Inicio / Psicología y bienestar / “Nos preocupamos por la salud cuando vemos que se deteriora”

“Nos preocupamos por la salud cuando vemos que se deteriora”

Los nuevos estilos de vida y las preguntas sobre prevención que no dejamos de hacernos son dos de los grandes pilares de la divulgación sanitaria. “Vivir bien” es una nueva serie de libros, impulsada por Ramón Sánchez-Ocaña, que ayuda a afrontar la salud para obtener el máximo bienestar.

“Nos preocupamos por la salud cuando vemos que se deteriora”
EFE/Arshad Arbab

Somos víctimas de los grandes problemas de salud que preocupan a la sociedad. EFEsalud ha hablado con Ramón Sánchez-Ocaña, experto divulgador de salud y promotor de la colección “Vivir bien”, compuesta por libros muy prácticos que tratan temas de salud desde el rigor, pero con un lenguaje claro y asequible.

¿Cuáles son los nuevos estilos de vida?

Cada vez hay un interés mayor por la salud. Se nota mucho en la alimentación; nos importa más que sea más sana a que sea más cara. Este es un aspecto que nos inquieta mucho más de lo que sucedía hace muy poco tiempo. Hay una preocupación en exceso por la línea y se nos están imponiendo unos modelos demasiado esqueléticos.

La autoestima de la gran mayoría de la población está yéndose a pique queriendo que todos seamos modelos de pasarela. “Creo que tres o cuatro kilos de más no suponen un problema para la salud, sino que es simplemente un ligero sobrepeso”.

El problema reside en confundir estética con salud.

Ramón Sánchez-Ocaña
Ramón Sánchez-Ocaña/ Foto cedida por Argumentaria

Otro de los problemas está en los jóvenes, ya que estos no perciben los riesgos y se creen inmortales. Lo que ocurre es que nos vamos preocupando de la salud cuando vemos que se va deteriorando. No nos damos cuenta de que los problemas de salud que sufrimos en la tercera edad se fraguan en la adolescencia o en la juventud.

¿Cómo está la divulgación en temas de salud?

Está mejorando a pasos agigantados porque se ha profesionalizado y esto antes no ocurría. Antes, los que se ocupaban de temas de salud, eran médicos directamente y no había una excesiva divulgación de este ámbito. Cada vez, esta tarea se ha profesionalizado más y ahora los medios de comunicación dedican más tiempo y más espacio a los aspectos sanitarios y de bienestar.

Hay que darse cuenta de que son temas de gran interés para la población. “Lo que tenemos más cerca es lo que más nos interesa y más cerca que nosotros mismos no hay nada”.

¿Cuáles son los mayores problemas actuales de salud? 

Los que se derivan de las enfermedades degenerativas. “Vivimos muchos más años, ya que la sociedad actual ha conseguido que sea normal vivir 80 años. De hecho, hace muy poco tiempo no se pasaba de 60.

Estamos llegando a una gran longevidad, aunque con el riesgo del deterioro de todas las funciones cognitivas, es decir, uno de los problemas de salud pública que vamos a tener que vivir todos es el incremento de las enfermedades degenerativas mentales como el alzhéimer y el párkinson, aparte de las enfermedades degenerativas celulares, como puede ser el cáncer.

¿Cuál es el objetivo de la colección “Vivir bien”?

El objetivo es ofrecer al lector una colección de libros muy legibles y muy divulgativos de temas que pueden tener una cierta complejidad y que le dé la información suficiente, amplia, válida y práctica de un problema que le puede afectar. La prueba de ello es que esta colección comienza con el colesterol y sigue con el dolor de espalda.

Es una colección de temas que pueden parecer complicados y que se ponen al alcance de todo aquel al que le preocupe de la manera más sencilla posible.

Vivir sin colesterol

Corazón gigante de colores a los pies de un edificio
EFE/Bernardo Rodríguez

No hay más que ver la cantidad de anuncios que hay acerca de reducir el colesterol para darnos cuenta del alcance que este problema tiene en la sociedad. Lo primero que deberíamos es saber nuestro nivel de colesterol y, a partir de ahí, tomar las medidas necesarias.

También es necesario saber que el colesterol elevado es un gran riesgo de sufrir problemas tan graves como puede ser hemorragia cerebral o infarto.

“El colesterol nos puede atascar las tuberías básicas de nuestro funcionamiento”.

El problema es que nosotros descubrimos que tenemos el colesterol alto cuando nos hacemos un análisis rutinario. Por encima de 250 ya es un nivel por el que hay que empezar a preocuparse. La única forma de controlarlo es con una dieta adecuada, con supresión de grasas saturadas y ejercicio físico. Si después de un tiempo no se ha reducido y se ve que hay un gran riesgo por alguna razón, el médico seguramente recetará algún medicamento.

El colesterol es tan importante que ha habido hasta 13 premios nobel por haber investigado sobre él y que, cada vez, adquiere más importancia porque las enfermedades cardiovasculares están siendo una auténtica epidemia, aunque es cierto que se trata de una epidemia de la conducta, salvo si se trata de una cuestión genética.

El corazón es mucho menos vulnerable de lo que pensamos. Es un órgano muy fuerte, pero somos nosotros los que lo machacamos.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies