Inicio / Mujer e infancia / Mujeres con VIH: primer consenso científico para un abordaje diferenciado

Mujeres con VIH: primer consenso científico para un abordaje diferenciado

Su objetivo es brindar una atención adecuada y libre de sesgos de género a las mujeres infectadas por el VIH en cada etapa de su ciclo vital. Los expertos de GeSIDA, autores del informe, sugieren tener en cuenta los aspectos biológicos, psicológicos y sociales, así como las diferencias en el diagnóstico, desarrollo y tratamiento del virus en mujeres

Mujeres con VIH: primer consenso científico para un abordaje diferenciado
Acto contra el sida/EFE/Roberto Escobar

El documento, dirigido a profesionales sanitarios y elaborado por especialistas de GeSIDA, el Grupo de Estudios de SIDA de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica y la Secretaría del Plan Nacional sobre Sida, incorpora una perspectiva de género en la práctica clínica sobre el VIH en España.

Las recomendaciones específicas del consenso pasan por adaptar el tratamiento al ciclo vital de la mujer, atender a la salud sexual y emocional de cada paciente y evaluar el riesgo de transmisión del sida ante casos de violencia contra las mujeres, entre otras.

El propio diagnóstico del sida muchas veces se traduce en cambios significativos en la actividad sexual de la mujer, con periodos prolongados de abstinencia, rechazo al sexo, insatisfacción o falta de deseo. Los expertos subrayan la necesidad de tratar estos aspectos para que las pacientes logren una sexualidad saludable, igualitaria y placentera.

Al mismo tiempo, las personas afectadas presentan una mayor incidencia de cuadros ansioso-depresivos, sobre todo en el caso de las mujeres.

Alteraciones psicológicas, disfunción sexual o intolerancia a los fármacos podrían asociarse a un estado emocional inadecuado que requiere tratamiento por parte de los profesionales de la salud mental.

Otra de las propuestas es recabar información en lo referente a tratamientos antirretrovirales. Con los escasos datos disponibles hoy, “parece que la eficacia del tratamiento es la misma en hombres y mujeres”, señalan los autores. Sería conveniente conocer los efectos adversos, así como determinar cuál es la dosificación óptima para ellas y si existe algún régimen terapéutico más adecuado.

Pautas para cada ciclo vital

No es lo mismo la adolescencia que el climaterio. Cada etapa requiere un abordaje diferenciado. Los especialistas inciden en la importancia del apoyo psicológico para la revelación y la aceptación de la enfermedad, en especial cuando la seropositiva es adolescente. Es preciso que un equipo multidisciplinar se adapte a las características madurativas y sociales de cada paciente.

El consenso señala que toda embarazada debe someterse al test de VIH. En el caso de llegar al parto sin conocer su estado serológico, la mujer se debe hacer un test rápido, ya que la cesárea reduce la transmisión en un 50 por ciento.

Los nuevos diagnósticos en mujeres mayores de 50 años han aumentado de manera significativa en los últimos años, pasando del 1.8% en 1996 al 4.2% en 2008. Sin embargo, pocos estudios se han centrado en este grupo de edad. Sí se sabe que las afectadas suelen presentar menopausia precoz y sintomatología más acusada.

El citado consenso resultaba “necesario y urgente” en palabras de Juan Berenguer, presidente de GeSIDA. Pese a existir más de 16,7 millones de mujeres seropositivas en el mundo (49% del total de afectados), no están lo suficientemente representadas en los ensayos clínicos: apenas constituyen entre un 12% y un 23% de la población estudiada.

Muchas mujeres están sometidas a discriminación, violencia y falta de reconocimiento de derechos fundamentales. Además, la transmisión sexual de la infección por el VIH se produce de forma más eficaz del hombre a la mujer que a la inversa. Todo ello las convierte en personas más vulnerables.

 

(No Ratings Yet)
Cargando…