Inicio / Blog / Neonatología, el guardaespaldas del bebé recién nacido

Neonatología, el guardaespaldas del bebé recién nacido

play Neonatología, el guardaespaldas del bebé recién nacido

“Prevenimos, curamos y hacemos un seguimiento exhaustivo de la salud tanto del feto como del bebé durante las primeras 46 semanas posmenstruales de la mujer embarazada; un periodo vital y determinante para el futuro de todas las niñas y niños que nacerán o nacen con algún problema físico, previamente diagnosticado en la gestación o sea como consecuencia del parto o posparto”, define así a la neonatología el doctor Manuel Sánchez Luna, jefe de este servicio en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid.

“Y aunque nos centremos en todas y cada una de nuestras pequeñas y pequeños, especialmente si son bebés prematuros, y en sus familias, siempre ponemos el foco de nuestra pasión médica en aplicar la máxima calidad y seguridad en los cuidados y tratamientos con tecnología de vanguardia y, sobre todo, con un equipo humano altamente preparado y especializado”, completa el también presidente de la Sociedad Española de Neonatología.

Son palabras experimentadas y sabias que recoge EFEsalud al ofrecer su micrófono informativo y divulgativo a uno de los mejores servicios de neonatología de España, que, liderado  por un médico humanista que rompe los límites de la realidad, junto a un grupo de profesionales compuesto por diecinueve médicas, y un médico, entre las que se encuentra la doctora Ester Sanz López, responsable de Calidad y Seguridad, y más de 151 especialistas de enfermería y auxiliares, encabezadas por Ana María Moros Ansoleaga, se esmera en velar por la salud integral “del eslabón más frágil de la vida humana”.

Neonato: cuidados de alta calidad con la máxima seguridad

“Desde que un niño o una niña nace y hasta que le damos el alta hospitalaria, la mejor forma de tratar a estos pacientes con problemas de salud no solo implica contar con l@s mejores profesionales, siempre al pie de la cuna, sino obtener un diagnóstico precoz y un posterior tratamiento eficaz y certero, a la vez que se les ofrece los cuidados necesarios, de calidad, basados en la investigación más puntera y en la innovación tecnológica realmente acreditada”, subraya la Dra. Sanz López.

“Esta estrategia de protección total, que incluye a las familias, especialmente a los progenitores, un eslabón fundamental en la cadena de supervivencia del recién nacido, solo se puede cimentar en las garantías de la máxima seguridad terapéutica: hay que detectar, a cada instante, cualquier riesgo que ponga en peligro la salud o la vida del bebé, algo impensable e imposible de hacer sin la labor de la enfermería neonatal”, destaca la doctora Sanz.

Una misión que realizan con fe y empeño asistencial las 58 enfermeras y 26 auxiliares de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) o las 35 enfermeras y 32 auxiliares de la Unidad de Cuidados Medios: “Un grupo humano que recibe formación continua, tanto interna como externa, para anticiparse a los efectos de la enfermedad y aplicar con seguridad las terapias que benefician al bebé”, dice Ana María Moro.

“Aún así -añade-, lo más satisfactorio es que los bebés sientan nuestro calor, nuestras palabras, nuestras canciones, nuestro cariño o, simplemente, nuestra compañía durante las 24 horas del día”.

Para el doctor Manuel Sánchez Luna el mensaje es claro y directo: “Nos enfrentamos a situaciones muy complejas en pacientes especialmente débiles; que tienen que ser tratados y cuidados en un ambiente hospitalario de alta tecnología, donde la experiencia profesional juega un papel esencial tanto en la supervivencia del bebé como en la calidad de vida que se llegue a conseguir después del alta hospitalaria”.

El periodista de EFEsalud, Gregorio del Rosario, entrevista al Dr. Manuel Sánchez Luna.
En el videoblog de Neonatología hablaremos de prematuridad, de sus causas, de los límites viables, entre la 22 y la 25 semana de gestación; de bebés prematuros extremos, por debajo de la 28 semana; de muy prematuros, entre la 28 y la 31; de prematuros moderados, de 32 y 33 semanas; de prematuros tardíos, de 34 a 37 semanas; de bebés postérmino, si nacieron más allá de la semana 42; de displasia broncopulmonar (DBP); de enfermedades respiratorias crónicas; de la bronquiolitis por VRS; de patologías congénitas del corazón; de enterocolitis necrotizante, de malformaciones; de infecciones; de la importancia del Banco de Leche Maternal y de la donación de la salvadora leche gestacional; del contacto piel con piel y de los susurros; o de la resiliencia de la familia del bebé hospitalizado. Fotografías de David Talles 
(2 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…