Inicio / Nutrición / Menos dietas milagro, más ejercicio físico

Menos dietas milagro, más ejercicio físico

Especial en “El Bisturí” sobre las llamadas “dietas milagro”, con entrevista a la nutricionista Laura González, responsable de Salud y Nutrición de Nestlé, y al profesor de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte Germán Díaz Ureña, de la Universidad Europea

ejercicio nieve

En los últimos años se está abusando de las llamadas “dietas milagro”, que suelen ser desequilibradas. Prometen un descenso de peso significativo en poco tiempo sin ser saludables a medio o largo plazo.

Laura González advierte y explica: “Son desequilibradas y provocan una pérdida de peso por encima de lo recomendado, que suele ser unos dos kilos al mes, en un periodo muy corto de tiempo”. 

Características de las dietas milagro

  • Promete resultados rápidos.
  • Se prohíben uno o varios grupos de alimentos.
  • Hay una lista de alimentos que son buenos y malos.
  • Recomienda productos dietéticos.
  • Pregona los beneficios de un alimento y lo convierte en un súper alimento.
  • Hay famosos que avalan estas dietas.
  • Hacen afirmaciones que contradicen al colectivo sanitario de reputación conocida o científicos de renombre.

Algunas de las llamadas dietas milagro

  • El ayuno, que más que una dieta consiste en no comer nada. Es muy restrictiva ya que limita la ingesta de alimentos. Puede ser peligrosa y poco efectiva. Tras esta dieta muchas personas engordan.
  • Dietas desbalanceadas: Restringen alimentos de algunos de los  grupos básicos. Gran parte del peso corporal perdido es agua. Son dietas de carbohidratos o rica en proteínas.
  • Dietas repetitivas o del aburrimiento: solo permiten comer algunos grupos de alimentos a los que se atribuyen virtudes adelgazantes, como por ejemplo el té y la piña.
  • Dietas ricas en fibra: se recomienda comer grandes cantidades de frutas, vegetales y salvado. El exceso de fibras produce gases, heces abundantes y mala absorción de algunos  nutrientes.
  • Dieta del barro o la arcilla: propone limpiarse y depurarse por dentro a base de comer arcilla o barro.
  • VB6: lo que hace es invitar a ser vegano por horas, en esencia entre las seis de la mañana y las seis de la tarde. Los defensores de esta calculan que se puede perder entre cinco y seis kilos cada mes adaptando la alimentación a nuestro ritmo de vida sin necesidad de controlar las calorías. La alimentación vegana contiene menos grasas y a partir de las 6 de la tarde, cuando hay más relaciones sociales, podemos consumir alimentos de otros grupos como carnes, pescados huevos, con moderación.
  • Dietas bajas en carbohidratos o ricas en proteínas: La dieta con más seguidores. Restringen el consumo de carbohidratos y proponen una dieta muy rica en proteínas. Con estas dietas se pregona que puede haber una pérdida de peso de forma rápida.
  • Dieta paleolíticaConsiste en consumir alimentos que se ingerían durante el paleolítico. Carnes, pescado, plantas silvestres, raíces, frutos secos. No incluyen cereales, ni legumbres, ni lácteos ni ningún tipo de alimento procesado. Sus seguidores dicen que el cuerpo no se ha adaptado a la dieta moderna y esta incapacidad contribuye a la aparición de problemas como la obesidad o la diabetes. 

No hay que olvidar que una de las pautas más saludables para adelgazar es el ejercicio físico. Además de ayudarnos a perder peso, es excelente para cuidar la mente.

El ejercicio físico como gran aliado

Hacer ejercicio, a la vez que perder peso, suele ser uno de los propósitos de año nuevo más populares. Pero para empezar a ponerse en forma hay que tener paciencia.

Germán Díaz Ureña, profesor de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la Universidad Europea, da la clave para ponerse en forma: “Necesitamos hacer ejercicio con constancia. Para ello, el ejercicio debe adaptarse a nuestras características y hacerlo de manera continua”. 

Cómo comenzar a realizar ejercicio físico

  • Hacerse un chequeo médico.
  • Apuntarse a clases colectivas o con gente de nuestro entorno. Es una forma de encontrar el apoyo social que tanto se necesita en los primeros meses.
  • Buscar ejercicios que nos resulten atractivos y divertidos, y mejor con otras personas, para evitar que se produzca frustración y se abandone. 
  • Reducir el sedentarismo en la rutina: subir escaleras, bajar una parada antes en el transporte público, dejar las escaleras mecánicas o subirlas andando. Son cosas pequeñas que aportan mucho.
(3 votes, average: 4,67 out of 5)
Cargando…