Inicio / Actualidad / El mundo supera los tres millones de contagios por el coronavirus

El mundo supera los tres millones de contagios por el coronavirus

El mundo ya supera los tres millones de personas contagiadas por coronavirus y las más 227.700 muertes, según los datos de este jueves de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore (Maryland, Estados Unidos). Además, Reino Unido eleva su cifra de fallecidos al comenzar a incluir las acaecidas en residencias y domicilios, situándose así en tercer lugar tras Estados Unidos e Italia.

mundo contagios millones
Una ciclista con mascarilla por el coronavirus transita por Londres. EFE/EPA/ANDY RAIN

La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó en la tarde de ayer 2,99 millones de casos de la COVID-19 en el planeta, mientras que la cifra de fallecidos por esta enfermedad se aproximaba a los 205.000.

Esta mañana, la Universidad Johns Hopkins, ya registraba más de 3.196.000 contagios y más de 227.000 muertes.

Según la OMS, el número de muertes registradas ayer y en relación al martes era el dato más bajo en treinta días, lo que confirma la tendencia descendente de los fallecimientos diarios, si bien la gráfica de nuevos contagios por jornada se mantiene estable.

Europa sigue siendo la región más afectada con 1,38 millones de casos, seguida de América (1,21 millones), Oriente Medio (175.000) y Asia Oriental y Pacífico (146.000).

Por países, Estados Unidos va a la cabeza con más de un millón de casos, mientras que España e Italia se sitúan en la línea de los 200.000 contagios y el Reino Unido, Alemania, Francia y Turquía superan la barrera de los 100.000, que también está a punto de franquear Rusia.

Según las cifras de las autoridades sanitarias nacionales, la cifra de recuperados se acerca al millón, un tercio del total, mientras que los pacientes en estado grave o crítico han subido hasta los 60.000, lo que representa un 3 por ciento del total de enfermos actualmente confirmados.

Reunido Unida eleva la cifra de fallecidos por nueva contabilidad

El número de muertos por la COVID-19 en el Reino Unido se elevó este miércoles a 26.097, frente a los 21.678 contabilizados hasta ayer, después de que el Gobierno haya comenzado a incluir datos de fallecidos en residencias y domicilios de Inglaterra, lo que convierte a este país en el tercero del mundo en defunciones por el coronavirus, tras Estados Unidos e Italia.

Con ese cambio metodológico, el Reino Unido supera en número de muertos a España (24.275) y se sitúa en tercera posición en cuanto a fallecidos por el coronavirus, por detrás de Estados Unidos (58.529) e Italia (27.682), si bien existen diferencias entre las formas de abordar las estadísticas entre países.

Las nuevas cifras contabilizan a personas que dieron positivo a un test de la COVID-19, pero no incluyen a quienes fallecieron sin someterse a una prueba diagnóstica, aunque un médico se refiriera al nuevo coronavirus como posible causa de la defunción en el certificado oficial.

Italia, la epidemia sigue en tendencia descendente

El número de contagios y de muertes por coronavirus sigue bajando en Italia, donde se vive menos presión en los hospitales, a cinco días del inicio de la reapertura del país, cuyo ritmo dependerá de la evolución de la pandemia.

La curva de los contagios sigue a la baja: desde el inicio de la crisis, el 21 de febrero, Italia ha registrado 203.591 casos de infección, 2.086 más en las últimas 24 horas, según los datos publicados hoy por Protección Civil.

Se trata de una cifra en línea con los últimos días y que traza una tendencia a la baja de la pandemia. Entre los infectados registrados han muerto 27.682 personas, 323 en el último día, el número más bajo en lo que va de semana.

Las personas actualmente enfermas también son menos; hoy suman 104.657, 548 menos que el martes, mientras que desde el inicio de la emergencia se han curado ya 71.252 personas.

Estados Unidos y la polémica del antivirial

En América, Estados Unidos se ha mostrado optimista sobre el uso del medicamento antiviral Remdesivir como tratamiento para el COVID-19, tras haber completado un primer ensayo, pese a que su propio fabricante, Gilead, ha advertido de que aún no se ha probado que sea seguro y otros estudios apuntan que su eficacia no está clara.

En momentos en que EE.UU batalla para contener el aumento de los contagios, que superan el millón, un poco menos de la tercera parte de los más tres millones de casos en el mundo, los Institutos Nacionales de Salud (NIH, en inglés) anunciaron que habían completado una primera prueba con Remdesivir, desarrollado por la empresa de biotecnología Gilead Sciences, y que ya se administró contra el ébola.

Los NIH informaron de que los pacientes hospitalizados con COVID-19 a los que se les administró Remdesivir (en total 1.063 enfermos) tuvieron una recuperación un 31 % más rápida, en concreto 11 días, que los que recibieron placebo, que tardaron en recuperarse una media de quince días.

Según esos resultados preliminares, la tasa de mortalidad en los que tomaron Remdesivir fue del 8 % frente al 11,6 % de los que consumieron placebo.

mundo millones coronavirus
Un niño ondea una bandera blanca en la carretera pidiendo ayuda por hambre debido a la crisis económica provocada por el coronavirus, este miércoles en El Tejar (Guatemala).

La vulnerabilidad de América Latina

En América Latina, la mayor vulnerabilidad a causa del coronavirus están en los migrantes y en las mujeres, además del incierto futuro de la economía y la afectación en los pobres.

Pero también hay algunas buenas noticias, como el primer día sin muertes por la enfermedad en dos semanas en Cuba o el retroceso de casos y, especialmente, de fallecimientos en Florida (EE.UU.) tras un martes negro.

“Algunos de los vulnerables a la hora de afrontar esta crisis son aquellos que ya estaban en riesgo. La protección de los migrantes en Latinoamérica, por ejemplo, es una fuente de preocupación, con reportes de deportaciones, cierres de fronteras y restricciones legislativas”, afirmó la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet.

La expresidenta de Chile puso como ejemplos a Guatemala, donde, según dijo, los migrantes son retornados desde EE.UU. sin medidas de protección ni controles sanitarios, a pesar de que algunos habían dado positivo por coronavirus antes de su vuelta, y a México, donde ha crecido la estigmatización hacia los retornados, hasta el punto de que algunas comunidades han construido barricadas para evitar su paso.

Preocupación que también se vive en EE.UU., como dejaron en evidencia los fiscales de los estados de Nueva York, Vermont y Connecticut tras pedir, por segunda vez, ante una corte federal que se vuelva a detener temporalmente la regla de “carga pública”, en vigencia desde el pasado 24 de febrero y que perjudica a los inmigrantes que quieren obtener la residencia pero que no pueden porque reciben ayudas públicas y no son autosuficientes.

La epidemia se agrava en Brasil y Bolsonaro se lava las manos

En Brasil, la epidemia se  agrava con más fallecidos que China y con los hospitales de algunas regiones desbordados, mientras su presidente Jair Bolsonaro se lava las manos al responsabilizar de la situación a los gobernadores y alcaldes del país.

Ajeno a la crispación política, el virus avanza de manera implacable en el país, que ya registra 5.466 muertes, 449 en el último día, y 78.162 casos confirmados, según el último balance del Ministerio de Salud.

El líder ultraderechista afirmó que “la factura” de los fallecidos “tiene que ser enviada” a gobernadores y alcaldes, que han sido los principales impulsores de adoptar medidas de aislamiento contra el COVID-19.

“Ellos tienen que responder. Ustedes no van a cargar en mis espaldas esa cuenta”, dijo a los periodistas a las puertas del Palacio de la Alvorada, su residencia oficial en Brasilia.

China rechaza una investigación sobre el origen del virus

La que tampoco considera que debe responder es China, cuna del brote de coronavirus. Por eso ha rechazado aceptar una investigación porque considera que estaría “politizada” y “presumiría la culpabilidad” del gigante asiático, afirmó el vicemenistro chino de Asuntos Exteriores Le Yucheng, según un comunicado publicado hoy por ese departamento.

“Apoyamos el intercambio entre científicos pero nos oponemos a que se siente a China en el banquillo de los acusados sin ninguna prueba y con presunción de culpabilidad”, aseveró Le en una entrevista con la televisión estadounidense NBC, recogida en la nota de Exteriores.

Los nuevos casos de coronavirus descendieron este miércoles en China hasta 4, todos ellos procedentes del exterior, frente a los 22 de la víspera, mientras que el número de infectados “activos” bajó a 619 por los 647 del día anterior, informó hoy la Comisión Nacional de Salud.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…