Inicio / Actualidad / La sanidad pública financiará un segundo fármaco para dejar de fumar

La sanidad pública financiará un segundo fármaco para dejar de fumar

La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha anunciado que desde el próximo 1 de enero el Sistema Nacional de Salud comenzará a financiar bupropion para dejar de fumar, que se sumará a la vareniclina (de marca comercial, Champix) en las prestaciones de la sanidad pública para combatir el tabaquismo

La sanidad pública financiará un segundo fármaco para dejar de fumar
El secretario general de Sanidad y Consumo, Faustino Blanco, junto a la secretaria del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT), Leire Gaztelurrutia, la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social en funciones, María Luisa Carcedo, y el presidente del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo, Andrés Zamorano Tapia, este jueves, durante la reunión que han mantenido para tratar la prevención del tabaquismo. EFE/Ballesteros

Carcedo hizo ayer este anuncio tras reunirse con el presidente del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo, Andrés Zamorano. La ministra recordó que estos medicamentos pueden beneficiar a alrededor de 83.800 personas con un impacto presupuestario estimado de 7,9 millones de euros el primer año.

Ambos fármacos se incluirán en la prestación farmacéutica, tras el acuerdo alcanzado en la Comisión Interministerial de Precios y la resolución del Ministerio, manifestó Carcedo, quien insistió en que cada año se contabilizan una media de 51.870 muertes prematuras atribuibles al tabaco.

El tabaquismo “es un problema de salud pública y supone la principal causa de enfermedad y de muerte prematura evitable en España”, dijo la titular de Sanidad, quien ha reclamado el “cumplimiento estricto” de las leyes vigentes antitabaco.

Carcedo detalló que el coste diario del tratamiento será de unos 2,19 euros por persona en el caso de la vareniclina y de 0,66 euros en el del bupropion, con lo que una persona con una aportación farmacéutica del 40 % aportaría 0,87 euros al día con el primer fármaco y 0,26 con el segundo.

fármacos dejar de fumar
Fumar está detrás de al menos 25 enfermedades corporales y, casi seguro, destruyendo la paz familiar. EFE / Jeon Heon-Kyun

El tratamiento se prologa durante 12 semanas y la prescripción se efectúa por un mes, tras el que se valora su efectividad antes de emitir la siguiente receta.

Será en la atención primaria donde se defina qué profesionales médicos se van a encargar de esta prestación que la sanidad pública financiará una vez al año bajo receta electrónica a pacientes que estén incluidos en algún programa de apoyo individual o grupal y cumplan los criterios establecidos.

Estos son: tener motivación expresa de dejar de fumar constatable con al menos un intento en el último año, fumar diez o más cigarrillos al día y tener un alto nivel de dependencia.

Zamorano, que calificó de “hito histórico” la incorporación de estos dos fármacos al Sistema Nacional de Salud, ha precisado que el bupropion ya era financiado por la sanidad pública con “un nombre comercial que tiene una indicación de depresión mayor”.

“Lo sacaron para dejar de fumar, luego vieron que era también efectivo para la depresión y lo dejaron con indicación en ficha técnica para esto”, insistió el presidente del CNPT, al señalar que los médicos no pueden prescribir fármacos para algo diferente a lo que ponga en su ficha técnica.

Añadió que, aunque su eficacia está probada, “su mecanismo de acción es más desconocido” que el de la vareniclina, aunque “parece que produce algún aumento de alguna sustancias cerebrales que hacen que disminuya el denominado efecto recompensa y las ganas de fumar”.

Sobre la vareniclina, Zamorano manifestó que es un fármaco que bloquea los receptores que tiene el cerebro para la nicotina y actúa de dos formas: cuando se fuma, la primera semana de tratamiento (en la que está permitido) disminuye el efecto recompensa, y “a la vez, al unirse a los receptores reduce el síndrome de abstinencia”.

Dijo también que sus tasas de éxito, cifradas en un 35 % de abandono, son muy similares, mientras que la secretaria del Comité, Leyre Gaztelurrutia, explicó que el bupropion tiene más contra indicaciones que la vareniclina, que “es un fármaco mas amable”.

Por otra parte, la ministra señaló que durante el encuentro con el Comité se analizó la capacidad de actuación ante los anuncios de “vapeadores” y declaró que “la publicidad sobre productos del tabaco está contemplada en la ley del 2005, por lo que habría que modificar las normas para regular el consumo de estos productos en el ámbito público”.

(No Ratings Yet)
Cargando…