Inicio / Enfermedades / La OMS vincula miopía y sedentarismo

La OMS vincula miopía y sedentarismo

En el Día Mundial de la Visión, 10 de octubre, la OMS presenta su primer informe sobre la visión en el mundo, donde advierte que el excesivo tiempo que los niños pasan dentro de casa afecta al aumento de problemas con la miopía. Otro informe, de la asociación “Visión y Vida”, presentado en Madrid en el contexto de este Día Mundial, alerta de que más de la mitad de los niños de 6 a 12 años puede tener un problema de visión no corregido

La OMS vincula miopía y sedentarismo
Prueba oftalmológica/EFE/Javier Liaño

El documento de la Organización Mundial de la Salud, presentado en Ginebra por la doctora española Alarcos Cieza, coordinadora de la OMS para la prevención de la ceguera y la sordera, revela que 2.200 millones de personas sufren diversos problemas oculares en el planeta, de los cuales 1.000 millones de casos podían haberse prevenido.

El envejecimiento de la población en muchos países y el acceso inadecuado a cuidados oftalmológicos (especialmente en países de ingresos bajos) explican en parte esas elevadas cifras, pero también han influido los cambios de estilos de vida, en particular el sedentarismo de los jóvenes.

“Hay que promover que los niños pasen más tiempo fuera de casa, porque ello no sólo va asociado a prevenir la obesidad, sino también la miopía”, subrayó a Efe la doctora Cieza.

Sin embargo, ni ella ni el informe aconsejaron directamente un menor uso de ordenadores, televisores, móviles u otros dispositivos ante los que las personas pasan buena parte de su tiempo, prefiriendo hablar de la necesidad de “hacer más ejercicio” y de tener en general más actividades en el exterior.

El informe, subrayó la experta, se ha elaborado como respuesta que ha causado en la OMS el incremento en el número de personas con deficiencia visual, entre ellas las que sufren de glaucoma (76 millones en la actualidad, con una proyección de que lleguen a 95 millones en 2030).

La OMS indicó asimismo que casi la mitad de los problemas de visión actuales hubieran podido prevenirse y, en este sentido, pidió a los países que aún no incluyen los cuidados oftalmológicos en sus sistemas de seguridad social que lo hagan.

“Es inaceptable que 65 millones de personas sean ciegas o vean mal cuando esto se podría haber corregido de la noche a la mañana con una operación de cataratas, o que 800 millones sufran día a día por no poder acceder a unas gafas”, señaló en un comunicado el director general de la OMS, Thedros Adhanom Ghebreyesus.

Según la OMS, se necesita una inversión adicional en cuidados oftalmológicos de 14.300 millones de dólares, especialmente en países de renta media y baja, y así acabar con los problemas oculares prevenibles que actualmente sufre una de cada siete personas en el mundo.

miopía
Imágenes de una prueba oftalmológica sobre salud visual/EFE/Javier Liaño

El informe subraya que los problemas de visión son cuatro veces más prevalentes en los países en desarrollo con respecto a las naciones más ricas y destaca que la ceguera total alcanza tasas hasta ocho veces más elevadas en regiones pobres del mundo.

Los hábitos alimentarios también influyen, ya que el mayor número de personas con diabetes tipo 2 aumenta los casos de retinopatía, y aunque con la edad crece la posibilidad de que la visión empeore, la OMS recalca con insistencia que no debe considerarse una mala vista como un problema asociado irremediablemente a la vejez.

“No hay que aceptar la pérdida de visión como una consecuencia natural o parte del proceso de envejecimiento, porque si uno recibe el tratamiento adecuado no hay porqué desarrollar una deficiencia visual”, señaló Cieza a Efe.

Informe “El estado de la salud visual infantil en España 2019”

Más de la mitad de los niños de 6 a 12 años puede tener un problema de visión no corregido, pero solo una de cada diez familias lo sospecha, según se desprende de este estudio sobre la salud de los ojos de los alumnos de Primaria, que constata que una mala visión puede ser el detonante de fracaso escolar.

Son algunas conclusiones de este informe, “El estado de la salud visual infantil en España 2019. ¿Cómo ha variado desde 2016?”, realizado a partir de distintas pruebas efectuadas a 7.535 alumnos de Primaria, repartidos por las distintas comunidades autónomas, sobre todo de Madrid, Andalucía y Cataluña.

En las pruebas visuales de este estudio, desarrollado por la asociación “Visión y Vida” y presentado en vísperas del Día Mundial de la Visión, el 56,3 % de los menores ha fallado una y podría tener un problema visual no corregido.

Sin embargo, solo el 11,4 % de los familiares ha sospechado que podía tener ese problema, a pesar de que una de cada cinco familias ha notado, como mínimo, uno de los síntomas que hace intuir de la existencia de un problema visual.

Entre esos síntomas que hacen presumir de un posible problema están ver la televisión desde muy cerca, leer también muy cerca un texto, levantarse mientras se hacen deberes, irritación de los ojos o rechazo a la lectura.

miopía
Comparación de una visión normal y una visión miope borrosa/Foto Centro de Oftalmología Barraquer

Unas señales, que los padres, según la optometrista y coordinadora de Visión y Vida, Elisenda Ibáñez, no han sabido interpretar y que, en muchos casos, no se ha relacionado con la existencia de esos problemas visuales.

De ahí la importancia de realizar una revisión anual de los ojos a los niños, según el vicepresidente de la asociación, Luís Bielsa, quien ha ahondado en la idea de que los principales problemas de visión no siempre son los más evidentes.

No solo existen la miopía, hipermetropía, el astigmatismo o el ojo vago. También hay otras alteraciones visuales que afectan sobre todo a la acción conjunta y coordinada de ambos ojos -disfunciones binoculares- o problemas acomodativos, que son las que suelen pasar desapercibidas, según Bielsa.

Para frenar los problemas de visión, hay que adoptar medidas de prevención porque los ojos se enfrentan constantemente a situaciones de tensión, como el uso de dispositivos electrónicos a distancias cortas, cuando los ojos están concebidos para ver de lejos.

Los pequeños estudiantes, y los más mayores también, deben establecer periodos de descanso de veinte segundos tras veinte minutos de actividad prolongada de vista de cerca. Veinte segundos, en los que tienen que mirar de lejos, a una distancia de unos seis metros.

 

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…