Inicio / Coronavirus / Pandemia: la oportunidad de un duelo adelantado