Inicio / Enfermedades / El presidente de los neurólogos advierte de las consecuencias de la vida acelerada

El presidente de los neurólogos advierte de las consecuencias de la vida acelerada

El doctor José Miguel Láinez llega a la presidencia de la Sociedad Española de Neurología (SEN) con el objetivo de reclamar a la sanidad un plan estratégico ante el reto del envejecimiento y, por tanto, de las enfermedades neurodegenerativas. Y advierte de que llevar una “vida acelerada de forma permanente” puede repercutir en nuestra salud neurológica.

presidente neurólogos
El neurólogo José Miguel Láinez, nuevo presidente de la Sociedad Española de Neurología (SEN). Foto cedida SEN

En una entrevista con EFEsalud, el también jefe de Servicio de Neurología del Hospital Clínico Universitario de Valencia reclama más neurólogos para mejorar la asistencia y dedicarse a la investigación.

Investigación que en el caso del alzhéimer tiene el foco puesto en los pacientes precoces o que en el caso de la esclerosis múltiple está logrando frenar muchos de los síntomas de la enfermedad, como comenta el principal representante de la SEN.

Comienza su andadura a la vez que el nuevo Gobierno ¿Qué demandan?

Mi objetivo es que la población tenga la mejor asistencia posible, hay que conseguir que todas las comunidades autónomas tengan una presencia de neurólogos suficiente y no haya grandes demoras. Pretendemos que la población nos conozca, es una de las especialidades más importantes por volumen de patología pero no es bien conocida. Y también queremos que las administraciones conozcan nuestras necesidades.

¿Y cuáles son esas necesidades?

Planteamos la necesidad de un plan estratégico a diez-quince años. La neurología es una especialidad en crecimiento porque abordamos las patologías degenerativas y la patología vascular, como alzhéimer o ictus. Aunque en los últimos años se ha retrasado un poco la aparición de estas patologías van ligadas al envejecimiento y si miramos al año 2050 las cifras de alzhéimer se podrían duplicar.

También tenemos que plantearnos cómo debe evolucionar la tecnología en los próximos años y hacer un estudio claro de necesidades de cómo debe de ser la asistencia. Y me preocupa la presión asistencial con la que se trabaja en muchos centros, no es adecuado para una asistencia de calidad. Hay muchos neurólogos que no tienen capacidad para la investigación clínica, que es la clave de progreso y el neurólogo no debe estar condicionado por la falta de tiempo. Muchos hacemos investigación en nuestras horas libres.

¿Por qué cuesta tanto encontrar fármacos contra el alzhéimer?

Llevamos casi 15 años haciendo ensayos clínicos permanentemente con diferentes moléculas que parecen prometedores pero que cuando llegan a la fase III cae un fármaco tras otro. Es cierto que estamos cercanos a conseguir resultados, algún fármaco va a salir pero no va a ser la panacea.

El futuro pasa por utilizar estrategias en fases más precoces y en los últimos años hemos avanzado espectacularmente en el diagnóstico precoz por las técnicas de neuroimagen mediante la detección de la proteína amiloide en el cerebro o mediante marcadores en el bulbo raquídeo podemos predecir con bastante fiabilidad que un paciente va a padecer alzhéimer y esta es la linea de trabajo, con pacientes preasintomáticos.

¿Hasta qué punto se puede controlar hoy la esclerosis múltiple?

Creo que va a haber muchos pacientes de esclerosis múltiple que no van a desarrollar discapacidad, tenemos que conseguir que el paciente no tenga defectos neurológicos. Muchos de estos pacientes van a hacer una vida completamente normal. Incluso las formas más agresivas con las nuevas terapias se consigue un control de la progresión de los síntomas bastante importante. El avance ha sido espectacular porque hemos pasado de no tener nada en veinte años a tener más de veinte fármacos que nos permite combinar diferentes estrategias que permiten frenar de forma notable la enfermedad.

¿Los bancos de cerebros están facilitando la investigación neurológica?

Sí, quizá en nuestro país debería haber una cultura más amplia, todavía no se reclutan suficientes. Los cerebros son muy importantes para la investigación de todas las enfermedades pero particularmente para las neurodegenerativas y vasculares. Debemos captar más cerebros de personas que mueren por enfermedades neurológicas.

presidente neurólogos
EFE/Santi Otero

¿Cómo están funcionando las terapias dirigidas contra dianas o alteraciones moleculares en el cerebro?

Es el presente. En enfermedades hereditarias, como la atrofia espinal, ya hay una terapia de sustitución de la proteína defectuosa. Se están haciendo ensayos con otras enfermedades neuromusculares, como distrofia de Duchenne, y sin duda la terapia personalizada va a ser una realidad. En el caso de la migraña, el anticuerpo no quita el defecto genético sino que va dirigido contra el mecanismo del dolor. En patología tumoral neurológica está progresando, aunque no hay datos contundentes, los marcadores genéticos. Pero en el resto del cuerpo siempre es más fácil obtener tejido mediante biopsia que en el cerebro.

¿Cómo ha cambiado el panorama con las unidades de ictus?

Ha cambiado radicalmente, si hay un campo que se ha revolucionado en los últimos quince años es el tratamiento del ictus con la aparición de la trombolisis química y luego mecánica para destruir el coágulo. Recuperamos muchos pacientes, incluso horas después. Antes se pensaba que esta ventana era muy limitada y ahora se está llegando por encima de las 10-12 horas en algunos casos. Y esto conlleva una mejora en la mortalidad y en la morbilidad.

Aumentan los casos de ictus en personas jóvenes…

Es que se exponen a más factores de riesgo. El ictus ligado al consumo de drogas, como la cocaína, es una realidad inevitable. El alcohol también favorece la incidencia en personas jóvenes. Pero en población general, el ictus se está retrasando en su aparición, igual que el alzhéimer. La población actual es más saludable que la de hace veinte años, hace mejor dieta, más deporte, se cuida la tensión, el colesterol…y eso hace que se retrase la aparición de estas enfermedades.

El consumo de ansiolíticos y antidepresivos… ¿Puede pasar factura?

Hay algún estudio que apunta que las demencias podrían incidir más en pacientes que consumen muchos ansiolíticos pero realmente no hay muchos datos. Es obvio que no podemos intentar controlar el estrés de toda la sociedad con química, a mis pacientes les digo “cuanta más física, menos química”. Intentar controlar los factores de estrés con ejercicio, deporte, técnicas de relajación, meditación y no necesitar tanto fármaco que podría condicionar un poco la aparición de enfermedades neurológicas a largo plazo, aunque tampoco va a reducir esa aparición.

¿Qué hacemos mal respecto a nuestra salud neurológica?

Llevar una vida tan atosigada, creo que tenemos que intentar conseguir en esta sociedad, que nos exige tanto, técnicas que nos permitan manejar las situaciones de presión de forma continua. El problema de esta sociedad es esa aceleración permanente que al final es mala para la tensión, la frecuencia cardíaca y hay que controlarlo.

La polución afecta a la salud…¿también puede llegar al cerebro?

Todavía no hay ninguna evidencia clara que aumente la incidencia de enfermedades neurológicas degenerativas en función, directa, de la contaminación. Indirectamente podríamos pensar que es así porque empeoran aspectos circulatorios y ventilatorios, pero según mi conocimiento todavía no hay ningún dato preciso.

¿Debemos ir al neurólogo solo cuando tengamos algún malestar o síntoma?

Al neurólogo hay que ir más de lo que se va pero no de forma preventiva si no hay nada. No tienen que ir todos los que tienen dolor de cabeza, sino aquellos que tienen cefaleas más resistentes al tratamiento, recurrentes; tiene que ir una persona joven que tenga un síntoma neurológico como la pérdida de visión en un ojo o la pérdida de fuerza en un brazo que sugeriría una enfermedad desmielinizante y tienen que ir las personas que tienen pérdida de memoria importante o síntomas de que su función motora está mal. Pero yo no aconsejaría una visita preventiva al neurólogo.

(2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…