Inicio / Portada España / El paciente digital: órganos en 3D, píldoras inteligentes, sensores para ingerir…

El paciente digital: órganos en 3D, píldoras inteligentes, sensores para ingerir…

El paciente digital ya está aquí. La inteligencia artificial y las aplicaciones tecnológicas se han encargado de que así sea: píldoras inteligentes, análisis clínicos en remoto, sensores que se ingieren, órganos en 3D, trajes biónicos o avatares contra la soledad. Se trata de toda una revolución en el mundo de la salud

Una revolución que tampoco es ajena a España: algunos hospitales del país han incorporado, por ejemplo, sensores que facilitan el seguimiento del paciente desde que entra en el centro hasta que sale, con el objetivo de hacer más eficientes los procesos.

Y además y según los expertos, la tecnología 5G va a permitir un avance mayor, como la posibilidad de efectuar operaciones de precisión en remoto.

El sector, señalan desde la firma española de conocimiento e innovación The Valley, está inmerso en un proceso de transformación hacia la medicina de las 4P: Predictiva, Preventiva, Personalizada y Participativa.

Un nuevo modelo individualizado, transversal y global, con monitorización en tiempo real y en el que el paciente genera datos y posee su propio registro.

Para comprender mejor el momento en el que estamos, en su informe “El Paciente Digital”, The Valley detalla las 15 tendencias tecnológicas a nivel global en el sector de la salud

Paciente digital: 15 tendencias

Autoconocimiento

Las plataformas online que ofrecen servicios de autodiagnóstico están cada vez más en auge.

El objetivo es que el paciente digital pueda tener disponible en todo momento sus análisis y exámenes de salud para así pasar de una medicina curativa, a una medicina preventiva, personalizada y adaptada a cada persona.

Autodiagnóstico

Internet, medio que cada vez tiene mayor peso en la consulta de información en temas relacionados con salud, se une a la lista de herramientas que están facilitando el autodiagnóstico y la prevención de enfermedades, como las analíticas en remoto, el sujetador detector de cáncer de mama o los dispositivos con sensores que analizan las constantes vitales, entre otros.

Estas herramientas facilitan al médico o profesional sanitario un diagnóstico más rápido y preciso.

Redes de apoyo

Comunidades online que dan apoyo al paciente en cualquier patología o situaciones delicadas por las que estén pasando, por ejemplo, parejas que están sometidas a un tratamiento de fertilidad, personas con problemas mentales o aquellos que están en la lucha contra el cáncer de mama.

También, existen aplicaciones para compartir conocimiento médico entre pacientes y profesionales.

Profesional sanitario

La idea de “salud bajo demanda” es ya una realidad con aplicaciones que ofrecen plataformas de chat online 24 horas y vídeo consulta médica, y mediante las cuales se pueden pedir médicos a domicilio, especializados según los síntomas presentados.

Además, se han producido también grandes avances en las tecnologías que utilizan los profesionales sanitarios como las gafas Smart Glasses o el fonendoscopio inteligente, entre otros dispositivos.

Farmacia digital

Comprar productos para la salud en marketplaces online y recibirlas en la puerta de casa es una de las facilidades que propone la revolución tecnológica del sector de la salud.

El modelo de venta directa por suscripción llega a la medicina con paquetes preparados que se envían a casa según las necesidades de cada persona.

También, se están diseñando prototipos que podrían permitir la producción de fármacos en casa.

Hospital inteligente

Los hospitales más innovadores serán aquellos que utilicen la tecnología 5G para transmitir datos en tiempo real y poder realizar operaciones en remoto.

También, las tecnologías como las prendas u objetos tecnológicos o inteligentes que uno se puede poner o llevar en el cuerpo (wearables), la realidad aumentada o los robots están ya en los hospitales inteligentes del futuro.

paciente digital
Imagen cedida por The Valley

Intervenciones

Los asistentes robóticos y los simuladores de realidad aumentada permiten a los cirujanos simular las intervenciones con el fin de mejorar los procedimientos quirúrgicos.

Además, los robots ayudan a compensar las posibles limitaciones que puedan tener los médicos en ciertas actuaciones.

Implantes

Entre las tecnologías de implantes destacan los materiales bio implantables como hidrogeles y elastómeros, que sirven para crear piel artificial o imitar redes nerviosas y vasos sanguíneos; y los materiales biodegradables (polímeros, cristales líquidos y tejidos biológico).

La impresión 3D está revolucionando el mundo de la salud permitiendo, entre otras cosas, crear tejidos y órganos (bioprinting), prótesis, implantes y modelos anatómicos.

Medicina no invasiva

Los sensores que se pueden ingerir, los mini robots inteligentes, y los sensores implantables están haciendo posible el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento más fácil y menos invasivo de las patologías del ya paciente digital.

Por ejemplo, un parche para ingerir aprobado por la FDA (la agencia de EEUU responsable de regular y aprobar los medicamentos) permite transmitir información a un dispositivo móvil sobre la digestión de medicamentos, los niveles de actividad y los patrones de descanso de una persona, o las píldoras inteligentes, que aportan un nuevo enfoque al tratamiento.

Paciente aumentado

En la era de la robótica, se han creado dispositivos como trajes biónicos, que sirven para ayudar a las personas con debilidades o parálisis en las extremidades inferiores; exoesqueletos, que permiten que niños con problemas de movilidad o enfermedades degenerativas puedan caminar, guantes robóticos, y más.

Adherencia a los tratamientos

Proporcionar un seguimiento personalizado y una mayor participación por parte del paciente son algunas de las funciones de las aplicaciones para móviles (apps) diseñadas para acelerar los procesos de recuperación.

El espejo inteligente que está disponible en el itinerario de salud es el ejemplo perfecto de dispositivo que contribuye al cumplimiento correcto de los tratamientos y su seguimiento.

Con este mismo objetivo, se ha impulsado el uso de la gamificación mediante herramientas que promueven un estilo de vida saludable.

Monitorización y seguimiento

En línea con la atención personalizada e individual, las tecnologías más disruptivas intentan facilitar la monitorización y seguimiento de las patologías.

Mediante diferentes dispositivos inteligentes como ropa funcional o parches con sensores, los pacientes pueden controlar su frecuencia cardíaca o detectar la radiación solar absorbida, entre otras funciones.

Terapias

Existen actualmente terapias robóticas que tienen la finalidad de acompañar al paciente en su proceso de rehabilitación.

Entre ellos, un robot cuya función es hacer compañía a las personas mayores o el robot en forma de cojín de pelo suave que ayuda a superar la ansiedad y la depresión.

Se están desarrollando asistentes virtuales a través de avatares, pues está comprobado que reducen la soledad y el delirio.

Investigación clínica

La investigación clínica se está digitalizando, con nuevos softwares que facilitan la recopilación de datos, mejoran la atención al paciente, disminuyen los costes sanitarios, y contribuyen a la gestión eficiente de historiales médicos.

La inteligencia artificial facilita diagnósticos más certeros y rápidos a través del análisis de grandes volúmenes de datos.

Medicina preventiva

Actualmente se ha comprobado la eficiencia de métodos como el mindfulness en la prevención de enfermedades, y por eso, las apps de meditación guiada están en auge.

Entre otras formas de prevención están los servicios de comida saludable a domicilio, los cepillos de dientes inteligentes y los programas de bienestar corporativos.

(2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…