Inicio / Blog / El nuevo aire “mascu-look” del rejuvenecimiento facial sin cirugía

El nuevo aire “mascu-look” del rejuvenecimiento facial sin cirugía

Carlos decidió cambiar su imagen personal: se hizo un trasplante capilar, suavizó sus arrugas de la frente para dejar atrás el enfado y se alisó las ojeras con el fin de ganarle diez años visuales al paso del tiempo, como vimos en un primer capítulo de retoque facial masculino sin cirugía… reportaje que hoy se completa con el “mascu-look” de su anatomía mandibular y de su papada

play El nuevo aire “mascu-look” del rejuvenecimiento facial sin cirugía

Botón contacto de Imema

Rejuvenecimiento varonil con la técnica “mascu-look”

Carlos, a punto de traspasar la barrera física y psicológica de los sesenta, está realmente feliz. Sus amigos y amigas le reconocen su nuevo aspecto jovial, incluso le notan una mirada más alegre, sin el rictus facial de la edad. Pero Carlos necesitaba un poco más para cerrar el círculo en busca de la eterna juventud: mejorar su perfil mandibular y la papada.

“Era el momento del mascu-look, una técnica novedosa que se realiza previa valoración de la proporcionalidad de las facciones de nuestro paciente en relación a los patrones de la armonía”, dice la doctora Manuela Gómez Pérez, cirujana responsable de la Unidad de Estética Avanzada y Antiaging de la Clínica IMEMA de Madrid.

“Consiste en la aplicación de ácido hialurónico, u otras sustancias, en el rostro del paciente masculino sirviéndonos del soporte óseo facial; de esta manera, reconfiguramos sin cirugía los rasgos naturales del paciente devolviendo líneas y ángulos a las facciones del hombre; es decir, la sutil belleza masculina que borra el paso del tiempo“, explica.

El tratamiento se realiza en la consulta médica y tiene una duración aproximada de 45 minutos. Es indoloro, aunque el paciente pueda notar los leves pinchazos de la aguja con la que se introduce el ácido hialurónico, y, una vez finalizado el tratamiento, el varón puede continuar con su ritmo de vida, sin prisa pero sin pausa.

Carlos, un paciente que se ha realizado un tratamiento estético facial, se mira al espejo.“Los resultados son naturales desde el primer momento: sin alterar la anatomía del rostro masculino, le damos un aspecto más viril y rejuvenecido a la barbilla, al ángulo mandibular y a los pómulos”, destaca.

“Y lo hacemos sin inyectar ácido hialurónico donde antes no lo hubiera; además, siempre nos guiamos por el soporte de la estructura músculo esquelética. No causamos lesiones en los vasos sanguíneos y el ácido no genera efectos secundarios”.

Cabe recordar que el ácido hialurónico, colágeno de la piel, es un gran hidratante natural porque retiene el agua en la epidermis actuando de relleno para que el rostro no pierda elasticidad, firmeza y volumen.

Un ácido hialurónico de alto nivel cosmético consigue su efecto durante más de 20 meses en las zonas tratadas, aunque es conveniente que el paciente acuda a revisión de seguimiento a los ocho meses con el fin de valorar los detalles de  su evolución: “A veces tenemos que implementar un toquecito“, señala.

El periodista de EFE, Gregorio del Rosario, entrevista a la doctora Manuela Gómez mientras realiza un tratamiento facial sin cirugía a Carlos, un paciente que desea rejuvenecerEl hombre tiene “más ganas de vivir y necesita encontrarse a sí mismo a partir de cierta edad”, expone la cirujana estética.

“No podemos devolverle al varón el tiempo consumido, pero sí podemos adelantarnos a los acontecimientos negativos que le producirá el paso del tiempo en su imagen personal. Una vez que recuperamos cierta cantidad de tiempo estético, jugaremos a mantenerlo suspendido con el fin de que el rostro no vuelva a descolgarse”.

“Por tanto, esta necesidad de rejuvenecimiento de los rasgos masculinos -subraya la doctora Gómez- puede complementarse con el tratamiento de la papada. El marco que cierra la fotografía facial, una técnica que se sitúa entre los retoques más demandados para mejorar la imagen personal del paciente masculino”.

En el caso de Carlos, la piel del cuello está laxa, sin tensión… y no es por exceso de grasa corporal.

“Tiene un descolgamiento en la zona inframandibular. Le vamos a poner un producto (Redensity) que contiene ácido hialurónico, oligoelementos -por sus propiedades antioxidantes- y polipéptidos -moléculas a partir de la unión de 15 o más aminoácidos-. Conseguiremos engrosar la piel y darle firmeza en apenas un mes y medio de tratamiento”, explica la doctora.

piel laxa de la papada de un varón

Si la papada de Carlos tuviera su origen en el sobrepeso o la obesidad, se utilizaría un producto específico (Belkyra) “con el que provocamos una lisis o disolución de la grasa. De este fenómeno inflamatorio aprovecharíamos para fijar la piel de zona de la papada”, aclara la diferencia.

A pesar de todos los tratamientos y técnicas que mejoran la imagen física personal, es fundamental tener hábitos de vida saludables.

Carlos duerme ocho o nueve horas; desayuna cereales y zumo de naranja; elige la dieta mediterránea en la comida y cena ligero, básicamente fruta. También quema energía en el gimnasio cuatro días a la semana, juega al pádel un par de veces y practica golf siempre que se lo permite su profesión.

La calidad de la piel se basa en una buena alimentación, en el ejercicio físico diario y en el descanso apropiado, pero sobre todo en no estropear nuestro organismo con tabaco, alcohol, grasas saturadas, exceso de azúcar o sedentarismo.

Para el doctor Eduardo López Bran, especialista en trasplante capilar y director médico de la Clínica IMEMA, la belleza que se consigue con la conjugación de los hábitos de vida saludable y de los tratamientos de rejuvenecimiento estético no es una cuestión exclusiva de las mujeres.

“Todos tenemos el derecho a ofrecer nuestra mejor imagen personal, lo que se traducirá, sin duda, en un mejor bienestar emocional y en el desarrollo de unas mejores relaciones humanas, de calidad, reduciendo así la frustración en las relaciones de pareja”, argumenta.

El periodista de EFE, Gregorio del Rosario, entrevista al dermatólogo y cirujano experto en trasplante capilar, Eduardo López Bran, director médico de la Clínica Imema de Madrid.
Para que los hombres como Carlos tengan ganas de “volver a disfrutar del mejor verano de su vida” es fundamental ponerse “en las manos amigas” de los mejores profesionales en tricología y estética: “Conseguimos el rejuvenecimiento facial, capilar, incluso corporal, con pequeños retoques, sin cirugía. Además, generamos mayor autoestima en las personas, aumentando su seguridad ante las relaciones familiares y sociales. A los hombres, de forma especial, les ayudamos a recuperar su masculinidad, un aire viril que nunca debe olvidar en el baúl de los recuerdos”, concluye el dermatólogo. Fotografías de Nacho González.
(No Ratings Yet)
Cargando…