Inicio / Blog / El método más chic para escrutar el semen del varón

El método más chic para escrutar el semen del varón

play El método más chic para escrutar el semen del varón

Sí, quizás la respuesta en un futuro lejano pudiera ser la enésima aplicación interactiva o app instalada en una tableta o dispositivo móvil para analizar la fertilidad masculina, pero no… hoy por hoy es solo una herramienta digital curiosamente informativa, incluso divertida; aunque no tanto como la copla de una chirigota en los carnavales de Cádiz, capaz de satirizar al espermatozoide más cualificado.

Lo inteligente, insustituible y fiable al 100% es que el varón, y no su pareja femenina, angustiada, pida cita en una clínica especializada, de confianza; se aísle en una de sus salitas discretas y envolventes; se masturbe y eyacule una sola vez en un bote aséptico; y entregue la muestra de semen en el departamento de Biología para que la escudriñen con pelos y señales.

Esta certeza tan obvia y objetiva forma parte del ADN ginecológico de la doctora Carmen Sala Salmerón, obstetra de la barcelonesa Gine-3, quien entrevista para efesalud a la bióloga especializada en reproducción humana, Blanca Carreño Orta, embrióloga en el Centre Mèdic Augusta de la ciudad Condal.

La bióloga y embrióloga, Blanca Carreño, y la Dra. Carmen Sala, obstetra y ginecóloga.
La bióloga y embrióloga, Blanca Carreño, y la Dra. Carmen Sala, obstetra y ginecóloga. EFE/GRB

El semen, del espermiograma a la maternidad

Una eyaculación de semen normal contiene entre uno y cinco mililitros de líquido viscoso formado a su vez por plasma seminal y un 5% o 10% de espermatozoides. El número de gametocitos ronda los 250 millones en cada eyaculación y recorrerán una distancia de entre 17 y 25 centímetros.

Los gametocitos, ocultos en los testículos, son depositados en la vagina tras la eyaculación del semen. Luego tienen que atravesar el peliagudo cérvix, el grandioso útero y alcanzar una de las dos trompas de Falopio por sus propios medios. Los que lo consigan se encontrarán, al menos, con un ovocito y tendrán que enfrentarse al reto sobrenatural de fecundarlo.

Después de un esfuerzo titánico, solo uno de ellos tendrá éxito y será el que se lleve el orgullo de servir con placer infinito a su destino: formar el cigoto, unión celular que es el origen de una nueva vida… pero los espermatozoides fracasan en un 40% de los casos. No obtienen su premio tan deseado, el embarazo.

Cada espermatozoide, de un tamaño medio de 0,09 milímetros, afronta su aventura reproductiva, teóricamente, en las mismas condiciones que el resto de sus competidores… pero muchas veces no es así.

“Son los biólogos, los investigadores o los especialistas en reproducción asistida quienes tendrán que contar el número de potenciales bajas antes de la meta o indagar en el más mínimo detalle de cada uno los 23 cromosomas que los conforman, ya que el espermatozoide aporta al cigoto el 50% de la carga genética”, señala doctora Sala.

Una especialista estudia y procesa las muestras de semen del varón en el laboratorio para garantizar su calidad y la viabilidad del embarazo.
El espermiograma, espermograma o seminograma debe ser el primer examen que se pida a los futuros padres cuando una pareja no consigue que la mujer se quede embarazada.

De acuerdo con los últimos estudios, una de cada seis parejas tiene problemas de infertilidad: el 40% de las dificultades son atribuibles al hombre, por el 40% de la mujer o el 20% de causas mixtas. La edad es el factor que más condiciona la fertilidad en ambos sexos, ya que, aunque el hombre produce espermatozoides prácticamente durante toda su vida, con el tiempo, se hacen más escasos y pierden su capacidad reproductiva.

Y desde que la ginecóloga recomienda un espermiograma hasta que la pareja pide una cita “pasa muy poquito tiempo”, aunque suele ser la mujer quien lleve la iniciativa y teclee los números en el teléfono móvil; peculiaridad, por otra parte, que debería dejar de ser habitual para convertirse en extraordinaria.

El semen a investigar se entrega en el laboratorio. Un paso inevitable que tiene que dar el hombre. Lo traen de casa o bien lo extraen en la clínica.

“Suelen pasar cierta vergüenza. Les damos el bote y les decimos que toquen el timbre cuando terminen. Es un poco como… ¡Dios mío, qué situación!”, dice la embrióloga.

El futuro padre se aísla en una habitación para masturbarse una sola vez, eyacular y depositar el esperma en un recipiente especial, estéril, y previamente calentado a la temperatura corporal.

La prueba se tiene que llevar a cabo tras varios días de abstinencia sexual. Además, es necesario que el varón no haya estado enfermo durante los últimos 30 días. También, que no haya bebido alcohol, al menos en los cuatro días anteriores al examen, y tampoco haya consumido drogas en un periodo mínimo de cuatro semanas.

“Recomendamos que la extracción se lleve a cabo en una clínica especializada como la nuestra -apunta Blanca Carreño- ya que el semen pasa del varón al bote y del bote al laboratorio inmediatamente. En poco más de 15 minutos comienza un análisis concienzudo”.

Sea en casa o sea en la clínica, al varón se le aprecian “temblores en la mano” al entregar la muestra.

“Con frecuencia sienten culpabilidad. Piensan que no han conseguido una cantidad suficiente porque estaban nerviosos o porque esa semana trabajaron en exceso, cualquier excusa les vale… y no hay nada de qué disculparse. Solo es una prueba diagnóstica, como si fuera un análisis de sangre”, destaca la bióloga.

Patinaje masculino de velocidad sobre hielo.
Si el análisis resulta positivo todo es alegría y satisfacción. Si es adverso se abre un periodo de incertidumbre. EFE/EPA/Barbara Walton

¿Y qué hacéis con los resultados del seminograma?

“Si es negativo informamos al paciente de la necesidad de repetir la prueba para confirmar los resultados del estudio, aunque sea en otra clínica de prestigio -subraya-. En estos casos es muy importante obtener más de una evaluación para determinar correctamente si el factor masculino está detrás de un problema de embarazo en su pareja”.

  • Se considera oligozoospermia moderada o severa cuando la cantidad va de 10 a 15 y de 0,1 a 10 millones por mililitro, respectivamente. El semen sería de baja calidad.
  • Si se computan menos de 100.000 valientes se denominaría criptozoospermia, un factor de esterilidad.
  • Cuando no hay presencia de esperma en el semen nos encontramos ante un caso de azoospermia.

También hay que tener en cuenta su movilidad, su vitalidad y su morfología.

  • Están los rápidos, los lentos, los que solo colean y progresan haciendo desplazamientos circulares… y los que están parados. Un semen normal contendrá al menos un 50% espermatozoides vivos entre rápidos y lentos.
  • Su morfología correcta (con dos cabezas o dos colas) tiene que ser superior al 40% del total.
  • Además, influyen el PH, la presencia de aglutinantes y de sangre en la viscosidad.

Pero ahí no acaban las pruebas masculinas.

“Se tienen que hacer que hacer pruebas complementarias, como el Test de REM, el Test de FISH o el Test de Fragmentación, cuando una mujer haya sufrido más de dos abortos, existan fallos de implantación en el útero, tenga otro hijo con algún tipo de cromosopatía o cuando el esperma se clasifique como oligoteratozoospermia (tres parámetros del semen afectados: concentración, movilidad y morfología)”. informa la doctora Carmen Sala.

Noticia sobre la posibilidad de análisis de semen a través de una app que se publicó en un diario catalán.
Noticia que publicó un diario catalán en 2016 sobre la posibilidad de los análisis de semen a través de una aplicación instalada en un teléfono móvil. EFE/GRB

¿Es posible, válido o conveniente, entonces, confiar un estudio de fertilidad a una app descargada en el teléfono móvil?

“No. Este tipo de aplicaciones, que necesitan un dispositivo que se acopla al teléfono móvil, solo hacen un recuento de la cantidad de espermatozoides que contiene la muestra de semen o testifican su  movilidad, no interpretan los resultados. Esta tecnología solo sirve para facilitar una información básica, primaria, sobre el potencial reproductivo del hombre”, concluye la bióloga y embrióloga, Blanca Carreño.

Para la doctora Carmen Sala, experta en calidad de vida de la mujer, no hay nada mejor en la vida que el factor humano a la hora de afrontar cualquier reto, máxime si está relacionado con la maternidad o la paternidad, donde entran en juego el futuro de su descendencia y la felicidad familiar.

TODOS LOS VIDEOBLOGS de la Dra. Carmen Sala

(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...
Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies