Inicio / Nutrición / Microalgas que alimentan

Microalgas que alimentan

Wakame, Nori, Hijiki, Arame o Konbu son algunas de las variedades de algas utilizadas en la gastronomía japonesa y que se han hecho un sitio en nuestra dieta. A diferencia de estas algas, que se toman directamente en el plato, existen las llamadas “microalgas” con un perfil nutricional de alto valor como complementos dietéticos e ingredientes para hacer alimentos

chlorella
Fotos cedidas por Ainia Centro Tecnológico.

Tradicionalmente, el empleo de las algas en la cocina era patrimonio de la dieta oriental, pero ahora su presencia cada vez, resulta más habitual en el menú occidental debido a su riqueza nutricional.

Ainia Centro Tecnológico, a través del proyecto Nutrialgae y apoyado por el Instituto de la Mediana y Pequeña Industria Valenciana (IMPIVA) y por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), estudia la bioproducción de principios activos a partir de microalgas con fines alimentarios.

Las propiedades saludables de las microalgas se estudian en este centro para desarrollar alimentos con funciones saludables y de momento ya se han introducido en galletas y salsas.

También existen referencias bibliográficas de que las microalgas, más pequeñas y abundantes en nuestro entorno, se han usado desde tiempos ancestrales para el consumo humano y en animales por su gran cantidad de compuestos beneficiosos para la salud, según fuentes de Ainia.

Chlorella y Spirulina

Desde hace unos años, los científicos están investigando acerca del valor de las microalgas y desde Ainia se han obtenido las primeras evidencias científicas de la aplicación de dos microalgas, Chlorella y Spirulina, como ingredientes para alimentos saludables orientados a estimular el sistema inmunológico.

Estas microalgas son ricas en vitaminas, ácidos grasos, aminoácidos esenciales y polisacáridos, propiedades que las hace excelentes como ingredientes activos para alimentos que puedan reforzar las carencias nutricionales de segmentos poblacionales que puedan registrar déficits en defensas.

Estos segmentos poblacionales son los niños, los ancianos o incluso personas que están en situaciones especiales de estrés o enfermedad.

Bioproducción

Las microalgas se obtienen por extracción de microorganismos vivos y su utilización posterior puede ser aplicable a alimentos, pero también a un uso en el sector bioenergético o el farmacéutico.

La bioproducción es la disciplina que permite obtener estos productos de alto valor añadido y con alta actividad biológica.

En este caso, los procesos de bioproducción de microalgas para fines alimentarios se desarrollan empleando sistemas de producción que aseguren la asepsia y la seguridad alimentaria.

Foto cedida por Ainia Centro Tecnológico

Lo que se extrae de ellas son Compuestos de Alto Valor Añadido (CAVAs), como por ejemplo aceites ricos en ácidos grasos omega-3, polisacáridos o pigmentos como los carotenoides, que se consumen a modo de complementos o que se emplean para el enriquecimiento de algunos alimentos.

Con el objetivo de proteger sus propiedades y que realicen su función bioactiva en el momento preciso para que sea absorbido al máximo por el organismo, este proceso se realiza mediante la tecnología de la microencapsulación.

A través de ella, las microalgas o los CAVAs extraídos de ellas, quedan recubiertos por microcápsulas que se añaden sin ser detectables, si no se desea, en el alimento que ingerimos.

De esta forma, no se alteran las características organolépticas (vista, sabor, olor o textura) del producto final y pueden resistir el pH del tracto digestivo.

Lista de la compra

Los alimentos con propiedades de valor añadido, consumidos como parte de una dieta equilibrada y acompañados de un estilo de vida saludable, ofrecen la posibilidad de mejorar la salud y/o prevenir ciertas enfermedades.

Ahora, la duda es saber si el consumidor compraría galletas o salsas elaboradas al estilo tradicional que lleven incorporadas en su composición microalgas para hacerlas más saludables sin que esto altere su sabor de siempre.

Según Ainia Centro Tecnológico, hoy la tendencia de los productos con mayor calidad nutricional registra una clara tendencia al alza.

Así, según la base de datos Global New Product Database, desde enero de 1998 hasta diciembre de 2009 se lanzaron al mercado español 31.576 nuevos productos, de los cuales 6.015 eran referencias con reclamo de “saludable”, lo que supone a día de hoy un 20 % frente al 0,5 % de hace doce años.

Su capacidad para prevenir ciertas carencias fisiológicas o el riesgo de enfermedades, validada científicamente, hace de estos productos un atractivo para los consumidores.

(No Ratings Yet)
Cargando…