Inicio / Enfermedades / Pobreza, vivienda y salud mental

Pobreza, vivienda y salud mental

La falta de una vivienda, la posibilidad de perderla y no tener los suministros básicos cubiertos afecta a la salud mental del 82,3 % de las mujeres y al 70 % de los hombres vecinos de Barcelona, cuatro veces más que a la población general, según una encuesta de varias entidades

Pobreza, vivienda y salud mental
EFE/Anindito Mukherjee

Esta encuesta ha sido realizada a un centenar de vecinos de la ciudad de Barcelona, que han contestado 247 preguntas sobre el tema habitacional, lo que ha dado lugar a un informe titulado “Radiografías de la situación del derecho a la vivienda, la pobreza energética y su impacto en la salud en Barcelona”.

La Agencia de Salud Pública de Barcelona, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), la Alianza contra la Pobreza Energética, el Observatorio DESC e Ingenieros sin Fronteras han elaborado conjuntamente este informe.

El estudio constata que el 48 % de las personas encuestadas se encuentran en situación de pobreza energética, que un 38 % tienen un acceso irregular a los suministros de agua, luz y gas y, de este porcentaje, un 73 % están en situación de irregularidad en la vivienda, o sea, que la han ocupado.

El 70 % de los hombres encuestados y el 82,3 % de las mujeres en situación de exclusión residencial presentan una mala salud mental, porcentajes muy superiores a los de la población general de Barcelona (16,5 % y 20,3 %, respectivamente), se indica en el trabajo.

Además, el 30 % de los hombres y el 54,8 % de las mujeres consultadas refieren un estado de salud malo o muy malo (frente a un 15,5 % y 22,6 %, respectivamente, de la población general).

Esta situación merecería que las autoridades sanitarias potenciaran la atención primaria, para que los médicos de familia pudieran atender con suficiente tiempo a estas personas y conocer mejor su situación personal, según ha considerado la técnica Anna Novoa, de la Agencia de Salud Pública de Barcelona.

En materia de salud mental, se propone un acompañamiento integral y que “se evite la sobremedicación con psicofármacos”, recoge el informe.

En cuanto a los suministros básicos (agua, luz y gas), el 47 % de las personas que han contestado la encuesta admiten no poder mantener una temperatura adecuada en su casa en los meses de frío y el 35 % acumulan deudas con las compañías de estos servicios.

“Teniendo en cuenta el protagonismo de las comercializadoras Endesa y Gas Natural Fenosa, tanto la de mercado libre como mercado regulado, se recomienda fortalecer y priorizar los canales de resolución de casos con estas dos empresas”, se indica.

También se apuesta por reforzar los puntos de asesoramiento energético del Ayuntamiento de Barcelona, para informar y dar apoyo en las gestiones para conseguir las ayudas disponibles, y “dar visibilidad al fenómeno de las ocupaciones en precario y la falta de garantía de acceso a los servicios básicos que padecen estas familias por la negativa de las empresas a encontrar una solución”.

El 18 % de los encuestados que adeudan cuotas de servicios básicos se ha sentido “acosado” por las empresas suministradoras, con llamadas, correos electrónicos e incluso amenazas de llevarlos a juicio, “lo que causa angustia”, ha considerado la representante de la Alianza contra la Pobreza Energética Maria Campuzano.

El informe asegura que el 70 % de los encuestados “tienen un conflicto con el BBVA-Caixa Catalunya, entidad que ha recibido una gran inyección de capital público”, y destaca el “rol principal” de esta entidad en la problemática de la vivienda, por lo que se recomienda dar prioridad a los canales de resolución de casos con esta entidad financiera.

(No Ratings Yet)
Cargando…