Inicio / Actualidad / La Red TBS reafirma y relanza sus acciones contra la tuberculosis

La Red TBS reafirma y relanza sus acciones contra la tuberculosis

Es la enfermedad que mas muertes ha causado en la historia de la humanidad, pero en la actualidad, en los países más avanzados, la tuberculosis no provoca el temor de patologías como cáncer, alzhéimer, infarto o sida. La Red contra la Tuberculosis y por la Solidaridad (TBS) es consciente de ello, pero en el marco de cada 24 de marzo, Día Mundial de esta dolencia, redobla sus esfuerzos por reivindicar en España un Plan de Prevención y Control, clamar por la gratuidad de los tratamientos y pedir sensibilidad ante un problema de salud vinculado a la pobreza y la injusticia

La Red TBS reafirma y relanza sus acciones contra la tuberculosis
Una muestra detectada de tuberculosis/EFE/Martín Alipaz

La Red TBS, que agrupa a más de cincuenta entidades médicas y sanitarias, celebró el pasado martes en la Organización Médica Colegial (OMC), en Madrid, su séptima Jornada de Actualización en tuberculosis, en vísperas del Día Mundial contra esta enfermedad, 24 de marzo.

Coordinada por el doctor Julio Ancochea, presidente del Comité Científico de la Red TBS, la jornada reivindicó la necesidad de acabar con esta enfermedad que mata en el mundo anualmente a más de un millón y medio de personas. En España hay, anualmente, unos 5.000 casos.

El doctor Ancochea reconoció que el Plan de Prevención y Control en el que trabaja el ministerio de Sanidad avanza “muy despacito”, pero se mostró optimista en que esta actuación llegue a concretarse y ser una realidad en fechas próximas.

El doctor Joan Caylà, coordinador de la Fundación de la Unidad de Investigación en Tuberculosis de Barcelona, informó de que en el entorno europeo occidental, solo Portugal tiene una incidencia mayor que España en tuberculosis.

España tiene el doble que Francia y más que Inglaterra -precisó este especialista-, quien añadió que esta enfermedad afecta sobre todos a las grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia o Sevilla, y está vinculada a la indigencia, la pobreza y la población inmigrante.

“El tratamiento es barato, pero sería relevante que fuera gratuito para todo el mundo, como en el caso del sida y los antirretrovirales”, solicitó Caylà.

La tuberculosis en 2035

Julio Ancochea Bermúdez
Julio Ancochea Bermúdez (presidente del Comité Científico de la Red TBS). Facilitada por TBS

La Organización Mundial de la Salud ha marcado el objetivo de erradicar la tuberculosis en el mundo en 2035.

¿Será posible?, preguntaron los periodistas al doctor Julio Ancochea, quien respondió: “Lo vamos a intentar; nos falta mucho camino”. Y el doctor Caylà completó: “Erradicar es imposible, la estrategia de la OMS aspira al fin de la tuberculosis como problema de salud pública, y que en 2035 la incidencia disminuya un 90 por ciento”.

En esta jornada, que abordó la enfermedad desde los ángulos de la epidemiología, la atención clínica, la investigación, la formación, la comunicación y las acciones sociales, se difundió un mensaje del doctor Masoud Dara, coordinador de la oficina de la OMS de la tuberculosis y otras enfermedades infecciosas.

“La tuberculosis debería haberse erradicado hace tiempo”, dijo este responsable de la OMS, quien informó del aumento de un 13 por ciento de los casos conjuntos de tuberculosis y VIH en los últimos cinco años.

Para este experto, “la tuberculosis resistente (que está en aumento) es el gran reto”, y pidió compromiso político, recursos financieros y humanos para combatirla, así como la implicación de las comunidades científicas.

En el curso de la Jornada, el presidente de la OMC, Serafín Romero, vinculó la tuberculosis con la contaminación del aire, el hacinamiento, la malnutrición y la pobreza, y también alertó contra la resistencia a los antibióticos y el riesgo de “resurgimiento” de esta patología.

Decálogo para acabar con una enfermedad social

El decálogo de la Red TBS se abre con los siguientes comentarios: “En el mundo mueren por tuberculosis 1.800.000 personas al año. Acostumbramos a creer que la tuberculosis solo acontece en países en vías de desarrollo, y no es así. En España se registran miles de casos cada año”.

“Parece una enfermedad antigua porque ha azotado a la humanidad desde su inicio. Y, aunque tiene cura desde hace más de 60 años, hoy esta patología sigue matando a demasiadas personas: se cobra cada año más víctimas que el sida”.

Conferencia tuberculosis
Insignia para luchar contra la enfermedad en la que se lee “Stop a la tuberculosis”. EFE/Salvatore Di Nolfi

“El reto es lograr aunar una voluntad política común que permita elaborar un plan de eliminación de la tuberculosis que incluya el acceso de toda la población al sistema público de salud, incluso de los inmigrantes en situación administrativa irregular, porque es una cuestión de Salud Pública que puede afectar a cualquiera”.

“En la región europea -prosigue esta introducción- es primordial evitar el aumento de las resistencias a fármacos para incrementar los índices de curación. Debemos actuar rápido para revertir esta amenaza que puede hipotecar nuestro futuro inmediato”.

Diez puntos contra la tuberculosis

  1. La tuberculosis es una enfermedad social con un componente infectocontagioso: es la enfermedad de la injusticia.
  2. Es endémica en los países pobres, una tragedia en los países en desarrollo y fruto de la indiferencia en los países ricos; en especial hacia los sectores menos favorecidos de la sociedad.
  3. Hace más de medio siglo que tiene cura y es necesaria la intervención de la administración pública a través de los líderes político-sanitarios que son quienes deben gestionar este problema.
  4. Es posible e imprescindible acabar con la tuberculosis y eliminar la carga socioeconómica que genera a la sociedad pactando un compromiso político realista y planificado.
  5. Debemos promover una mayor protección social para erradicar las causas que nutren la expansión de la enfermedad. Acabar con la tuberculosis es una inversión que revertirá en beneficio colectivo.
  6. La investigación para  mejorar el diagnóstico y el tratamiento de la tuberculosis debe ser una responsabilidad prioritaria de la industria farmacéutica y un compromiso ético de una sociedad consciente de la importancia de la salud pública.
  7. Se debe mejorar la eficacia en la prevención y en las intervenciones asistenciales en materia de tuberculosis, prestando atención integral a los sectores sociales con carencias y a los colectivos de riesgo.
    tuberculosis
    Informe de la OMS sobre tuberculosis/EFE/Salvatore Di Nolfi
  8. Resulta necesario establecer estrategias realistas para frenar la tuberculosis multirresistente pues aumenta la morbimortalidad de la enfermedad y dificulta su erradicación.
  9. Es fundamental implementar en España un Plan de Prevención y Control de la Tuberculosis que implique y comprometa a todas las Comunidades Autónomas.
  10. La solidaridad es la manera más eficaz para contribuir a solucionar este problema y entre todos podemos lograrlo.

¿Qué es la tuberculosis?

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa causada por el Mycobacterium tuberculosis, un bacilo descubierto por el Dr Kock en 1882, que destruye el tejido pulmonar. Esta enfermedad se transmite de persona a persona, a través del aire, cuando el enfermo transmisor del bacilo (bacilífero), tose, estornuda o escupe.

Se estima que una cuarta parte de la población mundial tiene infección tuberculosa latente, es decir, son personas infectadas por el bacilo, que aún no han enfermado (y puede que no lo hagan nunca) ni pueden transmitir la infección.

Estas personas tienen un riesgo del 10% de desarrollar la enfermedad a lo largo de su vida, aunque “este riesgo es mayor en las personas con un sistema inmunitario dañado, en pacientes que sufren VIH, desnutrición, diabetes o fumadores”, según el doctor Javier García Pérez, neumólogo y coordinador del Área de Tuberculosis y Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), entidad que ha distribuido una nota con motivo de este Día Mundial donde se informa de que España registra más de 4.000 casos anuales.

tuberculosis
EFE/Shou Sheng

La tuberculosis activa se caracteriza por síntomas como la tos, la expectoración (a veces con sangre en el esputo), dolores torácicos, debilidad, pérdida de peso, fiebre y sudores nocturnos, que pueden ser leves durante meses y puede hacer que las personas afectadas tarden en consultar al médico.

Estas personas pueden infectar a entre 10 y 15 personas más a lo largo de un año. De ahí la importancia del diagnóstico precoz y el tratamiento de estos casos.

La tuberculosis tiene cura, mediante un tratamiento consistente en la combinación de varios fármacos que deben tomarse durante seis meses. El cumplimiento terapéutico es un factor clave para que esta enfermedad se cure. Sin embargo, cuando el tratamiento se abandona antes de tiempo, no se supervisa o no se sigue correctamente, la tuberculosis puede convertirse en tuberculosis resistente.

La tuberculosis multirresistente también puede aparecer por un mal uso de los medicamentos antituberculosos debido a una prescripción incorrecta o al hecho de que determinadas cepas del bacilo se hayan hecho resistentes a los tratamientos. Incluso cuando esto ocurre, la tuberculosis se puede tratar, aunque de forma más compleja, con fármacos de segunda línea y con una duración mayor.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies