con motivo de este Día Mundial, la empresa farmacéutica Boehringer Ingelheim ha lanzado la serie de vídeos en el marco de su  campaña #ActúayRespira”, para concienciar sobre la compatibilidad entre asma y actividad física.

La campaña este año se centra en una serie de cuatro vídeos, protagonizados por un paciente con asma que se propone y lleva a cabo una meta personal que consiste en participar en una Spartan Race.

Los expertos aseguran que si el asma está bien controlada -lo que sucede tan solo en la mitad de los afectados- la realización de actividad física no solo es segura, sino que mejora la calidad de vida de los pacientes.

El doctor Vicente Plaza, jefe del servicio de Neumología del hospital de Sant Pau, señala: “Hoy por hoy, el asma no debería limitar la vida de los pacientes, ya que la práctica deportiva tiene efectos beneficiosos para todos, también para los asmáticos. Es más, la inactividad física en un paciente con asma es perjudicial debido a que el sedentarismo suele contribuir a una situación de sobrepeso, nociva para la respuesta al tratamiento, ya que el asma está peor controlada”.

Los alergólogos contra el asma

asma
STOP al asma

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) también ha tomado la iniciativa en este Día Mundial, y bajo el lema “STOP al asma” explica mediante su acrónimo las claves para controlar la enfermedad.

El asma es el segundo motivo de consulta al alergólogo en España, y hasta 8 de cada 1o casos de esta patología son de origen alérgico. El documento “Alergológica 2015”, realizado por la SEAIC entre más de 300 especialistas alergólogos y farmacéuticos comunitarios con cuestionarios a casi 3.000 pacientes en su primera consulta alergológica, señala que el 23 % de los pacientes que acuden por vez primera a estas citas médicas, lo hacen por motivos relacionados con el asma. Por delante de esta patología solo se encuentra la rinitis alérgica.

El acrónimo STOP se fundamenta así:

  • Síntomas que hay que evaluar
  • Testar la respuesta a la medicación
  • Observar y asesorar al paciente
  • Proceder a ajustar el tratamiento si fuera necesario

Actualmente existen 19 Unidades de Asma Grave en España acreditadas por su capacidad asistencial y tecnología puntera, informa la SEAIC.

Otras iniciativas

La Fundación AstraZeneca, con el aval de la Federación Española de Asociaciones de Pacientes Alérgicos y con Enfermedades Respiratorias (FENAER)  han creado el espacio #EnAsmaElCeroCuenta, para ayudar en el control de la enfermedad y apoyar a los pacientes a que tomen las riendas.

Entre las actividades, hoy habrá espirometrías, suelta de globos e información, en Callao (Madrid), con médicos y representantes de asociaciones de pacientes y sociedades científicas.

David Meca cuenta su historia de superación frente al asma.

 

También hoy, Mundipharma, SEPAR y SEAIC unen fuerzas y presentan una campaña de concienciación y el spot “Que el asma no te pare”.

La compañía farmacéutica GSK, por su parte, ha lanzado el reto #CuestionaTusLímites en redes sociales para concienciar sobre el asma. El reto consiste en subir una foto o video a redes sociales saltando junto a este hashtag.

Para mejorar el control de la patología, destaca esta iniciativa, es importante prestar atención a tres aspectos: el correcto diagnóstico, el seguimiento de los pacientes por un profesional sanitario y la evolución de la enfermedad siempre de la mano de la administración del tratamiento más adecuado para cada persona.

10 consejos de Cinfa para controlar el asma

  1. Toma todos los días tu medicación, incluso aunque no sufras síntomas. Para lograr controlar tu asma y disfrutar de una buena calidad de vida, es muy importante que lo hagas en la dosis, frecuencia y duración indicadas.
  2. Aprende a usar bien tu inhalador. Siempre debes abrir el dispositivo, prepararlo (agitarlo, rotarlo o cargarlo), vaciar tus pulmones de aire, bloquear la respiración, colocar el orificio del inhalador en la boca, inhalar a fondo, contener la respiración de cinco a diez segundos y volver a respirar con normalidad. En el caso de los bebés o niños pequeños, existen cámaras de inhalación para facilitar que lleven a cabo adecuadamente este proceso. Por último, si el medicamento contiene corticoide, enjuágate la boca al terminar.
  3. Nunca abandones el tratamiento por tu cuenta. Pregunta a tu médico cualquier duda que puedas tener sobre cómo seguirlo o tus posibles temores ante efectos secundarios, muy poco probables.
  4. Consulta siempre a tu médico antes tomar nuevos fármacos. Nunca te automediques e informa a tu médico de nuevas prescripciones que otros especialistas hayan podido indicarte. En todo caso, comunica siempre a tu farmacéutico, dentista y médicos tu condición de persona asmática para evitar interacciones con otros medicamentos.
  5. Aprende a reconocer y actuar en las crisis. Pide a tu médico que te enseñe a detectar los síntomas de empeoramiento -para lo que, a veces, puede ser necesario un medidor de flujo espiratorio- y elabora con él un plan de acción escrito, que te indique con exactitud cómo debes reaccionar en caso de crisis grave (aumentar la dosis de medicamento, tomar otro nuevo o acudir a Urgencias). Conocer bien las pautas de actuación puede llegar a salvarte la vida.
  6. Realiza ejercicios respiratorios habitualmente. Aprende y practica de manera regular ejercicios de fisioterapia, porque te ayudarán a controlar la respiración y la ansiedad cuando llegue una crisis. Si esta se produce, toma la medicación, busca una postura cómoda -generalmente, sentado con los brazos apoyados en una mesa o barandilla-, relájate, saca el aire con los labios fruncidos y respira sin ansiedad, sirviéndote del abdomen.
  7. No fumes y aléjate de los ambientes con humo. El tabaco es el principal desencadenante del asma, porque incrementa la inflamación bronquial. Por lo tanto, no fumes y tampoco permitas que lo hagan junto a ti.
  8. Evita los alérgenos que más te afecten. Además del tabaco, debes mantener tu entorno libre de todas las sustancias que pueden empeorar tu asma, como pólenes, polvo, ácaros, hongos o el pelo de los animales. Recuerda también que alrededor del 10% de los adultos asmáticos son intolerantes a la aspirina y a los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) como el ibuprofeno, por lo que deberás tener especial precaución con estos fármacos.
  9. Sí al deporte, pero con precaución. Realiza ejercicios de calentamiento y aclimatación antes de comenzar a practicar cualquier actividad física e incrementa poco a poco la intensidad del entrenamiento, con el fin de preparar las vías aéreas para el esfuerzo. No olvides que los deportes en ambientes húmedos, como la natación, o en salas cerradas, están más indicados para los asmáticos.
  10. Llévate el sentido común cuando viajes. Siempre que el asma esté bien controlada y sea estable, una persona asmática puede viajar como cualquier otra, pero ha de llevar siempre consigo sus medicamentos habituales, el plan de acción por escrito que ha elaborado con su médico y los fármacos que pueda necesitar en caso de empeoramiento o crisis.

­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­

 

(No Ratings Yet)
Cargando…