Inicio / Portada España / Microondas y salud: uso, problemas y cómo evitarlos

Microondas y salud: uso, problemas y cómo evitarlos

En los hogares, el microondas se ha convertido en un imprescindible que se usa prácticamente a diario. Pero, ¿se utiliza de forma correcta? ¿Sabemos como evitar que su cocinado sea dañino para la salud?

Microondas y salud: uso, problemas y cómo evitarlos
Imagen de un microondas/Foto de Violeta Tovar

El microondas es uno de los electrodomésticos más utilizados; está presente en el 94% de los hogares españoles. Es fácil y cómodo de utilizar, aunque son muchas las personas que se preguntan qué efectos tiene en los alimentos que se exponen a él y en la salud de los consumidores.

Problemas de los microondas

Un mal uso o mantenimiento del microondas puede afectar a los alimentos de forma negativa y, por tanto, también al consumidor cuando los ingiere después de haberlos calentado o descongelado.

Muchas veces, cuando se calienta la comida en el microondas quedan puntos fríos a los que no llega el calor, por lo que puede ocurrir que algunas bacterias o microorganismos sobrevivan y no sean destruidos para su consumo posterior.

En mal estado o conservación, el microondas puede provocar una fuga de las radiaciones que emite. Estas radiaciones no son ionizantes, lo que significa que no hay peligro, ya que no destruyen los nutrientes de los productos y su temperatura máxima es de unos 100º C.

Según la Organización Médica Colegial, se siguen realizando estudios sobre este campo para diagnosticar posibles riesgos.

El uso de recipientes de plástico no es recomendable porque puede que partículas de plástico pasen a los alimentos. Por ello, solo se deben utilizar envases que certifiquen que sean aptos para su uso.

Los alimentos que puedan retener vapor de agua en su interior es mejor no exponerlos al microondas porque hay posibilidad de que puedan explotar y ocasionar quemaduras.

A pesar de su uso cotidiano, el microondas es uno de los electrodomésticos más descuidados en cuanto a limpieza. Las salpicaduras y restos de comida consecuencia de su uso, si no se limpian, pueden terminar emitiendo malos olores o influis en su deterioro progresivo. Lo ideal es mantener siempre limpio el interior, así como la tapa con la que protegemos recipiente y comida.

Pautas para un buen uso

Para evitar problemas y utilizarlo de manera óptima, hay consejos para su uso de forma adecuada y responsable. Poniéndolos en práctica, el microondas da la misma seguridad que otros electrodomésticos o formas de cocción.

  1. Colocar los alimentos sin amontonar, que estén repartidos por el recipiente.
  2. Cubrir la comida con una tapa apta durante la cocción.
  3. Parar y remover a mitad de cocinado para evitar los puntos fríos.
  4. Sustituirlo cada 8 o 9 años.
  5. Usar recipientes de cristal o porcelana en vez de plástico.
  6. Ajustar y no superar los tiempos de cocinado recomendados.
(3 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…