Inicio / Portada España / Síndrome postvacacional: destierra los pensamientos negativos

Síndrome postvacacional: destierra los pensamientos negativos

Parece increíble pero el síndrome postvacacional puede llegar a causar falta de apetito, somnolencia, falta de concentración, taquicardia, dolores musculares, molestias en el estómago, sensación de falta de aire e insomnio

Síndrome postvacacional: destierra los pensamientos negativos
FOTO EPA/ALEXANDER BECHER

También puede provocar irritabilidad, nerviosismo, inquietud, tristeza, melancolía o indiferencia.

Todos somos susceptibles de sufrir este síndrome pero es más frecuente en aquellos que de forma habitual no se sienten cómodos en el trabajo, en los que tienen problemas de agotamiento o desencanto laboral, o en los que idealizan el periodo de vacaciones como la culminación de su bienestar personal.

Según la doctora Marisa Navarro, licenciada en medicina, psicoterapeuta y autora de “La Medicina Emocional” (Vivelibro) hay que tener muy presente que los pensamientos son el motor de los sentimientos.

“Y no se puede tener un sentimiento de envidia o de tristeza si previamente no has tenido tal pensamiento”.

“De modo que si uno está pensando tan negativamente sobre la vuelta al trabajo, esto va a producir sentimientos y emociones muy negativas”.

Los pensamientos negativos, advierte en entrevista a EFEsalud, pueden incluso en algunos casos extremos producir estrés agudo, con síntomas como ansiedad, depresión, angustia, temblores, sudoración, y aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria, pudiendo desencadenar en crisis de pánico.

“Pero la mayor parte de las personas regresan con resignado buen ánimo a su vida laboral, y el estrés postvacacional suele pasarse por sí solo, en un tiempo relativamente corto”.

Claro que también depende de cómo estaba la persona anteriormente, porque si es una persona que ya tiene problemas de ansiedad, es posible que los sufra con más intensidad durante este síndrome.

Síndrome postvacacional: claves para superarlo

Para atajar el síndrome postvacacional, la doctora propone las siguientes claves e insiste en que es fundamental cómo se enfoque la vuelta al trabajo desde los pensamientos, porque además, si son negativos, debilitan, incluso, nuestro sistema inmunológico.

1.- Corta las películas negativas (mentales) sobre el regreso a la vida laboral o el trabajo en sí.

2.- Crea pensamientos agradables y enfocar tu atención en lo positivo que tiene el reencuentro con la vida habitual, que seguro que lo tiene.

síndrome postvacacional
EPA/BARBARA WALTON

3.- Si te lo puedes permitir, no hagas un regreso brusco, trata de volver uno o dos días antes a casa, para ir preparando la vuelta al trabajo, al orden y a la organización habituales de tu hogar.

4.- Desarrolla objetivos de motivación y haz tu trabajo de forma creativa e intenta la excelencia en él, que no es otra cosa, que realizarlo de la mejor manera posible cada día, teniendo en cuenta nuestras circunstancias internas y externas.

5.- Trata de buscar proyectos e ilusiones para el nuevo curso, fuera del área laboral, como comenzar alguna actividad nueva que siempre nos ha gustado, o fomentar alguna afición.

6.- No dejes solo para las vacaciones todo aquello que resulta gratificante o los pequeños placeres . Busca siempre, todo el año. un tiempo para ti, para lo que te gusta hacer y te hace feliz.

7.- No olvides practicar deporte, no hay nada que pueda ayudarte mas.

8.- No caigas en la rutina.

9.- Ilusiónate por el nuevo curso, piensa que tienes todo un año por delante para hacer muchas cosas bonitas.

10.- Piensa y organiza una próxima escapada, hará que todo sea mucho más fácil.

Por último la doctora explica que después de las vacaciones, lo más importante es tratar de estar alegre y ser positivo. Hacer todo lo posible por disfrutar del trabajo y de tu vida.

La importancia de una sonrisa

Defiende Navarro que tan importante es huir de los pensamientos negativos, y de encadenarlos, como intentar ir, desde primera hora de la mañana, con una sonrisa.

Y como dice un conocido eslogan primero sonríe y luego busca el motivo.

Una simple sonrisa, apunta, no solo abre puertas y es contagiosa, sino que también “engaña “ al cerebro.

“Si sonreímos, el cerebro interpreta que estamos bien y entonces empieza a segregar neurotransmisores y sustancias, y eso provoca un círculo que hace que te sientas mejor”.

“Esto se puede comprobar por uno mismo. Si te propones sonreír todo un día comprobarás que te sientes mucho mejor. Es increíble cómo funciona y si fuéramos conscientes de ello no llevaríamos esas caras que llevamos por la calle y en el trabajo”.

“Hay un truco que es imaginar que uno viste una camiseta con una sonrisa, y ya solo pensar en esa imagen ayuda a sonreír”.

Finalmente la doctora recuerda que somos unos privilegiados con nuestro síndrome postvacacional. Hay muchas personas que ni siquiera lo padecen porque no pueden disfrutar de las vacaciones o porque simplemente están en paro.

Más datos

Un 37% de los trabajadores en España sufre o sufrirá síndrome postvacacional. La cifra supone  4 puntos porcentuales más que el año anterior, cuando se situaba en el 33%.

Los datos corresponden a una encuesta realizada a 1.000 personas en España por Adecco, líder mundial en gestión de recursos humanos.

síndrome postavacional
Infografía de Adecco
  • Una parte importante del 63% restante, aunque no padecerá la depresión, sí experimentará cuadros de fatiga y estrés vinculados a la correcta inadaptación al trabajo.
  • Este síndrome es característico de los países en los que es habitual que los trabajadores disfruten de largos periodos vacacionales, como es el caso de España, donde el grueso del descanso anual se concentra fundamentalmente en los meses de verano.
  • Los más propensos son los trabajadores que tienen menor tolerancia a la frustración, los menos resilientes, los que disfrutan de unas largas vacaciones y los que vuelven a un entorno laboral hostil.
  • En cuanto a la duración, los casos más leves reflejan dificultades durante 2 o 3 días. Sin embargo, es habitual que los síntomas se alarguen hasta las dos semanas. Los casos más extremos podrían durar meses.

Te puede interesar:

 

(3 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies