Inicio / Coronavirus / Un estudio destaca la importancia de medidas de control antes de desconfinar

Un estudio destaca la importancia de medidas de control antes de desconfinar

Un estudio que analiza las estrategias que siguieron nueve países asiáticos y europeos al relajar las medidas de confinamiento tras la primera ola de la pandemia resalta la importancia de establecer mecanismos robustos para controlar el nivel de contagios y mantener medidas de distancia social

plan de sanidad para el control de la covid-19
Varias personas cruzan el paseo de la Castellana de Madrid/EFE/Mariscal/Archivo

La revista científica “The Lancet” ha publicado esta semana este trabajo, que desgrana cinco medidas clave para reabrir una sociedad después de haber impuesto confinamientos totales o parciales.

La experta en salud pública Helena Legido-Quigley, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, ha dirigido un estudio que se basa en la experiencia de cinco países y regiones de Asia (Hong Kong, Japón, Nueva Zelanda y Corea del Sur) y cuatro de Europa (Alemania, Noruega, España y el Reino Unido).

Los autores exponen la necesidad de diseñar “un proceso de toma de decisiones transparente”, que identifique los niveles o fases sobre los que se desarrollará la desescalada y detalle los criterios que permitirán avanzar hacia una nueva etapa.

Consideran asimismo que los gobiernos deben establecer sistemas fiables para determinar la expansión del virus y advierten de que valores como el ratio de transmisión (R) solo son útiles si se cuenta con datos de alta calidad en tiempo real.

“Por ejemplo, un pequeño foco localizado puede elevar el valor R de un país, pero no requiere un confinamiento nacional para ser controlado”, destacan los autores en un comunicado.

La investigación advierte de que las medidas para reducir la transmisión, como el uso de mascarillas y la distancia social, siguen siendo necesarias durante un tiempo tras haber levantado un confinamiento.

Ponen como ejemplo las “burbujas sociales” que utilizó Nueva Zelanda, una medida “exitosa” que permite “la interacción social mientras se reduce la transmisión”.

“Para que las medidas de control funcionen, los gobiernos deben educar e interactuar con sus ciudadanos, construir la confianza y seleccionar medidas apropiadas que estén dispuestos a cumplir”, señalan los expertos.

Con el fin de que los planes de desescalada cumplan sus objetivos, cada país debe diseñar mecanismos efectivos para detectar y aislar casos.

“España y el Reino Unido han tenido problemas para lograr esto”, aseguran los autores, que proponen como “modelo efectivo” el de Corea del Sur.

Finalmente, argumentan que su análisis respalda los efectos de una estrategia de “COVID cero”, como la que llevó a cabo Nueva Zelanda, con el objetivo de eliminar por completo la transmisión comunitaria.

“Nuestra revisión de las experiencias internacionales identifica lecciones que los gobiernos pueden aprender a partir de los éxitos y los fracasos de otros”, señala Legido-Quigley.

“No estamos aconsejando que unos países repliquen exactamente las mismas medidas que otros, pero todavía no es demasiado tarde para que los gobiernos tomen en consideración soluciones novedosas que han desarrollado otros países y aplicarlas en sus propios contextos”, agrega.

Martin McKee, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, subraya por su parte que “a medida que algunos países en todo el mundo empiezan a ver resurgir los casos y enduren las restricciones, es imperativo que aprendan las lecciones que se han dejado para el futuro”.

“No hay soluciones simples, pero sí que se pueden obtener grandes beneficios aprendiendo de la experiencia de los demás”, afirma McKee.

 

coronavirus fases desescalada
Un hombre pasea con su bicicleta por el centro de Madrid en una jornada marcada por el intenso calor, que perdurará los próximos días/EFE/Ballesteros
(No Ratings Yet)
Cargando…