Inicio / Actualidad / Uno de cada siete adolescentes padece un trastorno mental diagnosticado

Uno de cada siete adolescentes padece un trastorno mental diagnosticado

Por primera vez en su historia, el Estado Mundial de la Infancia, el estudio más importante y extenso que realiza las Naciones Unidas sobre la infancia, se dedica en exclusiva a la salud mental. El informe revela que uno de cada siete jóvenes en el mundo padece un trastorno mental diagnosticado y que el suicidio es ya la quinta causa de muerte entre este grupo de edad

adolescentes trastorno mental
La población infantojuvenil es especialmente vulnerable ante situaciones de crisis, como ha ocurrido con la pandemia. EFE/ Enric Fontcuberta

La pandemia ha tenido un impacto demoledor sobre la salud mental de los más jóvenes, algo que ya venían advirtiendo los expertos en los últimos meses y que ahora se confirma tras conocerse los resultados del Informe Estado Mundial de la Infancia 2021 de Unicef, en vísperas del Día Mundial de la Salud Mental, 10 de octubre.

El informe revela que uno de cada siete adolescentes en el mundo entre los 10 y los 19 años (el 13 %) tiene un trastorno mental diagnosticado.

La ansiedad y la depresión representan alrededor del 40 por ciento de estos trastornos.

Los demás incluyen el trastorno por déficit de atención/hiperactividad, el trastorno de la conducta, la discapacidad intelectual, el trastorno bipolar, los trastornos alimentarios, el autismo, la esquizofrenia y un grupo de trastornos de la personalidad.

Otro dato que arroja el estudio es que cada año 45.800 adolescentes se suicidan, siendo esta una de las cinco principales causas de muerte para este grupo de edad.

Pero a pesar de la demanda generalizada para obtener respuestas que promuevan, protejan y cuiden la salud mental de los niños, la inversión sigue siendo insignificante.

De hecho, los gobiernos del mundo dedican de media a la salud mental tan sólo un 2 % de sus presupuestos de salud.

La punta del iceberg

El informe revela que incluso antes de la pandemia, la infancia y la juventud ya sufrían problemas de salud mental sin que se hicieran las inversiones necesarias para solucionarlos.

De acuerdo con la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Force, “puede que la pandemia haya servido solamente para mostrar la punta del iceberg de la salud mental”.

“Un iceberg que hemos estado pasando por alto durante demasiado tiempo y, a menos que actuemos, seguirá generando resultados desastrosos para los niños y las sociedades mucho después de que la pandemia haya terminado”, añade la directora ejecutiva de Unicef.

confinamiento enfermedades raras
El informe revela que ya antes de la pandemia los menores sufrían problemas de salud mental. EFE/ Eliseo Trigo

La salud mental de los niños y niñas en España

La pandemia también ha impactado en la salud mental de los niños y adolescentes que viven en España.

Según los primeros resultados de una encuesta internacional realizada por UNICEF y Gallup entre niños y adultos de 21 países, el 58,3 % de los jóvenes españoles de entre 15 y 24 años reconocen sentirse preocupados, nerviosos o ansiosos “a menudo”.

Además, el 11,5 % de dichos jóvenes asegura que están deprimidos o tienen poco interés en hacer cosas “a menudo”.

El estudio señala que es necesario poner el foco en los grupos de jóvenes más vulnerables, como quienes ya tenían algún problema de salud mental previamente, las víctimas de violencia, los que han sufrido aislamiento o los que están en riesgo de pobreza infantil.

Llamamiento urgente de Unicef a la protección de la salud mental de los jóvenes

Una mezcla de genética, experiencias personales y factores ambientales, entre ellos, las emergencias sanitarias como la covid-19, conforman la salud mental de los niños e influyen en ella a lo largo de toda su vida, tal y como señala el informe.

Aunque los factores de protección, como la presencia de cuidadores afectuosos, entornos escolares seguros y relaciones positivas con los compañeros, pueden reducir el riesgo de padecer problemas de salud mental, Unicef advierte de la presencia de importantes obstáculos.

La estigmatización y la falta de financiación impiden a demasiados niños y niñas gozar de una salud mental positiva o acceder al apoyo que necesitan.

En este contexto, la organización hace un llamamiento a la protección urgente de la salud mental de las nuevas generaciones y pide que las sociedades rompan el silencio que rodea a la salud mental, aborden el estigma, promuevan la comprensión y se tomen en serio las experiencias de los niños y los jóvenes.

(1 votes, average: 4,00 out of 5)
Cargando…