Inicio / Blog Salud y Prevención / Prevención del cáncer de piel

Prevención del cáncer de piel

El melanoma es uno de los tipos de cáncer de piel más frecuentes y se produce cuando las células de pigmentación comienzan a crecer de forma anormal, influyendo de forma determinante haber tomado el sol en exceso durante la infancia. Tomar el sol de manera inteligente y evitar las lámparas de UVA con fines estéticos, claves en la prevención.

Prevención del cáncer de piel

Uno de cada tres cánceres diagnosticados es de piel. Los tumores malignos de la piel son los más frecuentes que padecemos las personas, especialmente el carcinoma basocelular y el carcinoma escamoso, pero también, aunque menos frecuente, el melanoma. En particular, el melanoma es un tumor que se localiza en la piel y su principal particularidad es que si se disemina, comporta una extrema gravedad, pudiendo llegar a ser mortal en muchos de los pacientes.

La incidencia de melanoma está en claro aumento en las últimas décadas. Aunque el diagnóstico precoz posibilita la detección de más casos en estadíos iniciales, aún las cifras de muerte por esta enfermedad también están en aumento. Se estima que la incidencia en España de melanoma es de 5 casos por 100.000 habitantes.

Factores de riesgo

Todas las personas pueden padecer un cáncer de piel, pero su riesgo está aumentado si reúne una o varias de las siguientes condiciones:

  • Personas con fototipos bajos, de piel clara, ojos claros, pelo rubio o pelirrojo y con facilidad para quemarse y dificultad para broncearse.
  • Existencia de antecedentes personales y familiares de cáncer de piel.
  • Presencia de múltiples lunares en el cuerpo.
  • Niños y adolescentes constituyen el principal grupo de riesgo de exposición, por las características de su piel y la dificultad de controlar adecuadamente la aparición de quemaduras solares.
  • Personas que, especialmente durante la infancia o adolescencia, han presentado insolaciones o quemaduras solares repetidas y violentas o han tenido exposiciones solares intermitentes pero intensas, propio de las personas que sólo toman el sol durante las vacaciones. El efecto de la radiación solar es acumulativo.
  • Profesiones que realizan actividades al aire libre con exposición solar diaria (trabajadores del sector de la construcción, agricultores, pescadores, etc.)

La autoexploración

La técnica es sencilla y normalmente dura unos 15 minutos. Desvístase por completo y examine su piel atentamente, empezando por el cuero cabelludo, sin olvidar detrás de las orejas, con ayuda de otra persona y si el pelo es abundante, con la ayuda de un secador. Seguidamente exploraremos las zonas simples de ver: rostro, lados y zona anterior de cuello, pecho (en las mujeres debajo de los senos), vientre, brazos y manos, piernas y pies, sin excluir la planta de los pies, las axilas, ni la región inguinal. Con ayuda de espejos o de otra persona debemos explorar la nuca, hombros, espalda, glúteos, genitales…

Lunares peligrosos

Para la detección de lunares peligrosos existe la regla mnemotécnica internacional del ABCDE que es fácil de entender visualmente:

A. Asimetría de las lesiones o lesiones con formas no redondas u ovaladas

B. Bordes irregulares o con prolongaciones

C. Cambios de coloración

D. Cambios del diámetro de la lesión (aumento de tamaño)

E. Expresión de síntomas: Picor o sangrado de la lesión

Si detecta una lesión de la piel nueva o antigua, en forma de herida que aparece sin traumatismo previo, costra o verruga, que crece y no acaba de curar, o bien un lunar o mancha irregular, negruzca o no, que crece, cambia de forma, pica, sangra o se ulcera… acuda a su dermatólogo lo antes posible.

Consejos para cuidar nuestra piel frente al sol

  • Adquirir el bronceado lenta y progresivamente, y evitar la exposición solar entre las 12h y las 16h.
  • Llevar camiseta, gorro y prendas con capacidad de filtrar los rayos solares cuando realices actividades al aire libre.
  • Utilizar fotoprotectores (cremas, leches solares…)siempre adaptados a nuestro tipo de piel y a las condiciones de exposición al sol.
  • Aplicar correctamente el protector: extender una cantidad generosa por todas las zonas del cuerpo, y renovar la aplicación del fotoprotector cada 2 horas y, muy especialmente, después de cada baño.

La mayoría de los melanomas se diagnostican en fases iniciales, cuando aún son curables, es por ello que los especialistas aconsejamos la prevención y el diagnóstico precoz, que es la mejor forma de evitar tratamientos agresivos y salvar vidas.

Ante cualquier anomalía, acuda al dermatólogo.

 

Este texto ha sido elaborado a partir de informaciones del Dr. González Castro, Dermatólogo del Hospital Universitari Quirón Dexeus (Barcelona)

 

La finalidad de este blog es proporcionar información de salud que, en ningún caso sustituye la consulta con su médico. Este blog está sujeto a moderación, de manera que se excluyen de él los comentarios ofensivos, publicitarios, o que no se consideren oportunos en relación con el tema que trata cada uno de los artículos.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies