Inicio / Sanidad / Pacientes denuncian que los recortes les impiden acceder a fármacos eficaces

Pacientes denuncian que los recortes les impiden acceder a fármacos eficaces

La Alianza General de Pacientes (AGP) ha denunciado hoy que los recortes impiden acceder a los tratamientos más eficaces, eficientes y seguros para cada patología y, además, están creando más desigualdades entre comunidades a la hora de prescribir nuevos fármacos

Pacientes denuncian que los recortes les impiden acceder a fármacos eficaces
EFE/Adrián Ruiz del Hierro

Es el caso, por ejemplo de algunos anticoagulantes y de otros medicamentos indicados para el tratamiento de la hepatitis C, que tienen demostrada su eficacia y que han sido aprobados por la Agencia Española del Medicamento.

Para transmitir el malestar de los pacientes, la AGP ha elaborado un manifiesto, que se remitirá a la Comisión de Sanidad del Congreso, y que significa un “grito de alerta”, según ha puesto de relieve el presidente de la Fundación para la Medicina (Fundamed), Enrique Sánchez de León, quien fue ministro de Sanidad en el primer Gobierno de Adolfo Suárez.

El presidente de la AGP, Alejandro Toledo, ha leído el manifiesto en rueda de prensa y ha pedido no anteponer la crisis económica a la salud de los ciudadanos.

Como prueba de cómo están afectando los recortes, Toledo ha desvelado “algún caso puntual” de pacientes que están vendiendo la medicación “para poder comer”.

“Me indigna no poder tener acceso a los nuevos tratamientos” ha subrayado Carmen Varela, de la Asociación Catalana de Hepatitis.

Esta enferma de hepatitis C ha lamentado que no haya dinero para los nuevos fármacos cuando “es mucho más caro que tengamos una cirrosis, un cáncer de hígado o ser sometidos a un trasplante”.

Ocurre lo mismo en el caso de los anticoagulantes, según ha puesto de relieve Luciano Arochena, presidente de la Federación Española de Asociaciones de Anticoagulados (Feasan), quien ha señalado que unas comunidades “más que otras” se resisten a recetar los fármacos más innovadores.

“Si tenemos nuevos medicamentos que nos pueden ayudar, por favor no mareen la perdiz”, ha pedido Arochena a las autoridades sanitarias.

Este paciente ha reconocido que el sintrom, el anticoagulante más usado que lleva ya 50 años en el mercado, cuesta dos euros frente a los casi 50 que puede llegar a costar uno de nueva generación. Pero a la larga, según Arochena, el ahorro es más grande ya que los nuevos fármacos no requieren el control ni el seguimiento que se sigue con el sintrom.

Y además, ha resaltado, “suponen una tabla de salvación para no sufrir un ictus. Fíjate lo que te ahorras”.

Alejandro Toledo ha insistido en que cada vez son más patentes las desigualdades territoriales en cuanto al acceso a los tratamientos, lo que hace que haya “pacientes de primera y de segunda en función de dónde se resida y, a lo mejor, estamos hablando de pocos kilómetros de distancia”.

Toledo ha puesto el ejemplo de la diálisis peritoneal, que mejora la calidad de vida de los pacientes renales y que puede ser domiciliaria.

Mientras en el País Vasco se utiliza esta opción en un 20 por ciento de los casos, en Aragón apenas se llega al 2 por ciento o en la Comunidad Valenciana a un 6 por ciento.

También algunas comunidades han asumido la hemodiafiltración y otras no, a pesar de que esta técnica elimina una mayor cantidad de toxinas urémicas de la sangre que la hemodiálisis convencional y favorece un mejor estado general del paciente en diálisis.

El presidente de la AGP ha resaltado también las diferencias que existen respecto al transporte no urgente que utilizan los enfermos renales para acudir a hemodiálisis, a pesar de que la ministra de Sanidad, Ana Mato, se comprometió a que quedaría exento del copago, salvo para personas con rentas altas.

Toledo ha alertado, además, del riesgo de desaparición del movimiento asociativo de pacientes, debido a la pérdida de ingresos, lo que “nos va a pasar una factura social muy importante”.

El presidente de Fundamed ha asegurado que hace ya 30 años se veía “la incapacidad tremenda” de un Estado del Bienestar “en el que todo fuera gratis para todos”, si bien se ha mostrado “muy escéptico sobre cómo se están haciendo las cosas”.

“Es cuestión de sensibilidad”, ha remarcado.

(No Ratings Yet)
Cargando…