Inicio / Portada España / Salud a partir de los 50

Salud a partir de los 50

La salud en el entorno de los 50 años presenta rasgos nuevos que conviene conocer y gestionar correctamente. ¿Es inevitable engordar? ¿Debo ir al médico sin tener molestias? ¿Cómo hay que cuidarse? Los expertos del blog “Salud y prevención” nos ofrecen información y consejos en un nuevo post

Salud a partir de los 50

Felices a partir de los 50

En España hay 17 millones de mujeres y hombres que han pasado los 50. A partir de esa edad, las hormonas provocan cambios en nuestro cuerpo y surgen las primeras dudas: ¿Es inevitable engordar con la edad?, ¿debo ir al médico sin tener molestias?, ¿la dieta influye en la testosterona? Un estilo de vida saludable y unos consejos nos pueden servir para que nuestra vida sufra lo menos posible estos cambios e incluso aprender a cuidarnos mejor.

Apuntamos los pasos que debemos seguir para estar mejor y evitar la aparición de nuevas enfermedades a través de la prevención. La clave para estar más sanos y más felices la tenemos en nuestra mano.

Siempre debemos estar pendientes de nuestra salud, pero aún más a partir de los cincuenta. Conocer los cambios físicos y emocionales que se producen en nuestro cuerpo con el fin de actuar a tiempo y hacernos las revisiones necesarias invita a no saltarnos ninguna cita médica, a pesar de lo poco que nos guste ir al médico. Hacemos un recorrido por las principales estaciones en las que debemos parar para hacernos una revisión, sin excusas. Y recuerda, a cualquier edad, es mejor prevenir que curar.

Las hormonas que nos engordan

En torno a los 50 años, las mujeres comienzan con la menopausia, que se atribuye a una fuerte caída en la producción de estrógenos, la principal hormona sexual femenina y que, además de acabar con la menstruación, provoca otros síntomas, como el incremento de la grasa corporal (el 75% de las mujeres suele aumentar entre 5 y 10 kilos), sudores, palpitaciones y diversos cambios emocionales.

En los hombres la mediana edad llega también con una serie de cambios físicos: se empieza a acumular más grasa corporal, se pierde fuerza y energía, y disminuye el deseo sexual. Estos cambios, en muchos casos similares a los que sufren las mujeres en la menopausia, se han atribuido tradicionalmente a la caída en la producción de testosterona, la principal hormona sexual masculina.

Es recomendable incluir en la dieta a partir de los 50 años, los antioxidantes (el chocolate negro, elte, vino, zumos), el calcio (lácteos, mejor fermentados), la vitamina B, la fibra y el zinc, presente en las legumbres, los mariscos y las carnes.

Hay que tener también especial cuidado en la ingesta de calcio para evitar la osteoporosis, aconsejándose tomar entre 4 y 5 raciones de lácteos al día (una ración=1 vaso de leche o 2 yogures o 50 gr de queso curado o 125 gr de queso fresco).

Otras opciones de alimentos ricos en este mineral son: almendras, avellanas, semillas de sésamo, de amapola y de chía, soja, pescaditos con espina, fruta desecada, legumbres, etc.

La vitamina D que encontramos en pescados azules, la yema de huevo o en los lácteos junto con una exposición diaria a la luz solar nos ayudará a la buena asimilación de este mineral.

Además, es importante no olvidar hacer ejercicio cada semana, beber agua abundantemente, reducir la sal en las comidas y vigilar el consumo de grasas buenas que aportan muchas calorías a nuestra dieta.

¿Por qué me cuesta conciliar el sueño?

Las alteraciones del sueño son frecuentes en los adultos a partir de los cincuenta. Son frecuentes los malos hábitos para dormir debido a horarios irregulares para acostarse y levantarse permaneciendo en la cama sin dormir, el exceso de siestas a diferentes horas del día. Aunque también hay que tener en cuenta que tendemos a acostarnos más pronto y que nuestra necesidad de sueño es menor.

Es importante evitar el exceso de sueño diurno, así como procurar evitar las cenas muy abundantes, los aparatos electrónicos en la habitación y mantener un horario fijo.

Otro factor a tener en cuenta. La hipertensión arterial

La hipertensión arterial en personas mayores de 50 años es uno de los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares como el infarto agudo de miocardio y el ictus, enfermedades que constituyen la primera causa de mortalidad en nuestra sociedad.

Actualmente, los fármacos son eficaces en la inmensa mayoría de los pacientes hipertensos que responden al tratamiento. Sólo alrededor de un 5% persisten con cifras de presión arterial mal controladas pese a un tratamiento pleno con varios fármacos.

Para prevenir y controlar la presión arterial alta es importante, es importante mantener un peso normal, hacer ejercicio todos los días, mantener una dieta sana y moderar el consumo de sal y alcohol.

Prevenir más que curar. Los chequeos a partir de los 50.

Quien no se ha preguntado alguna vez cuándo ir al médico. En los últimos años se ha producido un importante cambio en nuestra forma de vivir, porque ya no se trata solo de si estamos enfermos o no, sino de cómo podemos manejar mejor muestra salud. Se trata de prevenir la aparición de nuevas enfermedades y mantenernos en el mejor estado de forma posible.

Más que chequeos periódicos los médicos suelen recomendar revisiones concretas en función de los problemas más comunes que van afectando a las personas según la edad, el historial clínico y las herencias genéticas.

En las mujeres, es conveniente hacer una serie de exámenes partiendo de una revisión clínica normal. También es imprescindible la búsqueda de sangre oculta en heces como medida preventiva contra el cáncer de colon. Y la colonoscopia cada dos años a partir de los 50 si existen antecedentes familiares. Por último, debe vigilarse todo el sistema cardiovascular con placa de tórax, sobre todo entre fumadoras.

Con respecto al cáncer de mama, es conveniente hacerse mamografías anualmente y citologías cada dos o tres años. De cara a la prevención de la osteoporosis, densitometrías entre tres y cinco años después de la aparición de la menopausia

Respecto a las analíticas, estas deben ser más exhaustivas, añadiendo una prueba de screening como la proteína C reactiva ultrasensible, que indica si está sufriendo el endometrio.

En el caso de los hombres, la prioridad está en la próstata y el colon, a partir de los 50 años deben hacerte una revisión anual de próstata y pensar en la conveniencia de hacerse una colonoscopia o tres determinaciones seriadas de sangre en heces. La toma de tensión y el análisis de sangre informarán del colesterol, triglicéridos, transaminasas, glucosa y urea.

En definitiva, muchas de estas enfermedades pueden ser detectables en fases precoces en un chequeo de salud y llegar a ser controlables, tratables y muchas veces curables.

 

Está información ha sido elaborada con la colaboración de Carolina Pérez, especialista en nutrición de la Unidad de Obesidad de Hospital Quirónsalud Torrevieja y Quirónsalud Murcia, la doctora Carina Gimeno, especialista en Nutrición de la Unidad de Obesidad de Hospital Quirónsalud Valencia, el  doctor Gonzalo Pin, especialista de la Unidad del Sueño de Hospital Quirónsalud Valencia, doctora Teresa Lluch, especialista de la Unidad de Trastornos del Sueño de Hospital Quirónsalud Murcia, el doctor Rafael Florenciano, jefe de Cardiología de Hospital Quirónsalud Torrevieja, el doctorRodolfo Díaz Martín, especialista de Ginecología y Obstetricia de Hospital Quirónsalud Torrevieja, la doctora Gemma Ramón, especialista de Medicina General y de Familia y la Unidad de Chequeos de Hospital Quirónsalud Torrevieja y el doctor doctor Antonio Domingo, especialista de la Unidad de Chequeos de Hospital Quirón Valencia

 

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies