Inicio / Blog / Rejuvenecer hasta 10 años con trasplante capilar y retoque facial

Rejuvenecer hasta 10 años con trasplante capilar y retoque facial

Carlos podrías ser tú mismo: un varón en la barrera de los sesenta, con calvicie y arrugas en la frente, ojeras, pómulos caídos, piel flácida con manchas solares y mentón engrosado… este aspecto encaminado hacia la segura vejez puede variar su rumbo vital y rejuvenecer hasta diez años con un trasplante capilar exitoso y un retoque facial minimalista y sorprendente

play Rejuvenecer hasta 10 años con trasplante capilar y retoque facial

Botón contacto de Imema

Tanto el doctor Eduardo López Bran, cirujano especialista en Trasplante Capilar y director médico de la Clínica Imema de Madrid, como la doctora Manuela Gómez Pérez, cirujana responsable de la Unidad de Estética Avanzada y Antiaging, actúan en combinación dermatológica de vanguardia con el objetivo de conseguir una nueva imagen reflejada en el espejo cerebral del paciente: su satisfacción y su bienestar.

Carlos R. es piloto de una gran compañía aérea a punto de cumplir 60 larguísimas idas y venidas por todo el mundo. Decidió cambiar su imagen de comandante veterano por otra de comandante posmoderno, donde la corona de su cabeza no parezca una pista de aterrizaje y su cara no luzca una maraña de aeronaves olvidadas junto a un hangar aeroportuario.

Evolución trasplante capilar Carlos Ruza-efe

A más pelo más juventud física… y emocional

Hace poco más de siete meses Carlos entró en el quirófano Imema acompañado del doctor López Bran y de su famoso y experimentado equipo de enfermeras. Allí les esperaba, impertérrito, el robot humanoide Artas, un ser tecnológico enamorado sin límites de sus ansiados bulbos pilosos.

Ahora, Carlos se mira en el espejo y sonríe feliz al comprobar que la siembra de pelos ha germinado en un suelo antes yermo, casi un desierto.

El doctor Eduardo López Bran-efePara el Dr. López Bran ha sido un enorme reto personal y profesional, puesto que el trasplante capilar de su paciente venía precedido de unas condiciones fisiológicas extremadamente difíciles.

Es uno de los trasplantes de los que me siento realmente orgulloso… Carlos tiene un pelo muy finito y escasamente pigmentado; y, además, su cuero cabelludo está adelgazado. Es como si quisieras trasplantar árboles de apariencia grácil en un terreno de espesor rácano y nutrientes empobrecidos; y, para más inri, al que apenas llega agua”, compara.

Carlos, paciente de Clínica IMEMA.“A pesar de estos mimbres, Carlos, que ha ejecutado a la perfección todas las indicaciones médicas previas antes del trasplante y ha seguido al pie de la letra todas las instrucciones postrasplante, como buen piloto aéreo, ya tiene una buena mata de pelo en su cabeza”, señala.

“Más aún si tenemos en cuenta que Carlos tomó la decisión de hacerse un trasplante siendo consciente de que su pelo de la zona dadora no era grueso, ni fuerte, ni pigmentado, lo que habría asegurado un resultado mucho más espectacular”, añade.

“Su rejuvenecimiento y satisfacción personal le van a llevar, sin duda, a pilotar su vida con un mayor optimismo”, concluye el el Dr. Eduardo López Bran, un médico gallego nacido en la muy noble y leal ciudad de Lugo; acostumbrado, por tanto, al verde frondoso de la esperanza.

Y otros cinco años menos con un “estupendo” tratamiento facial

Un adjetivo frugal que califica de forma certera la nueva edad varonil de Carlos. Esta valoración subjetiva se establece siempre que la doctora Manuela Gómez Pérez disminuye con sus retoques las arrugas de la frente y el tamaño y grosor de las ojeras, o devuelve la esbeltez de los pómulos y proyecta las proporciones de antaño del mentón, masculinizándolo con ángulos enérgicos.

Planificación de tratamiento estético facial de un varón de 60 años de edad

“Con el bótox realzamos y embellecemos la mirada. Al infiltrar toxina botulínica en determinados puntos estratégicos de la musculatura provocamos su relajación; a la vez, logramos corregir el exceso de líneas de expresión -arrugas- en la frente o entrecejo y eliminamos las patas de gallo. Obtenemos así un aspecto más juvenil de los ojos y del tercio superior de nuestro rostro”, explica.

“Es fundamental dejar en el pasado la expresividad de persona enfadada para que nos vean relajados, naturales”, subraya.

“El tratamiento contra las ojeras irá encaminado hacia revitalizar la piel del contorno de los ojos, reafirmando y mejorando su elasticidad al tiempo que corregimos la coloración y profundidad del surco nasolagrimal. En 18 meses conseguiremos unos resultados que no dejarán a nadie indiferente”, resalta.

Con la bioplastia facial se restaurarán la armonía y los volúmenes del rostro de Carlos, disminuidos en gran medida por el paso de los años.La doctora Manuela Gómez Pérez

“Analizamos las pérdidas o modificaciones que se producen en los compartimentos grasos de la cara. Con productos biocompatibles y reabsorbibles, como el ácido hialurónico y la carboximetilcelulosa, recuperamos las proporciones fisiológicas del rostro sin alterar las facciones naturales”, asegura.

“De esta manera se consigue un aspecto rejuvenecido, sin artificios“, destaca.

Esta técnica novedosa corrige sienes, mejillas y pómulos hundidos o la pérdida de definición del óvalo facial; también se consigue la corrección del mentón y la rinomodelación (pequeñas modificaciones e imperfecciones de la nariz)… “sin cirugía” y con efecto estiramiento facial inmediato (lifting).

Para finalizar, la doctora Manuela Gómez recalca que la potenciación o la definición de los rasgos masculinos se denomina técnica “mascu-look” (aire masculino, podría señalar fundeu) y es uno de los tratamientos más demandados entre el público varonil… Un deseo que viene de muy lejos y que la poesía de Rubén Darío rocía de nostalgia en la noche de la madrugada:

Más a pesar del tiempo
terco, mi sed de amor no tiene fin;
con el cabello gris, me acerco a los
rosales del jardín…

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro…
y a veces lloro sin querer…
¡Mas es mía el Alba de oro!

(No Ratings Yet)
Cargando…