Inicio / Enfermedades / Las Navidades también pasan la factura del colesterol

Las Navidades también pasan la factura del colesterol

Decía el médico e investigador asturiano Francisco Grande Covián que para adelgazar la mejor fórmula es “menos plato y más zapato”, y en estos días la Fundación Española del Corazón nos recuerda que los niveles de colesterol pueden aumentar hasta un 10 % tras los excesos navideños

colesterol Navidad
FOTO EFE/Fernando Villar

La ganancia de peso tras unas Navidades copiosas puede suponer de media entre uno y dos kilos más.

Este aumento de peso a nivel de la sangre se traduce en una mayor concentración de colesterol, con la consiguiente afectación del sistema cardiovascular.

En general, explica a EFEsalud el doctor Calos Macaya, videobloguero en EFEsalud, las fiestas navideñas resultan terribles por las transgresiones de alimentación e ingesta alcohólica.

A ello hay que sumar una climatología poco favorable para salir a caminar y hacer ejercicio.

Recuerda además Macaya, quien preside la citada Fundación, que en estos tiempos de pandemia, las personas con problemas cardiovasculares o factores de riesgo como la hipercolesterolemia, hipertensión o diabetes tienen peor pronóstico si contraen la COVID .

La subida de colesterol tras las Navidades se debe no solo a que las comidas sean más copiosas sino también a que son más grasas.

No obstante, apunta el doctor Macaya, debido a la pandemia, las personas han celebrado menos comidas y cenas de empresa y de amigos, y en este sentido sería interesante una investigación comparativa respecto a navidades pasadas.

Colesterol y COVID

Según el estudio Euroheart II el colesterol elevado es corresponsable del 60 % de las enfermedades del corazón.

Por ello, la Fundación Española del Corazón (FEC)  avisa de  la importancia de seguir hábitos higiénico-dietéticos que permitan prevenir su aparición y cuidar la salud cardiovascular.

Y dado el contexto actual, el doctor Macaya urge a “no  bajar la guardia” y señala que es fundamental reducir el colesterol cuando se encuentra en exceso.

“Ahora es más necesario que nunca controlar los factores de riesgo porque cuando más sanos estemos, mejor podremos luchar contra potenciales infecciones”.

COLESTEROL
Ateroesclerosis o engrosamiento de un vaso sanguíneo por colesterol

Colesterol: prevalencia alta

En España su prevalencia es alta, y se estima que  la mitad de la población adulta padece hipercolesterolemia.

El problema es que al tratarse de una afección silenciosa, son muchos los que desconocen que la tienen. La única forma de saberlo es con una analítica de sangre.

El colesterol se puede controlar siguiendo una alimentación variada y equilibrada (dieta mediterránea) y practicando ejercicio de intensidad moderada de forma regular.

Buenos hábitos y dieta cardiosaludable

Unos buenos hábitos higiénico-dietéticos y un estilo de vida saludable son fundamentales para combatir el colesterol elevado.

Una adecuada elección de los alimentos es clave para implementar una dieta cardiosaludable.

Además y según la dietista-nutricionista Isabel Pérez, adquirir buenos hábitos a principios de año es gratificante porque refuerza positivamente la autoestima y ayuda a que pasen a formar parte de nuestro estilo de vida.

Tomando como base el patrón de dieta mediterránea, la FEC recomienda:

1.- Incluir a diario y en cantidad suficiente verduras, hortalizas y frutas.
2.- Varias raciones semanales de legumbres.
3.- Preferir cereales integrales en panes o pasta.
4.- Apostar por el aceite de oliva virgen extra y los frutos secos, ricos en grasas saludables.
5.- Incorporar lácteos con esteroles vegetales que ayudan a reducir los niveles de colesterol alto.
6.- Incrementar el consumo de pescado, especialmente el azul (atún, bonito, boquerón, caballa, jurel, palometa, salmón, sardina, etc.) porque contiene un tipo de grasa cardiosaludable, los ácidos grasos omega 3 que ayuda a bajar los niveles de colesterol.
7.- Priorizar las carnes magras y las aves de corral frente a las rojas.

Junto a las recomendaciones dietéticas, reiterar la importancia de practicar actividad física de forma regular y moderada.

Por ejemplo, caminar de 45 a 60 minutos, entre tres y cinco días por semana.

También es recomendable mantener buenos hábitos de descanso y una hidratación adecuada.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…