Inicio / Sanidad / El misionero pide que su estado de salud no se haga público

El misionero pide que su estado de salud no se haga público

El estado de salud del primer español infectado por el virus del Ébola, el religioso Miguel Pajares, no se hará público por expreso deseo del paciente, que permanece ingresado desde ayer en el Hospital Carlos III de Madrid, donde la misionera Juliana Bonoha Bohé se encuentra “asintomática” y sin fiebre

El misionero pide que su estado de salud no se haga público
Un cámara de televisión toma imágenes frente al hospital Carlos III de Madrid donde han pasado la noche el religioso Miguel Pajares, infectado por el virus del ébola en Liberia, y la monja de origen guineano y pasaporte español, Juliana Bonoha Bohé. EFE/ CHEMA MOYA

El director de Juan Ciudad ONGD, de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, José María Viadero, ha informado de que así se lo ha trasladado Pajares, de quien solo ha dicho que se encuentra “bien” y sobre cuya evolución tienen muchas esperanzas debido a los síntomas que presenta.

Hoy es el segundo día de ingreso de Pajares y la monja en la sexta planta del hospital madrileño, donde se encuentran completamente aislados, asistidos y controlados por dos médicos internistas e intensivistas, cuatro enfermeras y cuatro auxiliares por turno, y personal de apoyo.

La citada planta está sometida a fuertes controles y los médicos y personal sanitario que les atienden visten trajes de protección completa para evitar contacto con cualquier fluido o secreción de los pacientes.

La monja Juliana Bonoha, en buen estado

La monja Juliana Bonoha Bohé, que se encuentra ingresada desde ayer jueves en el Hospital Carlos III de Madrid tras ser repatriada desde Liberia, permanece “asintomática, sin fiebre, bien hidratada y con buen estado general”, según el último parte médico del centro

En el documento se indica que a la religiosa, de 65 años, se le han practicado pruebas médicas para diagnosticar si padece malaria y si está infectada por el virus del Ébola, en ambos casos con resultado negativo.

El parte médico del Hospital Carlos III señala que la paciente será sometida de nuevo “en cuatro días” a la prueba de detección del virus del Ébola y, entretanto, “se mantendrán las medidas de control y seguridad hasta confirmar el resultado de las sucesivas.

María Jesús Garde muestra una foto de la monja Juliana Bonoha. Efesalud.com

Juliana Bonoha fue sometida a su ingreso hospitalario a monitorización y se le realizó “extracción de sangre para el estudio de hemograma, bioquímica y coagulación”, añade el informe facultativo.

También se le realizaron “extracciones para pruebas específicas de ébola y malaria o paludismo”, que se remitieron al laboratorio de alta seguridad del Instituto de Salud Carlos III, dependiente del Ministerio de Sanidad, según el parte médico.

A las 16.52 horas de ayer, continúa, “el Instituto de Salud Carlos III confirma al hospital que la prueba de malaria es negativa, motivo por el cual el equipo facultativo suspende el tratamiento antimalárico” y a las 20.30 horas se confirma que también es negativa la prueba para virus del Ébola, “que se repetirá en cuatro días”.

No se emitirán nuevos partes médicos de la religiosa si no se producen cambios significativos en su estado clínico, al menos, no hasta que se repita la prueba del ébola y se obtengan los resultados definitivos.

Respecto a los pacientes que fueron evacuados del Carlos III, igual que los profesionales sanitarios que pasan allí consultas, la Consejería y el hospital no pueden ofrecer aún una fecha estimada para que regresen al centro y éste recupere su actividad habitual, ya que todo dependerá de la evolución de ambos pacientes.

Los que quedaron en Liberia

El director de Juan Ciudad ONGD sí ha afirmado que las dos religiosas infectadas con el virus del Ébola, que permanecen en el Hospital San José de Monrovia, Paciencia Melgar y Chantal Pascaline, están siendo tratadas adecuadamente “para el nivel sanitario” de Liberia.

En el caso concreto de Chantal, Viadero ha dicho que anímicamente está “muy decaída”.

Junto a estas dos religiosas se encuentran aislados en el centro hospitalario liberiano el religioso Georges Combey, el administrador del centro Eugene Osei-Wusu y el enfermero voluntario camerunés William Ekeurm, que está atendiendo a Chantal y Paciencia, y al que Viadero ha calificado de “héroe”.

(No Ratings Yet)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies