Inicio / EFE Salud recomienda / Rehabilitarse con TOYRA

Rehabilitarse con TOYRA

Alicia es una chica joven y guapa que sufrió una lesión medular hace unos meses, cuando se cayó de un caballo en una competición de hípica. Hoy le toca terapia ocupacional, y más en concreto el TOYRA, un sistema de realidad virtual que ayuda a rehabilitar sus brazos, manos y dedos mediante juegos que simulan movimientos como coger un tenedor o agarrar un vaso de agua

 

Cuando una persona, bien sea por un accidente, por una intervención quirúrgica o por una enfermedad, sufre una lesión medular, en un primer momento siente que el mundo se le viene encima; pero una vez que ha asumido su estado, y reunido fuerzas para seguir adelante, emprende la rehabilitación.

Nos hemos acercado hasta el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, centro de referencia en España en la rehabilitación integral de la lesión medular.

En este microcosmos, de rampas anchas y ascensores grandes, viven de seis a doce meses personas que han sufrido una lesión medular. Es el periodo de hospitalización, durante el cual, niños, jóvenes, mujeres y hombres, cuentan con el apoyo de médicos, psicólogos, fisioterapeutas o terapeutas ocupacionales.

Humanos y máquinas

Hoy hemos subido a la planta de “Terapia ocupacional”, una sala abierta y con mucha luz en la que los especialistas ayudan a los pacientes con lesiones medulares a entrenar y rehabilitar sus brazos, manos y dedos.

Pero sin duda hay algo que nos llama especialmente la atención: Una pantalla de televisión que parece reproducir un juego informático que se llevan tanto en las vídeoconsolas de tipo “Wii” o “Kinet”.

Nos acercamos. Alicia e Iris nos reciben. Alicia es una chica que llevaba una vida familiar normal hasta hace unos meses, cuando sufrió un accidente: un mal día se cayó de un caballo en una competición de hípica.

Tiene una lesión medular en las cervicales quinta y sexta lo que le obliga, de momento, a tener que utilizar una silla de ruedas el resto de su vida. Una silla de ruedas eléctrica que tiene que aprender a manejar perfectamente.

Los brazos, las manos y los dedos tampoco están como antes. No tienen ni la misma precisión ni fuerza, por lo que Alicia también tiene que aprender a mejorar sus movimientos.

Iris Dimbwadyo es su terapeuta ocupacional y lleva ya algunos meses ayudando a Alicia en su terapia. A las técnicas tradicionales se les ha unido ahora una herramienta novedosa: el TOYRA.

Iris Dimbwadyo comenta los avances terapéuticos de TOYRA. EFE/ GRB

¿Qué es TOYRA?

Alicia está sentada enfrente de un televisor moderno de pantalla plana y en la imagen se ve, por ejemplo, una cocina, de color rojo, amueblada hasta el último detalle y con todos los utensilios propios para comer, en la que un avatar (una representación gráfica del paciente) simula los movimientos de Alicia.

“El TOYRA es un sistema de realidad virtual que tiene como objetivo rehabilitar los miembros superiores afectados para pacientes con lesión medular”, nos cuenta Iris.

A Alicia, la verdadera protagonista, el TOYRA le ha ayudado mucho a mejorar, sobretodo los movimientos de sus brazos, acompañado también con la terapia ocupacional de la fisioterapeuta y las terapeutas ocupacionales:  ” Creo que es un elemento bastante moderno que a la gente joven nos gusta mucho utilizar y sirve para mejorar los movimientos de la vida cotidiana.”

Alicia sufre una lesión cervical alta que provoca que tenga mucha dificultad en mover las manos, los brazos, los dedos…por lo que tiene que mejorar ciertos movimientos que se hacen con los miembros superiores. “Se colocan sensores de movimiento en el brazo, antebrazo, mano y uno también en la cabeza”, afirma la terapeuta ocupacional.

Los ejercicios del TOYRA

Este juego virtual cuenta con una serie de ejercicios y con ellos, Alicia alcanza unos objetivos en su rehabilitación imitando movimientos de la vida diaria. Algunos son más generales para evaluar las capacidades funcionales del paciente y otros imitan situaciones habituales de la vida diaria.

Una cocina amplia y moderna o un dormitorio perfectamente decorado son algunos de los escenarios que permiten practicar acciones como beber, peinarse, comer o limpiarse la cara con una servilleta.

“Se intenta crear un espacio lo más parecido posible al que se encontrarán en la vida real, una actividad que los pacientes una y otra vez en la terapia”, nos cuenta Iris.

El avatar responde a los movimientos del brazo de Alicia.
Un avatar de Alicia practica con los utensilios de la cocina.

 

 

 

 

 

La Plaza Mayor de Madrid es otro de los escenarios en el que se practica la conducción en silla de ruedas eléctrica. Se conecta un mando real de la silla de ruedas de Alicia al sistema del TOYRA. Conducir estas sillas es bastante complicado por lo que con este juego, de una manera diferente y entretenida, se practica su manejo.

En este caso aparece una especie de laberinto en el centro de la Plaza Mayor de Madrid y Alicia tiene que moverse por los pasillos virtuales y llegar hasta el objetivo que es un cilindro de color amarillo.

“Los pasillos del hospital son muy amplios pero cuando llegan a su casa y salen al mundo real todo es distinto. La idea es enseñarles a conducir la silla dentro de unos límites sin rozarse ni golpearse y aprender a esquivar obstáculos, girar o ir marcha atrás”, nos explica Iris.

Alicia nos cuenta cuál es la actividad que más le motiva: “yo creo que el ejercicio que más me motiva es el de la cocina porque es el que más se usa normalmente: coger una cuchara, utilizar el plato, un vaso…es el más útil”.

Ventajas del TOYRA

Este sistema novedoso no pretende sustituir a las terapias tradicionales, de hecho, mientras Alicia práctica con Iris frente al televisor, otros compañeros trabajan actividades manuales y de brazos con otros terapeutas para recuperar sus habilidades motoras a través de la rehabilitación clásica de la fisioterapia.

Iris describe las virtudes de TOYRA. EFE/ GRB

Con esta premisa, Iris nos ofrece algunas ventajas del TOYRA frente a la terapia ocupacional tradicional:

  • Estos sistemas lo primero que nos dan es motivación para la persona que se pone enfrente y juega a un videojuego con una función de rehabilitación. Es un tipo de terapia totalmente distinta a la que podemos tener en la vida real.
  • La repetición de los ejercicios mejora el aprendizaje motor. Puedes repetir las veces que quieras las actividades al mismo tiempo.
  • Además nos da datos objetivos que también es muy importante. Estamos habituados a medir mucho manualmente, con escalas, pero son más subjetivas que objetivas. Esto nos da una herramienta que desde fuera nos dice cuáles son las capacidades funcionales de movimiento que tiene la persona.

Según Fernando Trincado, ingeniero de la Unidad deBiomecánica y Ayudas Técnicas del Hospital Nacional de Parapléjicos,  que trabaja muy de cerca con el TOYRA:

El ingeniero Fernando Trincado define los objetivos de TOYRA. EFE/ GRB

“Uno de los fines que buscamos con este proyecto es que nos aporte datos objetivos, elementos de evaluación de las mejoras en el paciente, aunque sean pequeñas, que de otra manera solo se pueden hacer con la observación y diciendo creo que va mejor. TOYRA refleja exactamente si el paciente ha mejorado un 2%, un 5% o más”

La terapia virtual aporta el “feedback”, es decir, una imagen exacta de cómo se está moviendo el paciente en cada momento.

Trabajar en casa con el TOYRA

La idea futura que persigue esta aplicación es que la realidad virtual se pueda incorporar en las casas de los pacientes y que los terapeutas hagan un seguimiento de su evolución sin que las personas, como Alicia que vive en Santander, tengan que desplazarse hasta su hospital para continuar con esa parte de la rehabilitación.

“Estamos trabajando para incorporar el TOYRA en herramientas como la “Kinet”. Esto permitiría que ese periodo de laguna que hay entre que el paciente se va a su casa después de la hospitalización y empieza con la rehabilitación, puede ir practicando en su domicilio y el terapeuta le siga desde el hospital”, explica Iris.

Le preguntamos a Alicia sobre esta aplicación futura del TOYRA: “Lo veo fenomenal, hay gente que por ejemplo vive en los pueblos y no puede trasladarse a un fisioterapeuta y esto va a ayudar muchísimo a esa gente. Y además desde tu casa no es lo mismo, siempre sacas un rato a cualquier hora para hacer el ejercicio y seguir mejorando”.

Alicia aprende a desenvolverse de nuevo en los hábitos diarios. EFE/ GRB

Esto es el TOYRA, una palabra aún algo desconocida pero que poco a poco va a ir llegando a más y más gente. Porque la motivación, la novedad…al fin y al cabo palabras como “diversión o juego” consiguen que todo aquello difícil se vuelva algo más sencillo.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies