Inicio / Coronavirus / Residencias de mayores ¿urge un pacto de Estado?

Residencias de mayores ¿urge un pacto de Estado?

Nadie quiere que se vuelva a repetir la situación vivida en las residencias de mayores por la COVID-19. Se contiene la respiración porque se teme la vuelta al cole de los nietos, y lo que ello implica en expansión de contagios, más el pico que pueda avecinarse en otoño, confluyendo con la gripe y la neumonía neumocócica

residencia mayores pacto de Estado

Desde el sector defienden un pacto de Estado que homologue la asistencia en todas las comunidades, para que no haya diferencias de atención y tratamiento en función del código postal.

A día de hoy, los contagios han disminuido, las residencias dicen estar mejor preparadas, los traslados a hospitales y pruebas PCR se hacen con mayor celeridad y la cooperación con los departamentos responsables de las CCAA ha mejorado.

Pero hay un déficit en la ratio de cuidadores por ancianos residentes.A ello hay que sumar el hecho de que la mayoría de los empleados son mujeres, muchas con hijos en edad escolar, y pueden verse afectadas por contagios y cuarentenas.

La situación nos la cuenta Jesús Cubero,  secretario general la Asociación del Empresas de Servicios para la Dependencia (AESTE), que agrupa el 20 % de todas las plazas de iniciativa privada de España (Ballesol, Caser, Orpea, Sanitas…) con  58.000 camas residenciales en 400 centros, y  70.000 profesionales.

En entrevista a EFEsalud, Cubero refiere que hay una sensación ahora mismo en los centros de que el virus ataca menos: “No sé  si porque está perdiendo virulencia, porque hay más barreras,  porque estamos mejor preparados..”

El caso, explica, es que el nivel de contagios no es tan grande como podría esperarse y se está controlando bastante.

Lo que sí es cierto, afirma, es que la colaboración con las CCAA es ahora mucho mejor: “Es decir cuando hay que hacer alguna derivación, se lleva a cabo de forma rápida”.

También señala que se está trabajando bien con los PCR  y cualquier diagnóstico, “lo que facilita el cortafuegos cuando hay algún caso de contagio, o de alguna persona con síntomas”.

Cubero apunta, no obstante, al problema que hay para cubrir todas las plazas de personal.

Alude a un trasvase de trabajadores a la sanidad pública, porque la oferta es mejor: “Resulta más atractiva y socialmente está mejor percibido, incluso al mismo nivel salarial”.

Las ratios las fija cada CCAA, “y  todos tienen el mismo derecho a ser bien atendidos vivan donde vivan”.

Residencias mayores: pacto de Estado

Por esos ven con buenos ojos y apoyan la iniciativa de Ciudadanos en favor de un pacto de Estado que renueve el modelo asistencial y homologue criterios en todo el territorio nacional.

“Hay que aprovechar la actual coyuntura para renovar el modelo y la ley de dependencia, aprobada hace 16 años, cuando el grueso de la población mayor no alcanzaba las edades actuales.

La población mayor es hoy más vulnerable que hace dos décadas por su edad y comorbilidades “y necesita una mayor atención sanitaria además de la social”.

En su opinión, el sistema, al final “lo que tiene es una carencia de financiación”.

La semana que viene está prevista una reunión de patronal y sindicatos con el secretario de Estado del ramo para hablar de financiación.

“Hay que subir el salario de los trabajadores y la ratio de atención; si queremos mejorar la calidad de los servicios tiene que haber una mayor financiación, que debe ser contemplada en lo presupuestos generales del Estado.”

Para ahondar en esta misma dirección, la AESTE apoya un pacto de Estado: “Que se sienten todos en la misma mesa con unos objetivos comunes”.

La vuelta al cole

Al citado problema de personal en las residencias se suma la vuelta al cole de los nietos.

Desde AESTE se considera que que esta vuelta al cole debe realizarse con medidas de seguridad que tengan en cuenta a toda la población, porque lo que pase con los más pequeños en los colegios podría tener un cierto impacto en los mayores.

Una de las posibles vías de entrada del coronavirus en los centros es a través de las trabajadoras y trabajadores del sector, muchos de ellos con hijos en edad escolar y que pueden convertirse de manera involuntaria en portadores del mismo.

residencia mayores pacto Estado
FOTO EFE/EPA/STRINGER

“Además hay otro reto derivado de esa vuelta a las aulas y es la posibilidad de que, debido a cuarentenas por contactos de sus hijos, muchas empleadas y empleados no puedan acudir a sus puestos de trabajo”.

Esto puede suponer que falte personal en residencias, centros de día y otros servicios de atención a la dependencia.

También hay que considerar que muchos ancianos conviven con sus nietos en la misma casa.

Residencias mayores: la Fiscalía

Sobre las investigaciones penales abiertas por la Fiscalía para averiguar que sucedió en algunas residencias con su gestión de la pandemia, Cubero afirma la “total colaboración de AESTE”.

“Somos los primeros interesados en que se aclare todo y si hay alguien que no ha actuado correctamente que se sancione y asuma las responsabilidades que tenga que asumir, pero nosotros en ese sentido estamos muy tranquilos porque la gran mayoría, por no decir la totalidad, ha actuado bien”.

En ese sentido,”total tranquilidad”.

Sabemos de las actuaciones “y de las que que se están archivando porque no han encontrado indicios de que haya habido ninguna actuación negligente”.

“Como reflexión de todo lo sucedido lo que tenemos es una gran oportunidad de reinventar el sistema, mejorar lo que no estaba funcionando bien y darle la vuelta a la atención a nuestros mayores, que es evidente que ha sido la población más castigada”.

Los datos

A finales de agosto, y según datos oficiales, las centros sociosanitarios concentraban el 7,4  % de los brotes activos de España con un “suave” incremento de casos.

Este suave incremento, según lo definió el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, se relaciona no solo con las residencias de mayores sino también con centros de personas discapacitadas.

Las infecciones en las residencias están “subiendo progresivamente igual que está subiendo la transmisión en toda España”,  reconoció el experto en rueda de prensa de finales de agosto.

En junio se estimaba que el número de víctimas mortales en las más de 5.000 residencias españolas (pública, privadas y concertadas)  rondaba los 17.000.

El número procede de los datos recogidos por cada CCAA, pero hay que reseñar que la cifra podría ser superior si se tuvieran en cuenta los casos sospechosos pero no diagnosticados, que la mayoría de administraciones regionales no computa.

En la actualidad y según el Instituto Nacional de Estadística, la población mayor de 64 años supera los nueve millones, de los cuales tres millones tienen más de 80 años.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…