Inicio / Enfermedades / Muerte súbita: primeros 8 minutos, vitales para recuperar al paciente

Muerte súbita: primeros 8 minutos, vitales para recuperar al paciente

Actuar en los primeros ocho minutos desde la aparición de una parada cardiaca es vital para recuperar al paciente y no sucumba a la muerte súbita. Formar a los ciudadanos en técnicas de reanimación y mejorar la tasa de supervivencia son dos de los retos que toman relevancia cuando se conmemora, el 29 de septiembre, el Día Mundial del Corazón

La Fundación Española del Corazón (FEC) y la Sociedad Española de Cardiología (SEC), con la colaboración de la Cruz Roja, han presentado, con motivo de la XXXIV Semana del Corazón, el informe “ Muerte súbita y cardioprotección en España” en el que se pide un plan interministerial de atención a la parada cardiaca con la participación de los ministerios de Sanidad, Interior, Educación y Cultura y Deporte.

En España se calcula que se producen más de 30.000 nuevos casos al año de muerte súbita, siendo una de las primeras causas de fallecimiento en el mundo, además de 15.000 intentos de reanimación por parte de los servicios de emergencia.

La muerte súbita es el fallecimiento inesperado y repentino -sucede en la primera hora desde que se inician los síntomas- de una persona aparentemente sana y cuya causa es la fibrilación ventricular, una arritmia cardiaca maligna que produce la pérdida de latido efectivo y que provoca que el corazón se pare en pocos minutos.

La víctima de muerte súbita pierde, en primer lugar, el pulso y unos segundos después el conocimiento y la capacidad de respirar.

Rápida actuación contra la muerte súbita

Por eso hay que actuar con rapidez y conocimiento. “Por cada minuto que pasa la probabilidad de supervivencia disminuye en un 10%. Al cabo de diez minutos las posibilidades son mínimas”, señala el informe.

Lo ideal es que la reanimación empiece en menos de tres minutos desde el comienzo del cuadro clínico, aunque hasta los ocho minutos es un periodo vital para poder recuperar al paciente que, si no recibe atención, morirá al cabo de unos minutos.

“En España y en la actualidad, desgraciadamente, las posibilidades de sobrevivir a una parada cardiaca en la calle oscilan entre el 5% y el 10%. Sin embargo, en los países nórdicos esta cifra llega a ser de un 30%”, apunta el estudio sobre la muerte súbita.

muerte súbita
Ejercicio de reanimación cardiológica/EFE/Toni Garriga

Formación en técnicas de reanimación

Y es que, en España, la formación en técnicas de reanimación cardiopulmonar “es escasa, siendo pocas las personas que declaran el conocimiento de las mismas frente a la realidad de otros países, donde es totalmente obligatoria la enseñanza de esta práctica, tanto en escuelas como en universidades”, según el documento.

“Solo un 30% de los españoles sabe realizar una reanimación cardiopulmonar (RCP)”, indican.

La FEC y la SEC consideran que conocer las maniobras de soporte vital básico está al alcance de todos los ciudadanos y se pueden aprender en un curso de pocas horas de duración.

Además, apuntan, numerosos estudios científicos han demostrado la efectividad y seguridad de los desfibriladores automáticos utilizados por personal no sanitario en espacios públicos para poder salvar la vida a personas que sufren una fibrilación ventricular.

Sin embargo, aportan el dato de que, por ejemplo, menos del 15% de las grandes superficies comerciales cuenta con un desfibrilador.

En el informe se reflejan varias propuestas de actuación en el campo de la formación e implantación de desfibriladores:

  • Implantación de formación obligatoria sobre técnicas de soporte vital básico y desfibriladores en todos los ciclos formativos y en todos los centros de trabajo.
  • La obligatoriedad de que el ciudadano que quiera obtener o renovar el carnet de conducir tenga que realizar el curso de soporte vital basico y desfibriladores, siguiendo el modelo de otros países de Europa, como Dinamarca.
  • En el ámbito autonómico, es fundamental, en primer lugar, adaptar la legislación vigente a las necesidades de educar a la población en las maniobras de reanimación cardiopulmonar así como del acceso público a la desfibrilación.
  • Formación en soporte vital básico y desfibriladores a las Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado e instalación de desfibriladores automáticos en sus vehículos.
  • Formación en las técnicas de reanimación cardiopulmonar a trabajadores del Ayuntamiento que trabajen en la vía pública e instalar desfibriladores en los autobuses urbanos, plazas públicas, así como lugares concurridos.
  • También a nivel local, fijar la instalación de desfibriladores como requisito para la concesión de licencias a locales y desarrollar un plan de vivienda cardioprotegida.
  • Cursos de formación en soporte vital básico dentro de los programas de responsabilidad social corporativa de las empresas y fomentar la implantación de desfibriladores automáticos en las empresas.
muerte súbita
Imagen de un desfibrilador. EFE.

Otras medidas

Además de la formación, la Sociedad Española de Cardiología insta al Ministerio de Sanidad a desarrollar un registro nacional de parada cardiorrespiratoria extra hospitalaria y hospitalaria que permitirá conocer, recoger e interpretar datos clave en resucitación cardiopulmonar y muerte súbita a nivel nacional y por comunidades autónomas.

Asimismo, defienden la integración de las nuevas tecnologías en la atención a la parada cardiorrespiratoria a través de aplicaciones para móviles útil para poner en contacto al ciudadano con los servicios de emergencia y la localización de los desfibriladores más próximos al lugar del suceso.

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…