Inicio / Blog / Pruebas a la mujer embarazada en el segundo trimestre

Pruebas a la mujer embarazada en el segundo trimestre

play Pruebas a la mujer embarazada en el segundo trimestre

La enfermera especialista en obstetricia y ginecología, Rosabel Molina Olías, matrona en el Hospital de El Escorial de Madrid, explica las pruebas de control y diagnóstico que se piden a la mujer embarazada durante el segundo trimestre, en especial el test de O’ Sullivan, para detectar diabetes gestacional, y una ecografía con el fin de conocer al detalle la fisiología completa del feto y, “si se deja ver”, el sexo del bebé.

“Y, al igual que en el primer trimestre del embarazo, se harán pruebas completas de analítica sanguínea y de orina, en las que se estudiarán, otra vez, si aparecen valores indicativos de anemia, de colesterol y triglicéridos -malos para el corazón-, azúcar y proteínas en orina”, relaciona de forma sucinta la matrona.

El test de O’ Sullivan, en busca de la diabetes

La prueba más relevante de este trimestre el test de O´Sullivan, de la que seguro habéis oído hablar y que se realiza entre las semanas 24 y 28 de embarazo. Se trata de un cribado -screening- para averiguar si la mujer padece diabetes gestacional.

“Se realiza dando a beber a la mujer 50 gramos de glucosa oral y realizando después unas valoraciones del azúcar en sangre. Si alguno de los valores analizados saliera alterado se repetiría la prueba, esta vez con una sobrecarga oral de glucosa con 100 gramos. Así se diagnostica definitivamente la diabetes gestacional”, explica la matrona.

Ecografía del bebé, hasta en 4D

“Por otro lado, se realiza la ecografía de las 20 semanas por vía abdominal. Observamos minuciosamente todas y cada una de las estructuras del feto tanto internas como externas que ya están formadas para descartar anomalías tanto de los órganos como de las partes externas, extremidades, dedos, perímetro de la cabecita, la longitud del fémur, etc.”, expone.

Durante la prueba ecográfica, que pude incluir la vía vaginal para comprobar mejor ciertos detalles o ver otros relacionados con un posible parto prematuro, cabe la posibilidad de observar el sexo del bebé ” sise deja, ya que a veces su colocación no lo permite”, señala Rosabel Molina.

En ocasiones, existen dificultades para interpretar correctamente una ecografía: la posición del feto y sus movimientos durante la prueba (no es lo mismo que dé la espalda que ofrezca el corazón); la obesidad de la madre; la presencia de gas intestinal; la cantidad de líquido amniótico en la placenta, que a veces requiere beber mucho agua para llenar la vejiga; o la visualización de miomas o tumoraciones abdominales.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…