Inicio / Blog / Mensaje “de tranquilidad” a las mamás que van a dar a luz en tiempos del coronavirus

Mensaje “de tranquilidad” a las mamás que van a dar a luz en tiempos del coronavirus

“El efecto que tiene el SARS-CoV-2 sobre la salud de los recién nacidos es muy, muy leve”, informa el Dr. Manuel Sánchez Luna, jefe del Servicio de Neonatología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid, después de haber analizado durante la gestación, el parto y el posparto inmediato más de 560 casos de bebés nacidos de mamás contagiadas

play Mensaje “de tranquilidad” a las mamás que van a dar a luz en tiempos del coronavirus

Este estudio, con la participación de 80 hospitales y que continúa en marcha, ha registrado, además, otros 40 casos de recién nacidos que se infectaron de la COVID-19 posteriormente, ya en sus domicilios. “Dos datos sorprendentes si tenemos en cuenta las consecuencias trágicas de la pandemia a nivel poblacional”, destaca el también presidente de la Sociedad Española de Neonatología (SENEO).

La casi inmunidad del bebé recién nacido ante el coronavirus

“Las infecciones víricas en los recién nacidos tienen una expresividad muy variable, desde afectaciones muy graves y generales tanto si la infección ocurre intraútero como en el periodo posnatal o en los primeros días y semanas tras el nacimiento, como es el caso de infecciones tan conocidas por todos como la rubeola, el citomegalovirus (CMV) -virus relacionado con la varicela y la mononucleosis en adultos- y los virus herpes.

Otros, como es el caso del Virus Respiratorio Sincitial (VRS), tienen un efecto muy localizado sobre el sistema respiratorio de los más pequeños provocando sobre todo en los de mayor riesgo cuadros graves con secuelas a medio y largo plazo. La sorpresa ha sido cómo este nuevo virus de la familia de los coronavirus no ha demostrado un efecto adverso tanto en el feto como en el recién nacido y el lactante pequeño.

Desde la Sociedad Española de Neonatología hemos seguido de forma muy cercana la pandemia y sus posibles consecuencias sobre la salud de los recién nacidos desde el mismo inicio de la pandemia y hemos comprobado con datos propios de nuestro país, que la afectación ha sido muy leve.

Desde el inicio mismo de la pandemia creamos un registro para recoger todos los casos de recién nacidos hijos de madres con COVID-19 durante la gestación, parto y posparto inmediato, así como aquellos que se han infectado tras el nacimiento, ya en el ámbito del domicilio familiar.

En este registro han colaborado 80 hospitales y hemos recogido hasta la fecha 560 casos de recién nacidos, hijos e hijas de madres covid y más de 40 casos de recién nacidos que se infectaron posteriormente.

Nos ha sorprendido la ausencia de signos evidentes de transmisión de la infección intraútero, aún existiendo algún caso aislado sospechoso. De la misma manera, no hemos observado problemas médicos en la mayoría de estos recién nacidos, y si los ha habido lo han sido por los habituales contratiempos relacionados con la patología neonatal, como son la prematuridad, y demás.

Igualmente, los casos que hemos tenido de infección posnatal han sido todos leves siendo los síntomas transitorios. Los pocos casos más graves ocurrieron en niños con antecedentes de prematuridad o patologías de base.

Con todos estos datos, junto con los publicados en otros países de nuestro entorno, hemos elaborado unas recomendaciones que hemos ido adaptando a la aparición de nuevos conocimientos y que podemos concretar en:

  • No hay evidencia clara de transmisión vertical del SARS-CoV-2 (antes, durante o tras el parto por lactancia materna), si bien a tod@s l@s hij@s de madres con COVID-19 se les deben realizar test virológicos y seguimiento clínico.
  • Existe posibilidad de transmisión postnatal, lo más frecuente, ya sea por vía respiratoria o por contacto.
  • En las madres con COVID-19, se debe evitar la separación de su recién nacido tras el nacimiento, si bien la decisión de mantener el alojamiento conjunto debe ser individualizada, teniendo en cuenta la situación clínica de la madre y niñ@, la logística hospitalaria y manteniendo siempre medidas de aislamiento de contacto y gotas entre ambos.
  • Se recomienda la lactancia materna desde el nacimiento, siempre que las condiciones clínicas del neonato y su madre así lo permitan.
  • Los neonatos sintomáticos deben ser ingresados en las Unidades Neonatales con estrictas medidas de aislamiento, teniendo en cuenta que si existe la posibilidad de formación de aerosoles el personal debe protegerse de forma especial.
  • Aunque todavía no se dispone de muchos datos, los neonatos infectados no parecen mostrar formas graves de la enfermedad.
  • No existe un tratamiento neonatal específico aprobado frente al SARS-CoV-2: las medidas a aplicar deben ser los tratamientos y cuidados sintomáticos habituales.
  • Los criterios de alta dependerán de la clínica neonatal y los resultados de las pruebas virológicos.
  • En niñ@s asintomátic@s (tanto negativos como positivos) hij@s de madre COVID-19 positiva, se puede valorar el alta hospitalaria a partir de las 48 horas y continuar en régimen de aislamiento domiciliario bajo seguimiento telefónico/presencial.
  • Tanto durante la hospitalización como tras el alta, es importante la información y apoyo familiar.

En resumen, queremos transmitir un mensaje de serenidad y tranquilidad a las familias y los sanitarios encargados del cuidado de los recién nacidos durante esta pandemia.

Pensamos que es necesario preparar los hospitales con circuitos seguros que garanticen que la asistencia perinatal no plantee riesgos para aquellas familias que acudan a los hospitales y estén libres de la enfermedad y también a aquellas otras que presenten COVID19.

Los riesgos de las madres gestantes, en general, van a estar ligados más a su patología previa que a la propia enfermedad infecciosa.

Es importante mantener tanto las medidas de higiene estrictas y de protección del personal sanitario que atiende a estos pacientes como favorecer la no separación de las madres de sus hijos, siendo las indicaciones de hospitalización de los recién nacidos las mismas de cualquier otra situación, independientemente de la pandemia.

Estimulamos que no se separen tras el nacimiento, se fomente el contacto piel con piel, se fomente la lactancia materna y se realice un seguimiento clínico y microbiológico adecuado tanto a corto como a medio plazo para conocer las potenciales complicaciones que pudiesen surgir.

Finalmente, quiero manifestar que en nuestro centro, el Hospital General Universitario Gregorio Marañón, donde han nacido más de 65 bebés hijos de madres covid hasta la fecha, se ha podido mantener la hospitalización conjunta de las madres y sus hij@s en habitaciones individuales, se ha evitado la separación de los recién nacidos de sus madres y, cuando esto ha sido necesario por enfermedad grave de la madre o del bebé, los protocolos y circuitos de seguridad se han mantenido sin problemas.

Nuestra Unidad de Nutrición personalizada con leche materna donada ha seguido funcionando sin ninguna incidencia y ha procurado que cuando la madre no haya podido alimentar a su hijo con su propia leche este haya recibido leche donada.

Dr. Manuel Sánchez Luna-efe
“Hemos puesto en marcha un gran estudio en colaboración con otros centros, y financiado por el Instituto Carlos III de Madrid, en el que estamos analizando el impacto de la enfermedad pandémica y su posible efecto en el feto y el recién nacido, así como en las madres gestantes, en la leche materna, membranas amnióticas y placenta del que tendremos resultados próximamente que ayuden aún más al conocimiento de esta nueva enfermedad y sus consecuencias”, concluye el Dr. Manuel Sánchez Luna, neonatólogo. EFE/ Pablo Cosmen
(No Ratings Yet)
Cargando…