Inicio / Enfermedades / Semana sin humo

Semana sin humo

Inténtalo, consíguelo y compártelo es el eslogan con el que la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) promueve la XIV Semana Sin Humo; siete días repletos de ayuda y terapia para dejar de fumar coincidiendo con el Día Mundial sin Tabaco que se celebra el 31 de mayo. 60.000 muertes al año en España lo justifican

Semana sin humo
EPA/ANA-MPA/Simela Pantzartzi

Lo tenemos como objetivo, sabemos que no hay escapatoria, de hecho, por cuarto año consecutivo ha aumentado el porcentaje de españoles que intenta dejar de fumar. Así lo refleja la encuesta realizada por la semFYC a más de 8.000 ciudadanos.

El apartado dirigido a los fumadores confirma que más del 60% desea dejar el tabaco y el 40% ha hecho un intento de dejarlo en el último año. Sólo un 2,8% respondió no tener intención de abandonarlo nunca.

Concienciar y apoyar activamente en la lucha contra el tabaquismo es uno de los fines con los que arranca la XIV Semana Sin Humo en la que participan centros de salud de toda España.

Semana sin humo
EPA/KEYSTONE/Olivier Born

En ellos se ofrecerá información para entregar a sus pacientes (consejos para dejar de fumar y sobre el tabaquismo pasivo) material divulgativo y la posibilidad de acceder a terapias a quienes deseen dejar de fumar ayudados por los profesionales del primer nivel asistencial. Unos 20.000 médicos de familia y enfermeros de toda España realizan tratamientos de deshabituación.

“Los médicos de Atención Primaria y los enfermeros de los centros de salud tenemos dos objetivos: dar consejo antitabaco y ofrecer tratamiento para deshabituación a los que deciden dejar de fumar y piden ayuda”.

“Los médicos de familia están en las mejores condiciones para lograr este beneficio ya que el 70% de los fumadores pasan por la consulta cada año; una cifra que asciende al 95% al cabo de tres años”, asegura el doctor Josep Basora, presidente de la semFYC.

XIV Semana Sin Humo

Esta iniciativa ha sido reconocida de interés sanitario por el Ministerio de Sanidad y Consumo y tiene como objetivos principales:

  • Demostrar a las administraciones públicas la gran aceptación de la ley por parte de la sociedad y el retroceso que significaría su modificación en materia de salud pública.
  • Sensibilizar a la sociedad y a las administraciones de la importancia de seguir avanzando en las normativas para evitar que nuestros adolescentes se inicien en el consumo.
  • Informar a los fumadores de los beneficios que tiene para la salud el abandono del tabaco y ofrecer tratamientos de deshabituación en todos los centros de salud.
  • Implicar a los médicos de familia y profesionales de enfermería de los centros participantes para que inicien entre cinco y diez tratamientos de deshabituación con motivo de la XIV Semana sin Humo.
  • Coordinar a unos 20.000 médicos de familia y enfermeros de centros de salud de todo el estado para que realicen tratamientos de deshabituación.

Día D

Siempre hay excusas y nunca parece el momento apropiado para dejar de fumar por lo que los médicos aconsejan al paciente que se marque una fecha, un día D a partir del cual deje por completo el tabaco. Aunque lo intuya es preciso advertirle que las primeras semanas van a ser las más duras.

Cuando experimente la necesidad de fumar, los especialistas recomiendan cambiar de actividad y recordar la razón que le llevó a dar ese paso.

Cuando vienen las ganas de fumar una alternativa al tabaco para esos momentos puede ser, por ejemplo, llevar y beber una botellita de agua.

En general se deben evitar situaciones de riesgo que pongan al ex fumador en contacto con el tabaco o con fumadores. En ese sentido, lo aconsejable es que el ex fumador organice su vida modificando aquellas partes de su rutina que suponen un riesgo.

Tabaquismo en adolescentes y efectos por género

La encuesta de semFYC ha puesto especial atención al consumo de tabaco en los más jóvenes y las razones por las que se inician en el tabaquismo.

Semana sin humo
EFE/EPA/Sergey Dolzhenko

Entre ellos, figura que los amigos fumen (94.4%), y los aditivos que los fabricantes incorporan al tabaco (82%).

La realidad es que a la población general cada vez le importuna más el humo del tabaco. El 66% lo considera molesto o muy molesto. Con respecto a los efectos del consumo de tabaco también se preguntó sobre si creen que existe alguna diferencia por sexos. La mayoría de los encuestados (75%) desconoce que los efectos de su consumo son mayores en la mujer y solo un 20% manifestó que los daños son mayores en las féminas.

“La realidad es que el tabaco es más perjudicial en ellas que en ellos. De hecho las mujeres necesitan menos años y cigarrillos para que se produzcan daños en su organismo”, asegura el doctor Plácido Gascó, coordinador de la XIV Semana Sin Humo y miembro del Grupo de Abordaje del tabaquismo (GAT) de semFYC.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…