Inicio / Mujer e infancia / Mi cuerpo me gusta: la imagen corporal de los niños

Mi cuerpo me gusta: la imagen corporal de los niños

Los trastornos de alimentación se han convertido en la tercera enfermedad crónica entre jóvenes y adolescentes, pero mucho antes de llegar a esta etapa, los niños de edades muy tempranas, entre los cinco y los nueve años, comienzan a fundamentar la imagen corporal que tienen de ellos mismos

Otras noticias

Mi cuerpo me gusta: la imagen corporal de los niños
EFE/Jalil Rezayee

Por eso, los expertos recomiendan que la batalla hay que ganarla con medidas preventivas dirigidas a esas edades tempranas, después puede ser demasiado tarde, y advierten del peligro que supone el bombardeo de mensajes publicitarios y redes sociales.

Así pues la construcción de la autoimagen corporal de los niños es importante a fin de prevenir futuros trastornos de comportamiento alimentario y en ello están trabajando un grupo de investigadores del Departamento de Comunicación de la Universidad Pompeu Fabra , en colaboración con otras universidades españolas, como la Loyola Andalucía (Córdoba) o la Rey Juan Carlos (Madrid) , y con especialistas de otros ámbitos como la Fundación Imagen y Autoestima.

El proyecto MediaCorp, explica a EFE salud  la  coordinadora del mismo Mónika Jiménez, surge de un proyecto anterior que tenía como objetivo valorar la influencia de la publicidad en los trastornos alimentarios.

En ese estudio (realizado entre 2007 y 2010) se vio que la edad de la población de riesgo había descendido significativamente y que en los hospitales había ingresados niños y niñas de hasta seis años.

Por qué, se pregunta Mónika Jiménez,  ante una película de Superman advertimos a nuestros hijos que no  imiten al personaje cuando vuela porque se matarán y , sin embargo, no les creamos la misma conciencia crítica ante textos e imágenes publicitarias que promocionan determinados  estilos de vida que pueden resultar muy peligrosos para su salud.

El proyecto tiene tres patas: la primera se sustenta en una investigación dirigida a conocer como influye la publicidad en la construcción de la imagen corporal de los niños.

La segunda va dirigida a valorar la capacidad crítica de los niños ante estos estereotipos y la tercera persigue incorporar a la sociedad, especialmente a profesionales de instituciones escolares, a través de talleres y de la página web www.micuerpomegusta.com, donde se puede encontrar material didáctico para trabajar con los niños.

El estudio de investigación se llevará a cabo en diferentes colegios de Barcelona, Sevilla y Madrid, y la muestra mínima inicial será de 900 niños.

Marta Voltás, directora de la Fundación Imagen y Autoestima, ha señalado a EFEsalud que lo realmente preocupante es la puerta de entrada a un trastorno de conducta alimentaria, y esta puerta es generalmente una dieta autoimpuesta que los niños y jóvenes encuentran con facilidad en internet.

Las tendencias de búsqueda de la población en general y de los que tienen trastornos alimentarios son las mismas: persiguen adelgazar rápido, y lo que les aparece son acciones incitadoras para perder peso, como las carreras de kilos.

Son conductas de riesgo que atraen siempre a los adolescentes.Pero desconocen hacia dónde les puede conducir.

Lo que encuentran en estos canales, youtube, instagram… son trucos para poder conseguir un objetivo, que al final no alcanzan y finalmente deriva en trastorno por atracones: ”Para nosotros este tipo de contenidos resultan especialmente peligrosos porque niegan el hecho de que se trate de una enfermedad, lo presentan como una manera de vivir, y sitúan la delgadez como algo exitoso”.

Un curso sin mocos, tos y fiebre - Quirónsalud

Perder el proyecto vital

Desconocen que las personas con un trastorno de conducta alimentaria “presentan una calidad de vida muy baja, pierden el proyecto vital, y difícilmente pueden tener hijos o mantener la pareja. Las consecuencias sociales, médicas y de calidad de vida son altísimas”.

El problema, refiere esta experta, es que está muy extendida una noción de cuerpo de delgadez en las chicas y de musculación en los chicos. Se trata de un mensaje que presiona de manera alarmante no solo a jóvenes sino a niños muy pequeños.

“Es especialmente grave que todos los niños a partir de 5/ 6 años tengan una percepción de la valoración social de su cuerpo desde un punto de vista negativo”.

La enfermedad es multifactorial, y no todas las personas que van a hacer una dieta autoimpuesta padecerán un trastorno alimentario, solo las que son vulnerables. El problema es que no se puede saber a priori quien es vulnerable.

Una separación de los padres, una frustración académica, cualquier momento estresante de vida para una persona que es vulnerable – biológicamente en la pubertad son mucho más vulnerables- les puede llevar a una conducta de riesgo.

Voltás defiende la necesidad de actuar temprano:”la prevención tiene que estar presente de los 3 a los 10 años, incidiendo  en modelos de imagen corporal saludables, fomentando la diversidad y siendo muy críticos hacia los medios y sobre todo hacia la publicidad, porque alguien tiene mucho interés en que estemos insatisfechos y compremos muchos productos”.

“Ya desde pequeños estamos muy preocupados por no tener un cuerpo determinado, de adolescentes , jóvenes y maduros vamos a tener mucho interés en consumir numerosos productos , ya sea de farmacia, parafarmacia , de moda, de estética en general, para podernos parecer a ese modelo imposible que alguien nos está vendiendo”.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies