Inicio / Profesionales / Atención psicosocial para tratar las emociones y superar el cáncer

Atención psicosocial para tratar las emociones y superar el cáncer

“Hay que respirar el miedo y decirle que no nos puede impedir hacer una vida lo más normal posible”. Es el mantra que se repite Raquel Rodríguez todos los días, desde que en julio fue diagnosticada de un cáncer de riñón y desde que la psicooncóloga de Kàlida Sara García se lo enseñó. Aún no ha asumido la enfermedad e incluso le cuesta respirar porque “el aire no circula como debería circular”, pero demuestra que no le falta voluntad: “La enfermedad la tengo y no puedo esconderme debajo del ala”

Atención psicosocial para tratar las emociones y superar el cáncer
EFE/Javier Etxezarreta

“Yo me acojo a todo lo que me ofrezcan”, dice con una sonrisa. Ahora es una de las personas que forma el taller ‘Vivir bien con estrés‘, que imparte García en el nuevo centro de atención psicosocial Kàlida, ubicado dentro del recinto del Hospital de Sant Pau de Barcelona.

Grandes ventanales con vistas a los jardines, colores claros y sillas dispuestas en círculo. En este entorno, por ahora provisional, la psicooncóloga da herramientas para gestionar “la ansiedad y los miedos que genera el cáncer” y los asistentes comparten su experiencia y sus emociones en un ambiente relajado que permite atender tanto al aspecto corporal, a través de la relajación y la meditación, como a los aspectos mentales y sociales.

En julio de 2018 abrirá sus puertas en el Hospital de Sant Pau el primer centro en España inspirado en los centros Maggie’s del Reino Unido, que dan atención psicosocial tanto a los pacientes como a las familias para ofrecer un apoyo emocional que combata la sacudida que supone una enfermedad.

“Kàlida nace para atender a las personas enfermas y a su entorno en los aspectos en los que el hospital no llega”, explica Sara García, que trabaja en el proyecto desde hace un par de años.

“El objetivo es crear un espacio abierto, cálido y acogedor que haga que las personas se sientan como en casa”, añade.

Según Kàlida, sólo 1 de cada 10 catalanes con cáncer recibe atención psicológica: la mayoría sufre trastornos adaptativos y estrés, y las cifras demuestran que las necesidades menos cubiertas son las emocionales.

Cuando el edificio definitivo esté construido, el año que viene, los pacientes encontrarán apoyo práctico, emocional y social, de forma gratuita y abierta, sean o no pacientes del Hospital Sant Pau. “Muchos pacientes tienen que estar aquí a las 7 para hacerse analíticas y no tienen visita con el médico hasta las 10”, explica la psicooncóloga, que insiste en que el objetivo es “acogerlos sobre todo en las horas muertas que tienen en el hospital”.

Atención psicosocial: primeros pasos de Kàlida

Aunque sin instalaciones definitivas, Kàlida ya ha empezado a poner en marcha los primeros talleres y grupos de apoyo emocional, en los que han participado cerca de 900 personas, y una vez inaugurado el centro prevé atender, durante su segundo año de funcionamiento, hasta 7.000 visitas.

Pero todos los miembros de Kàlida insisten en que el pilar fundamental de la fundación es el voluntariado. Ya han pasado más de 10 años desde que un grupo de personas, animadas por Rosy Williams, que conoció personalmente los centros Maggie’s, se reunían los martes en torno a un plato de sopa en casa de Rosy para impulsar el proyecto. “¿Por qué no un centro como Maggie’s en Barcelona?”, se preguntó Williams.

atención psicosocial hospital sant pau
Vista del Hospital de la Santa Creu y Sant Pau de Barcelona. EFE/Andreu Dalmau

Marc Tintoré también asistía a las comidas. Es interiorista y vio en el proyecto una oportunidad de conjugar la parte emocional con la profesional. Ahora solo tiene un deseo: “Quiero sentarme en el edificio acabado, mirar y disfrutar del espacio, ver cómo entra la gente con cara de miedo y como algún profesional se le acerca para atenderlo”.

De todas esas comidas alrededor de un plato de sopa, nació un proyecto en el que ahora Raquel ha encontrado acogida. “El cáncer te enfrenta, te pone al límite y te lo mueve todo: lo que has sido, lo que has querido y lo que has pensado”, explica Raquel, que agradece que Sara le haya enseñado a ser “consciente de la enfermedad, pero haciéndole frente al miedo”.

El nuevo espacio, diseñado por Benedetta Tagliabue e impulsado por la Fundación Nou Cims y la Fundación Privada del Hospital de Sant Pau, pretende ampliarse a otros centros hospitalarios en un futuro. “Estoy convencido que cuando esto esté encarrilado se hará en otro hospital o haremos sopas para otro proyecto”, asegura Tintoré. “Las sopas siempre seguirán”, sonríe.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies