Inicio / Sanidad / Quienes no tengan tarjeta, pagarán la asistencia sanitaria

Quienes no tengan tarjeta, pagarán la asistencia sanitaria

El Ministerio de Sanidad anula la tarjeta sanitaria de los inmigrantes en situación irregular y de todas aquellos extranjeros que no cotizan a la Seguridad Social en España a partir de septiembre por considerar que no pueden ser beneficiarios del Sistema Nacional de Salud (SNS)

Quienes no tengan tarjeta, pagarán la asistencia sanitaria
La ministra de Sanidad, Ana Mato, informa de las decisiones de su departamento tras un Consejo de Ministros. EFE/ Ballesteros

También pierden su condición de asegurados los españoles que nunca han trabajado y que tengan ingresos superiores a 100.000 euros al año, los denominados “rentistas”.

Ésta es una de las medidas de ahorro urgentes decretadas por el Gobierno el pasado mes de abril para garantizar el futuro de este servicio público en tiempos de crisis económica, sobre el que pesa además una deuda de 16.000 millones de euros.

El departamento que dirige Ana Mato quiere acabar con el “turismo sanitario”, adecuar la normativa a lo establecido por la Unión Europea y ahorrar así unos 1.500 millones de euros al año a la Sanidad pública.

Esto significa que los extranjeros “no registrados ni autorizados como residentes en España” solo tendrán asistencia sanitaria de urgencia por accidente o enfermedad grave y en el embarazo, parto y postparto, a excepción de los menores de 18 años, que recibirán los mismos servicios que el resto de los españoles.

Sanidad se ha comprometido a no dejar sin tratamiento a los enfermos de este colectivo crónicos o graves, aunque la atención la financiará el país de origen si hay convenio de colaboración. Si no existe, el inmigrante será atendido cuando el facultativo determine un riesgo vital.

Pólizas de cobertura sanitaria

Tanto para los extracomunitarios en situación irregular como para los europeos no asegurados, las autoridades sanitarias estudian ofrecerles una póliza si quieren cobertura sanitaria completa, de unos 710,40 euros anuales -59,20 al mes- o de 1.864,8 para los mayores de 65 -155,40 mensuales-.

No existen cifras oficiales sobre las personas que residen en España sin permiso, aunque el cruce del número de extranjeros del Instituto Nacional de Estadística (INE), con aquellos que no figuran en los registros del Ministerio de Empleo, arroja una cifra de ciudadanos “sin papeles” de 459.946 personas.

La mayoría de los extranjeros en situación irregular (306.477) proceden de países de la UE, por lo que si son atendidos en situaciones puntuales se cobrará a sus países de origen, a través de los convenios bilaterales existentes, o tendrán la posibilidad de pagar la citada póliza mensual si desean una cobertura total.

Las restantes personas (153.469) son inmigrantes no comunitarios indocumentados, los más damnificados por esta medida, ya que pertenecen a un colectivo vulnerable y con escasos recursos, y cuyo número puede ser mucho mayor.

Respuesta desigual de las CC.AA.

Por ello, diversas comunidades autónomas han anunciado que seguirán prestando la misma atención a estas personas dentro del ámbito de sus competencias.

Esta postura no incomoda al Ministerio de Sanidad, que ha asegurado que “nadie” se quedará sin cobertura médica, en tanto en cuanto no se les entregue una tarjeta sanitaria a la que no tienen derecho, han informado a Efe fuentes de este departamento.

Algunos facultativos se acogerán a la objeción de conciencia para no obedecer este decreto, una postura avalada por la Organización Médica Colegial. La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria ha creado un registro de objetores al que se han sumado en mes y medio 1.800 profesionales.

(No Ratings Yet)
Cargando…