Inicio / Enfermedades / ¡No oigo bien! ¿Qué hago?

¡No oigo bien! ¿Qué hago?

Es habitual suponer que los problemas de audición solo los sufren las personas muy mayores, pero aparecen a todas las edades. Muchos afectados se resisten a utilizar la tecnología para mejorar su audición o retrasan el uso de aparatos debido a una serie de falsos mitos. Los expertos descubren la verdad

¡No oigo bien! ¿Qué hago?
Prueba de audiometría/Foto: Audiocentro/Grupo Federópticos

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), se entiende que alguien sufre pérdida de audición cuando no es capaz de oír tan bien como una persona cuyo sentido del oído es normal, es decir, cuyo umbral de audición en ambos oídos es igual o superior a 25 decibelios (dB).

La pérdida de audición puede ser leve, moderada, grave o profunda; afectar a uno o ambos oídos; y entrañar dificultades para oír una conversación o sonidos fuertes.

Más del 5 % de la población mundial, unos 360 millones de personas (328 millones de adultos y 32 millones de niños), padecen una pérdida de audición discapacitante, según la OMS.

La situación de las personas que padecen pérdida de audición puede mejorar con la utilización de tecnologías auditivas como los audífonos u otros dispositivos y los implantes cocleares, añade la Organización Mundial de la Salud.

Sin embargo, la gran mayoría de las personas no aplica soluciones ni busca ayuda profesional y muchas de ellas se escudan en una serie de falsos mitos, excusas y creencias erróneas para retrasar la adopción de tecnologías destinadas a percibir mejor los sonidos, aseguran desde el Grupo Federópticos, una red de centros especializados en óptica y optometría, así como en salud auditiva, a través de los denominados Audiocentros.

Falsas creencias

“Uno de los mitos más frecuentes es que los problemas de audición solo los sufren las personas muy mayores, cuando en realidad también se sufren en la niñez, juventud o madurez. Pero los problemas de audición no están exclusivamente ligados a la avanzada edad. De hecho han crecido entre los más pequeños, y ya se registran 17 casos por cada 1.000 niños y jóvenes menores de 18 años”, señalan desde esta entidad.

Otra falsa creencia, muy asociada con la anterior, es que los aparatos para mejorar la audición nos hacen parecer mayores.

“Aquellas personas que ponen su aspecto exterior por delante de la posibilidad de escuchar mejor lo que sucede en su entorno y conectar con quienes le rodean, deben tener en cuenta que cada vez existen más soluciones cubriendo las necesidades de audición de todos los grupos de edad”, señalan los expertos de Federópticos.

Prueba de audición. Efesalud.com
La detección auditiva precoz es clave en la infancia. Foto: Audiocentro-Grupo Federópticos

Según esta entidad, “existen audífonos prácticamente invisibles y los grandes fabricantes tienen muy en cuenta reducir el impacto visual y estético de sus dispositivos, los cuales son cada vez más pequeños y eficaces”.

“De manera esquemática, y sin entrar a establecer unas fronteras muy concretas en edades determinadas, podemos hablar de tres grandes grupos generales de personas que sufren problemas auditivos y necesitan usar aparatos para mejorar la audición: niños, adultos jóvenes y mayores”, explica Efe, Jorge Sanchíz, consejero de Audiocentro.

De acuerdo a Sanchíz “los niños suelen aceptar con normalidad los tratamientos y las ayudas para mejorar su capacidad auditiva y las personas más mayores también, conscientes de la necesidad de mejorar su comunicación con los seres que les rodean”.

“Las personas jóvenes-adultas, son quizá las más reticentes a la adopción de ayudas auditivas, pues el uso de audífonos y otros aparatos se asocia con personas de mucha más edad”, destaca.

Según este experto, en el niño existen varios problemas de pérdida congénita de audición, que debe ser tratada desde una edad muy temprana por especialistas, fundamentalmente otorrinolaringólogos, logopedas y audioprotesistas especialistas en niños, para valorar posibles soluciones como el implante coclear o audífonos pediátricos, entre otros.

Uno de cada tres mayores de 50 años pierde audición

En cuanto a las personas mayores, Sanchíz indica que “la estadística es aplastante ya que un tercio de los mayores de 60 años presenta pérdida auditiva y en el caso de los mayores de 75 años esta relación aumenta hasta la mitad”.

“En general, se producen mayoritariamente casos de presbiacusia, que es la pérdida gradual de la audición a medida que la persona envejece”, destaca.

Revela que “la presbiacusia normalmente sucede de forma gradual, por lo que algunas personas no son conscientes inmediatamente del cambio y ello puede retrasar el momento de la adopción de medidas y tratamientos”.

Acerca de cuál es el consejo para quien necesite llevar un aparato de audición para desactivar sus temores o resistencias psicológicas y conseguir que lo utilice con agrado y naturalidad, el experto añade: “que la persona lo pruebe, sin compromiso, y descubra por sí misma la diferencia que existe entre llevar un aparato y estar comunicado con todo lo que le rodea, o no estarlo”.

“Hoy hay soluciones muy avanzadas y casi imperceptibles que convencen por si solas a los usuarios más reticentes. Existen aparatos que incorporan novedades tecnológicas, como conectividad con otros aparatos electrónicos por bluetooth o ‘apps’ para manejarlos directamente desde su Smartphone”, añade Sanchíz.

 

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies