Inicio / Blog / La metamorfosis vulvovaginal tras la menopausia

La metamorfosis vulvovaginal tras la menopausia

play La metamorfosis vulvovaginal tras la menopausia

La doctora Carmen Sala Salmerón, obstetra y gineperiodista de efesalud, entrevista de nuevo al doctor Carlos Amselem Amselem, director médico y cirujano jefe de la barcelonesa Clínica Gine-3, para pulsar la opinión de un experto sobre el rejuvenecimiento vulvovaginal; técnica aparentemente de naturaleza estética, de plena actualidad, que mejora la salud de la mujer, su calidad de vida y sus múltiples sensaciones de volver a sentirse joven y atractiva después de la menopausia.

“El rejuvenecimiento del canal vulvar y vaginal -dice el especialista-, independientemente de la edad de la mujer, consiste en algo tan sencillo como devolver un aspecto sano y saludable, también estético, a la zona genital. Y no solo es una cuestión de atrofia por la maternidad o la llegada de la edad adulta, de su apariencia, sino de su funcionalidad”.

Una mujer tiene su primera regla o menarquia hacia los doce años y deja de tenerla hacia los cincuenta; es decir, está conviviendo con la función estrogénica alrededor de 38 años. Esa mujer, ya sin producción de estrógenos, alarga su vida más o menos hasta los 85 o 90 años. Prácticamente, está más tiempo en periodo menopáusico que en periodo hormonal.

¿En qué momento debemos rejuvenecer el canal vulvovaginal?

Salvo excepciones, por razones puramente estéticas, por una malformación congénita o por una cuestión de orden reproductivo, las mujeres necesitan actuar sobre su salud genital, a nivel vulvar y vaginal, cuando comienzan a perder la capacidad hormonal -estrógenos- en la perimenopausia o, a muy tardar, en la primera fase de la menopausia.

Hay que estar atentas a ciertos signos de alarma en la perinopausia, transición hacia la menopausia: irregularidad menstrual (ciclos que se alargan o se acortan), que a veces notan algunas mujeres antes de los cuarenta años de edad; sofocos, problemas de sueño y sequedad vaginal.

El 65% de todas las mujeres menopáusicas tienen molestias, pero solo el 4% sabe que se debe a este tipo de atrofia. Un 60% desconoce su existencia y solo un 2% consulta al ginecólogo. El 82% considera que son cosas de la edad. Además, otro 60% retrasa la visita al ginecólogo un año, hasta que no les corresponde su revisión periódica.

“Cuanto más tiempo deje pasar una mujer, más difícil y más costoso económicamente le resultará volver a su normalidad vulvar y vaginal”, destaca el doctor Carlos Amselem.

¿Qué síntomas indican la aparición de la atrofia vulvovaginal?

A nivel de la vulva, sequedad, picor, escozor, llaguitas o fisuras. A nivel de la vagina, pérdida de la elasticidad, pérdida de secreción, aumento del pH y, consecuentemente, aumento de las infecciones al disminuir la flora bacteriana vaginal.

A nivel sexual, la falta de estrógenos disminuye la lubricación y se reduce también el deseo, ya que desciende el flujo sanguíneo en toda la zona genital.

Técnicas para rejuvenecer vulvas y vaginas

Algunas mujeres visitan a su especialista para solucionar problemas de su salud vulvar o vaginal, mientras que otras buscan mejorar el aspecto de su zona genital. Se puede optar por una serie de procedimientos que solucionan unos u otros… o ambos, quizá la mejor opción terapéutica.

Para el doctor Amselem no hay duda: “Dependerá del deterioro del canal vulvovaginal. Cada mujer necesitará una técnica muy concreta, nunca estándar, y siempre en función de su salud, de sus características físicas y de su absoluto bienestar. Podrán requerir desde un tratamiento hormonal hasta una cirugía más o menos compleja”.

  • Aplicación tópica de estrógenos en la vulva. La dosis de estrógenos es mínima y actúa directamente sobre la mucosa vaginal, a diferencia de los medicamentos tomados por vía oral.
  • Infiltraciones de ácido hialurónico para mujeres que padecen sequedad vaginal, picor, irritación o dolor que les impide mantener relaciones sexuales agradables.
  • Tratamiento con láser mínimamente invasivo mediante la inserción de una sonda dentro de la vagina. Se gira y se retira mientras se acciona el láser.
  • Radiofrecuencia. Emisión de calor que actúa sobre el tejido vaginal aumentando la circulación sanguínea.
  • Labioplastia. Corrección de los labios menores -internos-, ya sea porque son asimétricos o porque sobresalen más allá de los labios mayores.
  • Vaginoplastia. Se estrecha el conducto vaginal para que los músculos tengan la rigidez perdida por la edad o la maternidad.

¿Todas las mujeres pueden acceder a estos tratamientos?

“Barato o caro es una consideración muy subjetiva, máxime cuando estamos hablando de la salud íntima de la mujer. No es un problema meramente estético. La atrofia vulvovaginal, que genera dolor y falta de deseo sexual, impide, entre otras consecuencias, mantener relaciones sexuales en soledad o en pareja”, reflexiona el médico.

“Si el tratamiento se inicia de manera precoz, cuando la mujer todavía tiene su canal vulvovaginal en buen estado, hablaremos de un coste mínimo, puesto que el tratamiento es rápido y sencillo en todos los casos… si la intervención se produce cuando el deterioro es considerable quizá sea necesario utilizar una batería de técnicas que aumenten los costes”, concluye el doctor Amselem Amselem.

El doctor Carlos Amselem y la doctora Carmen Sala, de Gine-3 Barcelona.
La doctora Carmen Sala Salmerón, especialista en calidad de vida de la mujer, lo puede decir más alto, pero no más claro: “Nuestra metamorfosis a partir de la menopausia nos da alas para volar más alto, alas para volar más lejos y alas para volar con plena libertad. Solo las mujeres tienen que decidir qué tipo de alas necesitan. En mi consulta las tengo de todos los colores”. EFE/GRB

¿QUIERES SABER QUIÉN ES EL DR. CARLOS AMSELEM AMSELEM?

(No Ratings Yet)
Loading...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies